Cuando se recorren tantos caminos, a veces perdemos el rumbo. Incluso olvidamos de dónde venimos, qué hicimos en los lugares por los que pasamos, qué personas dejamos atrás en cada uno de ellos.

Sin embargo, ellos no nos olvidan a nosotros.

Tal vez nuestros ojos perciban a miles de personas en un instante y sean incapaces de reconocer las caras, las miradas, las sonrisas. Sin embargo, tú eres solo uno. Uno para recordar. Una cara. Una mirada. Una sonrisa.

No nos olvidarán tan fácilmente.

Así que lleva cuidado en estos tiempos de alegría, porque es cuando más despistado estás. Quizás en un momento de calma, se desate el huracán y por todo aquello que hiciste y decidiste olvidar, volverás a pagar.

Feliz navidad.

 

Valenciana de corazón, alma de mundo. Los viajes son mi literatura y escribir sobre ellos, mi pasión. Todo es arte, solo hay que saber mirar bien.

Últimos post porEstefania Asins Ibañez (Ver todos)

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Deja un comentario