La luz más cierta

La luz más cierta

3.50 Promedio (76% Puntuación) - 2 Votos

La flaca coraza del verbo me hace susceptible ante simulaciones aviesas y sus embates, no hay metamorfosis que me oculte de sus derrumbes.
Trastoca el sosiego la débil trascendencia del verbo amar y sus implicaciones. Sus sinónimos son gestos virtuales propagados como gérmenes a la sombra de una cultura zombie.
No hay combustión posible en el peligroso territorio de la poesía.
Ni revelaciones en los latidos que un día provocaban vértigo.
El alma desnuda y en silencio se crece ante los escombros y la oscuridad, se bate en duelo para derrotar al mutismo que amordaza en las soledades.
El corazón insurrecto transgrede orgulloso con voluntad titánica la sequía que desgarra las páginas.
Y asume la asunción de tu desnudez como la luz más cierta y hermosa, absoluta entre los yermos de la palabra, para que florezca en la resequedad más inhóspita. Y al fin los versos bailen y llueva.

3.50 Promedio (76% Puntuación) - 2 Votos
REBECA

REBECA

5.00 Promedio (94% Puntuación) - 1 voto

REBECA 6

Lejos están los años estudiantiles de la facultad, a la que llegué por mis propios méritos desde Celendín. Cobijada por un familiar en su casa del Rímac, me costó disfrazar mi hablar motoso, vestir diferente, aprender los modales de la gran capital y a no asustarme en los microbuses para llegar a mis destinos. Soporté mis lentes de carey y me habitué a las zapatillas compradas en el Mercado Central. Al comienzo fue difícil. Serrney, tú lo sabes de memoria. Muchos años después de graduarme la vida me sonrió y gracias a la iniciativa de un compañero izquierdista una ONG me contrató.

Nuevamente en Lima y, recién llegada de New York donde laboro en la OMS como epidemióloga, estoy en el bar del Crillón degustando con Serrney un pisco sour. Lo observo con cuidado, sin perder detalles. Siempre me cautivó su andar despreocupado, modales elegantes y facilidad para la conversación entretenida. Sus ojos azules siguen desconcertándome cuando me mira fijamente. Viste jean desteñido y en el bolsillo de la camisa de lino lucha por no caer la infaltable cajetilla de cigarrillos. En cambio, yo llevo puesta una blusa de Armani que combina con el pantalón Dolce Gabanna y mis pies calzan zapatos Prada. En la silla cuelga una cartera Louis Vuiton. A pesar de la simpleza de su vestimenta no deja de atraerme su prestancia innata. Le tengo una especie de amor platónico y sus ojos azules no dejan de observarme.
─Rebeca, ¿qué te trae por acá?
─Solo quería reunirme contigo un rato, darling. Después ya veré lo que hago. Mañana viajo a Celendín a visitar a la familia, a darme un baño de recuerdos. Luego asistiré a un symposium de Enfermedades Emergentes en un hotel de San Isidro. Expondré un tema aburrido y rutinario por el que me pagarán bien.
─Por lo escuchado, estarás muy ocupada. ¿Visitarás a tus amigos zurdos?
─No, con ellos marqué distancia hace buen tiempo. No les perdoné la traición que cometieron. ¿Sabes, sweetie? Olvidaron mi rol protagónico de dirigente y no les importó que hubiera estado en la cárcel. Tú sabes, dear Serrney, cómo se porta la gente cuando las papas queman. Creo que nunca supiste que el flaco Benítez fue el único que me visitaba cuando estuve tras las rejas. Los demás no asomaron las narices. El pobre se fajó conmigo y por suerte no terminó encerrado. Escapó con las justas y pasó desapercibido. Así lo creí durante años. Lamentablemente la historia fue otra y acabó desaparecido. No entiendo qué pasó y hasta hoy entristezco al recordarlo.
─Ustedes fueron muy inocentes. Creyeron que organizando marchas, enfrentando a la policía, pintando calles, volanteando, haciendo ollas comunes con los mineros y cambiando de domicilio era suficiente para hacer la revolución y que Seguridad del Estado no se daba cuenta. Siempre estuvieron chequeados, Rebequita. Pude ver tu expediente y, gracias a un fiscal amigo, te clavaron unos cuantos meses…
─Lo sé, Serrney. Lo tengo muy claro, pero quedé curada de espanto y me vi obligada a salir del país. Nadie me quiso adoptar, ni siquiera Cuba. Por aquel entonces fui la amante de uno de los funcionarios de la embajada cubana. No logré que ese hijo de puta me ayudara. Al enterarse me ignoró y el muy marica se hizo trasladar a un país africano. Me quedé sola, sin dinero y a punto de empezar el SERUMS, ¿sabes de lo que hablo? ¿No? Es el programa mediante el cual devuelves con servicios profesionales lo que el estado invirtió en tu formación. Pues bien, mi pasado rojo me mandó a un pueblo perdido de la puna. A más de cuatro mil metros de altura, además de hacer muy poco, me tuberculicé. No morí porque nadie muere la víspera, pero mis trompas de Falopio se pudrieron y quedé estéril. ¿Lo sabías, honey? Me salvé porque un amigo piadoso me ayudó con el tratamiento. Aprendí, querido Serrney, que la vida no es como te la pintan en el adoctrinamiento proselitista…
─En cambio hoy, basta con mirar tu página de Facebook para darse cuenta lo bien que te va en el país que tanto criticaste. Eres una linda burguesa con aires de diva. Creo que te lo mereces, cariño. Rebequita, debiste entender en su momento que eras un Quijote peleando contra los molinos de viento del sistema yanqui y que la cortina de hierro se derrumbaría, tal como ocurrió…
─No digas eso, Serrney. Así no fue exactamente. Tuve oportunidad de analizar los hechos, autocriticarme, curarme en salud y cuando Sendero Luminoso arreció, terminé de comprobar algunas cosas, desilusionarme y retirarme a tiempo.

─Viste la luz ─apunta Serrney─ ¿Cuántos liftings faciales te has hecho?
─Uno, hace dos años y me pongo Botox cada seis meses. Me operé la miopía y uso lentes cosméticos de color verde. Lo demás está tal como vine al mundo…
─ ¿Incluyendo el trasero?
─ ¡Por supuesto, Serrney! Natural y no profanado ─esbozo una sonrisa pícara─. Lo guardo para alguien especial…
Recibo la mirada inquisitiva de Serrney. Está inquieto en la silla y sus piernas cruzadas intentan disimular la erección incipiente. Pretende comprender mi rostro sonrojado. Ordeno una nueva ronda de pisco sour. El primero estuvo maravilloso y ya siento el cosquilleo en mi entrepierna. Serrney sugiere ir a un sillón más cómodo. Acepto y levanto el prodigio que Dios me ha dado. Sé que sus ojos azules están clavados en mi anatomía.
La tarde avanza y, entre recuerdos universitarios y alguna discusión de principios acallada cuando me toma las manos, haciéndome sentir pajaritos en la cabeza, decido dar por terminada la reunión. El cuarto pisco sour le dice al oído que he reservado una habitación antes de irme mañana a Cajamarca.
─Será lo que Dios quiera o lo que tú quieras, Rebequita ─dice mi amigo de tantos años, irreconciliables en una época de nuestras vidas, unidos por el destino y los giros extraños que ofrece el mundo.
Media tambaleante por los tragos, el buen Serrney me ayuda a recuperar la compostura, me abraza fuertemente y le entrego la llave de la habitación, diciéndole:
─Will be whatever you want, George…

5.00 Promedio (94% Puntuación) - 1 voto
Entre certezas y soledades

Entre certezas y soledades

3.67 Promedio (77% Puntuación) - 3 Votos

Tengo una alma constante
aderezada con salsita de hambre
que busca las certezas de la humildad
y el manso sosiego de las soledades.
Habitante de la luz que emanas,
huésped de un cuerpo magro
al que le reconoce sus fatigas;
se reinventa con el sol,
colecciona atardeceres, lluvias,
lo mismo que aromas de azahares
y cúmulos del cielo azul,
en el cuenco de mis manos
para los días de pena,
menores desde que tengo un perro,
que también reconoce mis fatigas,
y homenajea con el difícil arte de la espera.
Y nunca ve más verde el jardín del vecino
porque sabe que la ventana es nuestra.
Compañero de nubes, apegos y tardes solitarias,
presiento que tiene un corazón lunar
donde una estrella titila
sobre su borde más cercano.
Se acerca al alma mucho a mucho…
Y a mi poco a poco,
para no sobresaltar un corazón
que construye sobre escombros y soledades.
Soledades
disueltas en el profundo silencio
de la tarde desvaída.
Ahí encuentra calor y se reencuentra
como quien se mira atento en el espejo.
En el inmenso abrazo de un cielo rojo
donde se refleja la grandeza de los sueños.
Y la voz de un Dios piadoso que reclama:
Dejad que se acerquen más los perros.

3.67 Promedio (77% Puntuación) - 3 Votos
Tu Cuerpo y la Era de los versos

Tu Cuerpo y la Era de los versos

5.00 Promedio (98% Puntuación) - 5 Votos

Ojalá nunca cese la luz de tu cuerpo
que inunda esta página de versos.
Y que asista en mi auxilio esa luz
para que estalle la palabra virtuosa.
Esperaré con la paciencia del verbo
a que traiga la atrocidad de la alegría
con la soberana belleza de las tardes
a mis manos, otrora pájaros muertos.
En una franja de noche con luna impura,
derribado a besos certeros y sin agonía
sepulto rayos entre cascotes de penas.
Y comparezco entre la tibieza de tus piernas,
bajo la sábana impía que se avergüenza de pura
cuando te colmo la piel, y tu luz irradia poemas.

5.00 Promedio (98% Puntuación) - 5 Votos
El llanto de la luz

El llanto de la luz

5.00 Promedio (98% Puntuación) - 6 Votos

Al grito del alba que afinca sus certezas
nace el año que se anuncia con crudeza.
Los pájaros sabios que saben de vuelos
cantan al ayer que se fue con su tristeza.
El frío que duele, y sus soplos de miseria
requiere libros, pan y besos; de consuelo.

Necesita tinta la pluma, para la belleza
el cielo parco que llora con clemencia
añora los tiempos que traen recuerdos.

Se agita en las nubes un viento violento
mengua la luna sin sostén ni aposento
arde la locura en la voz de los cuerdos.

Llora la luz un mustio remedo de versos
entre páginas tristes buscando sosiego
que quieren cantar alejados del miedo.

Se invoca a la vida entre tanto ajetreo
que aclara lo turbio buscando remedio.
Y vuelven tus versos a poblar mi sendero.

Renazco con ellos, por ellos vivo y peleo
cantan su razón a los cuatro vientos
su poesía infinita y clara, es mi derrotero.

Solidaria, inaplazable, inunda mis cuadernos
voy por sus sendas con rumbo y apegos,
trashumante que pervive fiel a su fuego.

Desando lo oscuro sin lastres ni miedo
escribo en los muros, versos que muerdo.
Y llora la luz en los crudos inviernos.

5.00 Promedio (98% Puntuación) - 6 Votos
A %d blogueros les gusta esto: