– Pues, dijo, quiero saber si conseguiré que la mujer a la que amo quiera compartir su vida conmigo de buen grado.
Gundemaro se puso manos a la obra y distribuyó los naipes como le vino en gana.
– Aquí veo un impedimento, dijo.
– ¿Cual? Respondió Don Fernando, atribulado ya.
– Pues que es posible que en los próximos días tenga usted un percance que se lo impida.
– Un percance? ¿de qué tipo?
– Las cartas no saben tanto y ahora…váyase. ha sido un gran esfuerzo para mi ver su futuro. Si acaso y puede, en unos días vuelva.
– Pero. …
– No hay más que hablar, Marujin le acompañará a la salida.
Don Fernando no daba crédito, y aún le supo peor cuando la escuálida muchacha no quiso cobrarle por expresa orden de su jefe. Ya se veía absolutamente desahuciado.
Salió a la calle presa de una gran perturbación. Su cabeza daba vueltas a aquél galimatias en el que se había enredado en un instante y del que su suspicacia estaba haciendo un drama de proporciones ilimitadas.
Recordaba perfectamente las palabras del vidente: podía surgir un ¿un que? un percance, creía recordar, pero el fulano no aclaró de qué tipo.
¿Sería una enfermedad que repentinamente le atacara a pesar de su férrea salud y los cuidados que le prodigaba?
Sería tal vez un ataque repentino que acabará con él de una manera fulminante?
O…. por el contrario… ¿sería un fatal accidente lo que iba a sucederle? .
Cosas así ocurren a diario. Una cornisa en un día de viento que le destrozara el cráneo, una moto que, alocadamente se saltara el semáforo. … era incontrolable la lista de sucesos dramáticos que podían ocurrirle y no sabía cómo defenderse de ellos. Si por lo menos supiera de qué se trataba… procuraria protegerse del peligro acechante.

Gemma Olmos Jerez
Mayormente soy yo. No me gusta ser otro pero sí ponerme en lugar del otro. Intento aprender y a veces lo consigo. Amo a mis amigos y me siento correspondida. ¿Para qué más??
Gemma Olmos Jerez

Últimos post porGemma Olmos Jerez (Ver todos)

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Deja un comentario