Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Más allá del paso del tiempo, los cuentos mantienen su magia intacta. En los que los descubren por primera vez, en los que los han leído de pequeños y ahora se los leen a los niños, en los que los vuelven a ojear por placer. Siempre tienen algo nuevo que contarnos.

El pasado mes de marzo se reunieron medio centenar de artistas plásticos para darles una nueva vida a los cuentos clásicos. Fue en una nueva exposición en el museo ABC comisariada por Gonzalo Hormigos y que fue todo un éxito. La muestra reunió casi medio centenar de obras originales creadas por cinco artistas para libros de la colección «Clásicos Ilustrados», que el célebre ilustrador francés Benjamin Lacombe dirige en la editorial Edelvives.

Así, nos encontramos a Justine Brax, que odiaba leer hasta que “me regalaron un libro. Odiaba leer, pero el objeto como tal me encantó porque era precioso. Lo abrí y me pasé tres días enteros leyéndolo. Me parecía tan próximo a mí… Era la primera vez que leía un cuento en el que no pasaba nada por ser insolente. Gracias a él empecé a amar la lectura y supe que quería dedicarme a hacer libros”, relata Brax, que, obviamente, ha ilustrado el clásico de Carlo Collodi. En su enfoque “intento alejarme un poco del texto, no quiero copiarlo en imágenes. Lo vivo, pero intento aportar una visión diferente. Es su simbología lo que más me interesa. Me gustó muchísimo de Pinocho esa necesidad de descubrir la libertad. También la forma en la que se va transformando en ser humano real. A través de esos comportamientos insolentes que le llevan a fracasar, va aprendiendo y creciendo”. En sus ilustraciones vemos al protagonista, un muñeco de papel y alfileres, descender a las profundidades con la delicadeza de una medusa o impactantes retratos llenos de luz.

“Pinocho”, “El maravilloso viaje de Nils Holgersson a través de Suecia”, “Pulgarcita”, “Piel de asno” y “El mago de Oz” presentan aquí un nuevo imaginario basado en la visión personal y sincera de cada artista, íntimamente unidos a la obra en la que han trabajado.

Fuente ABC