Quiero ser

Quiero ser

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Quiero ser la brisa matutina que despeina tus cabellos
y te susurra al oído palabras de pasión.
Quiero ser la garúa vespertina que te besa los hombros
y se desliza por tu espalda.

Quiero ser el deseo nocturno que no te deja dormir
y hace que deslices tu mano inquieta bajo las sábanas
buscando tu sexo turgente y febril
para apaciguar esas ansias que cosquillean en tu vientre.

Quiero ser los jadeos del placer que te estremece
y el mordisco que te das en los labios cuando te satisfaces.
Finalmente quiero ser la sonrisa que se dibuja en tu rostro
y la serena calma que embarga tu pecho cuando duermes.

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos
Orgasmo

Orgasmo

4.00 Promedio (83% Puntuación) - 2 Votos

Meloso justificar el que conduce a la senda de tu orgasmo

Agitado… Nunca neutro

Explosión confiscada por el gemir de tu alma

Los alaridos de tus piernas

Las punzadas de tus dedos

Grita de placer tu dorso satisfecho

 

Mirada rogativa

Pidiendo entre susurros

Ahogados por el grito enrabietado de tus sentimientos

Mirada que callada exige que prosiga

Que reanude mi intuitiva contienda

Explore

Surque

Me empecine en su agonía

 

Luces y Sombras

4.00 Promedio (83% Puntuación) - 2 Votos
¿Conciencia?

¿Conciencia?

4.00 Promedio (82% Puntuación) - 3 Votos

Un instante que colapsa el espacio

Detiene el tiempo

Creamos un círculo intenso

… Íntimo entre ambos

… Un silencio canturreado

 … Una concienciación imperiosa de juntarnos

Nos besamos

Nuestros labios delataron el celibato del rectángulo que nos atrapaba

Besos húmedos y jugosos

Apasionados y voraces

Mis manos sobre sus pechos

Notaban el latido impetuoso de su ritmo cardíaco

La dureza de sus senos se incrustaba en mi piel como garfios

Acariciaba mi torso

… Sin dejar lugar al desconocimiento

Mi erección iba pidiendo paso

… Sin pedir permiso

Sus sugerentes caderas se amplificaron

Ancladas a mi pelvis se amarraron

Ambos nos habíamos destrozado los pantalones a tirones

Provocando un impetuoso enfrentamiento

La fricción de nuestros sexos producía un dolor espantoso

… Una obligación inmediata

Su cavidad me recibió con agrado

Mi embestida… Dura…. Rápida… Enérgica

Agradeció el recibimiento

Note como flaqueaban sus piernas

Como su anclaje se desvanecía

… Mientras entraba y salía

Ella asumía mis empujes con gritos ahogados

Sus músculos volvieron a tensarse

… Acoplándose de nuevo

Una explosión convulsionó el espacio

Estremeció nuestros cuerpos

Tenso nuestros músculos

… Eyaculamos

… Diseminamos

Desnudos

Exhaustos

Respirado aire cargado

Un aroma húmedo intenso

Un… Sueño

 

LyS

4.00 Promedio (82% Puntuación) - 3 Votos
Sexo perverso

Sexo perverso

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Ella le pidió que cerrara los ojos y le puso las esposas. Silencio. Él imaginó sus movimientos y comenzó a sudar; un clac indicó que se quitaba la máscara. Luego le llegó el rumor de un cuerpo moviéndose sobre las sábanas de seda. Su respiración se aceleró. Verla le estaba prohibido, desobedecerla implicaba nunca más. Así había sido desde la primera cita, son nombres, sin el rostro de la mujer contactada por la Red.

Le resultaba cada vez más difícil cumplir el pacto. El hombre se mordió los labios para no tentarse a mirar cuando las carnes hicieron contacto, estremeciéndolo. ¿Cómo resignar ese placer solo para contemplar su rostro sin la máscara? Se dejó hacer una vez más y ella lo paseó por todas las etapas del infierno, hasta dejarlo golpeando las puertas del cielo. Explotó y se derramó en felicidad.

Ella se retiró, la imaginó cubriéndose. Pasados varios segundos, ella abrió las esposas, el hombre ya tenía permiso para mirar. Y vio a su propia esposa y la escuchó decir «Feliz aniversario» antes de abandonar sonriente la habitación.

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos
Orgasmo cósmico

Orgasmo cósmico

1.00 Promedio (54% Puntuación) - 1 voto

Oigo unos acelerados pasos en el pasillo que te lleva a la habitación del infierno buscado. Es entonces cuando retiro la sábana que cubre mi cuerpo y dejo que mi desnudez sea lo primero que vean tus ojos.
Llegas sofocado, con la excitación de la primera vez dibujada en un coqueto guiño.
Tu rostro anuncia deseo y mi cuerpo se insinúa, atrayendo tus manos para tocar mis senos.
Te hago mío en el momento en que el contacto entre ambos es real.
Sentir tu musculado torso, ¡es el privilegio de una mujer que sabe lo que quiere!
Pasamos de la dulzura jugosa de nuestras bocas a un frenesí donde el desenfreno no conoce límites.
Donde todo vale y la única cadena que existe es la imposibilidad de despegar nuestros cuerpos.
¡Una noche más! pero distinta a todas y cada una que pasamos.
No hacen falta las palabras, tampoco los gestos. Nuestras manos expertas saben tocar ese punto jugoso donde ardemos en una unión carnal casi demoníaca!
El placer ahoga los gemidos y los sentidos alcanzan su máximo viaje a universos desconocidos.

Carmen Escribano.

1.00 Promedio (54% Puntuación) - 1 voto
A %d blogueros les gusta esto: