Sonrío, por primera vez en varios días. El teléfono había dejado de sonar y los mensajes ya no llegaban. Quizá era lo mejor que le podía pasar, tal vez no fuera ciertas las palabras lanzadas al aire declarando su amor. La cuestión era que entre tanto engaño y mentiras vertidas en torno a la mujer que él había creído habían puesto fin a esa supuesta relación. Ni tiempo había dado, acababa así, con un silencio a través de una línea telefónica. Sin más. Por lo tanto debería de dar gracias a ese supuesto karma. Sí era ese el final que mejor que no haberse adentrado en algo que ahora le parecía más irreal que otra cosa. Esa confusión latente se escapaba de las manos. Mucho mejor, liberaba algo. Su alma y su corazón.

Últimos post porBernice Xantheparis (Ver todos)

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos