Clica para calificar esta entrada!
[Total: 3 Promedio: 4.3]

LA OCTAVA VACA

Aconteció que pasados dos años tuvo Faraón un sueño. Le parecía que estaba junto al río y que del río subían siete vacas, hermosas a la vista, y muy gordas, y pacían en el prado. Y que tras ellas subían del río otras siete vacas de feo aspecto y enjutas de carne, y se pararon cerca de las vacas hermosas a la orilla del río; y que las vacas de feo aspecto y enjutas de carne devoraban a las siete vacas hermosas y muy gordas. Y despertó Faraón.

Al día siguiente tuvo un sueño parecido con espigas. Y despertó Faraón. Y dijo Faraón para sí:

-Vaya sueños raros, con tanta vaca y tanta espiga. Tiempos hace que soñaba con la Faraona. ¡Pues nada, oye!
Entonces Faraón envió y llamó a José. Y lo sacaron apresuradamente de la cárcel, y se afeitó, y mudó sus vestidos, y vino a Faraón. Y dijo Faraón a José:

-Yo he tenido un sueño, y no hay quien lo interprete; mas he oído decir de ti, que oyes sueños para interpretarlos.
-Psch… Se hace lo que se puede, Faraón -respondió José a Faraón- No está en mí; Dios será el que dé respuesta propicia a Faraón. Yo soy un mandao.

Contole Faraón sus sueños a José y éste contestole.

-Pues está claro, Faraón. Las siete vacas gordas representan los años buenos que veníamos pasando, que no los sabíamos apreciar. Ahora llegan las vacas flacas, que están tan birriosas por culpa de la crisis del coronavirus.
-¿Y las espigas?
-El suceder el sueño a Faraón dos veces, significa que la cosa es firme de parte de Dios. Otra vez lo mismo para que le haga caso. Como diciendo, que va muy en serio el tema..
-¡Vaya panorama! Pues no sé qué hacer.
-Una cosa, Faraón. ¿Has dormido siesta?
-Sí, pero esta vez he soñado con una sola vaca, pero sin cuernos y muy, muy gorda.
-Eso no es una vaca, Faraón, parece mentira…
-Pues yo pensaba…
-Yo pensaba, yo pensaba… es que no sabemos ya ni lo que soñamos, Faraón, me sabe mal decirlo, pero es que…
-Bueno, y si no es una vaca gorda, ¿qué es?
-Es una beca gorda. De hecho es una beca gordísima para participar en el Taller de Escritura de Enrique Brossa ¡por sólo 35 euros! ¡Solo para los que tengan 35 o menos años.
-¿Es en serio?
-En español. ¡¡Y te ahorras un montón de euros!! Pero tú no tienes menos de 35 años.
-Yo pagaré el precio normal. Pero puedo meter a todos mis hijos en el Taller de Enrique Brossa.
-Muy buena idea, Faraón, que ya no tienen edad para estar todo el día con la Play. DÍSELO POR MESSENGER LO ANTES POSIBLE A ENRIQUE BROSSA, que tú tienes más hijos que granos de arena hay alrededor de las pirámides. Y además, te regalan una sesión de prueba este miércoles. O EN LA WEB DESAFIOSLITERARIOS.COM ENCONTRARÁS UN PUNTO VERDE CON EL QUE MANDAR UN WHATSAPP.
-Tu Dios mola, con esto de las becas gordas. Mira, creo que además de meternos toda la familia al taller de Brossa, me voy a convertir.
-¿En qué?
-A tu religión.
-Ah, vale.

E hízolo.