“El talento no necesita cuotas que lo defiendan” nos dice el periodista francés Bernard Pivot

Ayer estuvo en Madrid, donde presentó su montaje teatral Au secours! Les mots m’ont mangé. En esta entrevista habló de libros, y no sólo.

En España, la semana pasada, alguien propuso eliminar a Neruda de los planes de estudios por machista… Sobre esto contestó el periodista: «En Francia tenemos debates parecidos. Todo está un poco enrarecido por el miedo a resultar sexista. La autocensura ya es un fenómeno visible a simple vista. Los escritores escriben algo mínimamente irónico en las redes sociales y la censura es furibunda… Hoy, Coluche sería inimaginable».

También habló sobre el feminismo y la tan traída y llevada paridad: «Estoy convencido de que las mujeres que se dedican a la literatura tienen menos obstáculos por ser mujeres que las que están en las finanzas, por ejemplo. En este momento, le puedo garantizar que las mujeres tienen igualdad de oportunidades en el Premio Goncourt. Y eso no pasaba hace 20 años. Pero también le digo que la paridad es una mala idea. Si en el Goncourt tenemos 14 finalistas, no podemos imponernos que siete sean hombres y siete sean mujeres. El talento no necesita de estas normas para defenderse… Añoro un poco la época en la que uno leía y escribía sin hacer tantas consideraciones políticas. La actualidad no debería juzgar la literatura».

El periodista remató la entrevista en la que también habló sobre política y escritores expresando que:  Los escritores no deben colocarse en las cercanías de los partidos políticos. «Los escritores deben estar fuera de estas cosas» dijo además que lo que más le podía enfadar de un libro: «Que esté mal escrito. Pretenciosamente escrito. Los temas no me enfadan».

Photo by ActuaLitté

Quisiera presentarme, mi nombre es María Teresa Mateo, nací en Sabadell provincia de Barcelona allá por octubre de 1960, por lo tanto soy de signo Libra, dicen que el símbolo del equilibrio, dejémoslo ahí. Soy catalana hija de andaluces, de Córdoba concretamente. Nunca destaqué en ningún deporte, ni fui brillante en mis estudios, aunque en mi defensa debo decir, que creo ser la única criatura en el mundo, que hace pellas en clase para irse a leer a la biblioteca. Acabé mis estudios sin pena ni gloria, empecé a trabajar en el negocio familiar y nunca dejé de leer, ni un solo día, la lectura fue (y sigue siendo) mi pasión, hasta que empecé a escribir; Y empecé por casualidad, todo el mundo me incitaba a la locura, yo creí estar más cuerda que ellos, hasta que ganaron la batalla. Aparte de escribir y leer, hago otras cosas: Tengo un negocio de perfumería y estética, estoy casada, y tengo dos hijos.
Open modal
0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Deja un comentario