Clasificacion general
Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Una grieta,
simple hendidura en la madera,
absurdamente digna en una superficie barnizada,
sostiene mi mirada
y me invita a desaparecer,
me desafía,
me traga como lo haría un agujero negro,
como si el voraz sumidero del mundo
estuviera alojado en la barra de algún bar.

Y, desde ahí, sucio como mi ser,
me susurrara verdades que no quiero escuchar
sobre mi propio vacío y desesperación.

Esa simple grieta me habla
de mi inquietante incapacidad para escribir cualquier cosa,
porque, al parecer,
hoy no es un día para reflexionar,
ni para compartir,
ni siquiera para mantener una existencia respetable.

Parece que hoy vuelve a ser el día
en el que me dejo arrastrar por la espuma blanca
y amarga
de un mar agitado,
que me sacude por fuera y me revuelve por dentro,
que me hunde una y otra vez hacia el fondo arenoso
para encallarme entre miserias.

Ahí está ese ruido sordo que no se marcha,
Esa noche lluviosa en mis sentidos,
porque anoche escupí mi angustia.
Y ahora…
¿Qué me queda?
Me queda sólo una sombra mareada en medio de un mar de caras.

¡Que nadie me toque, joder!
Porque un postoperatorio no deja tan mal sabor de boca como el que queda al día
siguiente de derramar mi poesía.

Es esa quemazón de haber desangrado mis venas,
de convertirme en un folio que acaba de desnudarse
y que cae al suelo abandonado.
En eso me he convertido hoy:
en mi propia página en blanco,
En un espejo que se ha vuelto negro y opaco…

Mis letras navegan sin rumbo y naufragan
junto a litros de cerveza,
junto a fantasmas
que deambulan por el aire plomizo.
Y, si no puedo escribir, me pregunto:
¿Qué me sujeta a la tierra?

Creo que
en esta mar de fondo
me sostendrá mi libido,
columna vertebral en ausencia de mi pluma,
porque mis manos irreales y temblorosas
sólo encuentran calor
entre tus piernas.

Esta desazón que mastico,
no entiende de conversaciones filosóficas.
Me daña
el tacto fío y suave del barniz de la barra
y me hacen llorar
las crónicas de las muertes de los poetas de siempre.

Me hundo en esa grieta que me sigue mirando
y desde ahí
observo los dolores de La Tierra,
las manos manchadas de sangre
de fanáticos políticos y religiosos,
observo el hambre y la ambición,
la ambición y el hambre
y hasta el jodido Yin-Yang.

Hoy
no soy capaz de encajar noticias tristes,
Y, sobre todo,
no quiero saber de la muerte,
porque estoy de resaca poética
y porque la llevo conmigo.

Avatar
Carlos Caraballo (Santa Cruz de Tenerife, 1977) Licenciado en Psicopedagogía por la Universidad de La Laguna y Máster en Neuropsicología de la Educación por la Universidad Internacional de La Rioja, inició su carrera profesional en el sistema de protección a la infancia, trabajando para distintas administraciones públicas. Desde hace diez años, desempeña una intensa actividad como psicomotricista, donde destaca su labor como terapeuta del Área de Atención a la Diversidad Funcional del Ayuntamiento de Adeje, además de sus artículos, comunicaciones y colaboraciones de carácter internacional. Su escritura se manifiesta principalmente en redes sociales, con la particular mirada que su “otra" profesión tiene sobre “el cuerpo”. Esto es apreciable en su pseudónimo La Semilla del Jugar, o en el grupo literario que administra actualmente, Escrito en el Cuerpo, y, como cabe esperar, en el propio contenido de lo que escribe. Algunos de sus relatos y poemas han sido seleccionados en varias antologías: Océano (Ópera de Sueños, Amazon), Crónicas del Pueblo del Aire (Senderos Mágicos, Editorial Suseya), La Repudiada (Amazon), Las Lágrimas de la Dragona (Doñana es Arte, Editorial Suseya), Solo nos queda la piel (Doñana es Arte, Editorial Suseya), Recordatorio (Tragedias Poéticas III, Diversidad Literaria) Carlos Caraballo es asiduo a recitales poéticos y “micros” abiertos, en algunos de los locales más interesantes del panorama cultural de la isla de Tenerife, y actualmente forma parte del movimiento Poetas en Rebeldía. Su obra poética se mantiene inédita, aunque Caraballo ha anunciado la próxima publicación de su primer poemario, “El Loco de la Playa y la Roca Olvidada", para finales de 2018. Es miembro de la directiva de la Asociación Cultural Tinerfeña de Escritores (ACTE)
Avatar

Últimos post porCarlos Caraballo (Ver todos)

A %d blogueros les gusta esto: