Clica para calificar esta entrada!
[Total: 1 Promedio: 4]

Vocabloss convocantes contra el olvido
empeñados en fundar lo impensable
pueblan la vida huérfana de latidos
ante trampas de tempranas soledades.

Cazadores sin dolo de musas al vilo,
alientan siempre las conciencias libres,
pincho de los sueños y sus tempestades,
vértigo que precisa desterrar el olvido.

Entre tardes rojas del cielo en ocaso,
un soplo fresco de versos perdidos
con la huella proscrita y el deseo obseso.

En la letra (in)fértil-desvarío raso
van mis sueños detrás de tus latidos.
Y mi empeño terco tras tus pasos.