Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

 

Ansiaba su piel, la ansiaba intensamente, sentirla bien apretada contra la suya, compartiendo el calor y el sudor de ambos, hasta que fuera una sola. Deslizar su lengua por cada contorno sin necesidad de abrir los ojos, encontrar toda su salada dulzura deshaciendo su paladar, libando su néctar de mujer, mientras sus muslos lo hacían prisionero en cada arranque de placer, disfrutando de hacerla suya a golpes de pasión. Verla encima suyo, danzando al ritmo de cada gemido que la profundidad de su miembro, arremetido creaba el desmayo de una desbocada lujuria.
Mientras, sus manos aprietan agarrándose a la locura de aquellos senos turgentes, hipnotizado por la aureola de sus oscuros pezones sobre la blanca piel de sus pechos. Ella gime y lo arrebata con la mirada. Le prometió ser suya, pero con cada movimiento, con cada caricia de su mojada lengua, es él el sumiso esclavo de su voluptuoso cuerpo y sus hechizos de mujer. Ella arremete con su boca sobre su miembro, que se muestra palpitante dispuesto y endurecido. Ella lo mira divertida, saboreando, excitándolo, mientras llega el momento de devorar su esencia, sabiéndose a sus pies pero dueña de él, esperando a tener todo su sabor en la lengua para besar su boca, como él hace cada vez que su húmeda grieta libera su placer…
Fran Rubio Varela.Ⓒ Derechos registrados.

 

Apúntate al taller de Enrique Brossa

Por videoconferencia.
Manda un whatsapp pulsando el icono del telefono verde que puedes ver abajo y te explicaremos cómo funciona y el horario que te interesa.
¡Manda tu whatsapp ya!

¿En qué sección te gustaría escribir?

15 + 13 =

Vamos a premiar

un libro y anuncios gratis al autor que más estrellas rojas consiga este mes.

Se multiplicará el número de votos por el promedio de puntos obtenidos. No cuentan promedios inferiores a 3 estrellas rojas ni textos con menos de 6 votos

¡¡Vota ya por tus favoritos!!