3.57 Promedio (74% Puntuación) - 7 Votos

La tecnología nos supera, ha llegado tan lejos que no consideramos un gran logro cuando un artilugio del tamaño de un solo libro de papel puede contener cientos, incluso miles, de diferentes textos. Pero a la humanidad del siglo XXI, tan avanzada, tecnológicamente hablando, no se le ocurrió la idea de poner varios libros en uno, ni la hicimos realidad, ni mucho menos. El historiador de libros medievales Erik Kwakkel apunta, por ejemplo, a la vinculación “dos-à-dos” (espalda con espalda) de los siglos XVI y XVII, que hizo de libros “como gemelos siameses en el que presentan dos entidades diferentes unidas por respaldos: cada parte tiene una tabla para sí misma, mientras que una tercera se comparte entre las dos, “así que” al leer el texto se puede girar el ‘libro’ para consultar el otro “.

Poco tiempo después, Kwakkel publicó un aparato que sopla las dos-à-dos del agua : un libro del siglo XVI que contiene no menos de seis libros diferentes en una única encuadernación. “Todos son textos devocionales impresos en Alemania durante las décadas de 1550 y 1570 (incluido Martin Luther,  Der kleine Catechismus ) y cada uno está cerrado con su propio cierre”, escribió el erudito.

“Si bien puede haber sido difícil realizar un seguimiento de la ubicación de un texto en particular, un libro que se puede abrir de seis maneras diferentes es una muestra de artesanía”. Puede admirarse, y tratar de descifrarse, desde una variedad de ángulos diferentes en la cuenta de Flickr de la Biblioteca Nacional de Suecia , donde actualmente reside en los archivos de la Biblioteca Real.

Hace cuatro o cinco siglos, un libro como este sin duda habría impresionado a sus espectadores tanto, o incluso más, que la pieza de electrónica de consumo más avanzada que hoy nos impresiona. Pero cuando Internet descubrió la publicación de Kwakkel, quedó claro que este devocional seis en uno nos cautiva de la misma manera que un dispositivo digital nuevo y nunca visto. “Con una tasa de alfabetización de alrededor del 5 al 10 por ciento de la población durante la Edad Media, solo unos pocos de los niveles más altos de la sociedad y las castas religiosas utilizaron los libros”, recuerda Andrew Tarantola. “Entonces, ¿quién podría usarlo para un sextupleto de historias vinculadas por una cubierta única y con múltiples bisagras como esta? Un erudito realmente ocupado”. Y escribe que no en un sitio para entusiastas de libros antiguos, Historia medieval, El templo del culto tecnológico conocido como Gizmodo.

Prueba una sesión

del taller de Enrique Brossa

¡Apúntate!

Por videoconferencia.
Manda un whatsapp pulsando el icono del telefono verde que puedes ver abajo y te explicaremos cómo funciona y el horario que te interesa.
¡Manda tu whatsapp ya!

¿En qué sección te gustaría escribir?

12 + 5 =

Vamos a premiar

un libro y anuncios gratis al autor que más estrellas rojas consiga este mes.

Se multiplicará el número de votos por el promedio de puntos obtenidos. No cuentan promedios inferiores a 3 estrellas rojas ni textos con menos de 6 votos

¡¡Vota ya por tus favoritos!!

Quisiera presentarme, mi nombre es María Teresa Mateo, nací en Sabadell provincia de Barcelona allá por octubre de 1960, por lo tanto soy de signo Libra, dicen que el símbolo del equilibrio, dejémoslo ahí. Soy catalana hija de andaluces, de Córdoba concretamente. Nunca destaqué en ningún deporte, ni fui brillante en mis estudios, aunque en mi defensa debo decir, que creo ser la única criatura en el mundo, que hace pellas en clase para irse a leer a la biblioteca. Acabé mis estudios sin pena ni gloria, empecé a trabajar en el negocio familiar y nunca dejé de leer, ni un solo día, la lectura fue (y sigue siendo) mi pasión, hasta que empecé a escribir; Y empecé por casualidad, todo el mundo me incitaba a la locura, yo creí estar más cuerda que ellos, hasta que ganaron la batalla. Aparte de escribir y leer, hago otras cosas: Tengo un negocio de perfumería y estética, estoy casada, y tengo dos hijos.
3.57 Promedio (74% Puntuación) - 7 Votos

Deja un comentario