El baile soñado

El baile soñado

Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

EL BAILE SOÑADO

Los mensajes llegan por mi smartphone y tengo los primeros datos: nombre, edad, antecedentes y foto reciente. El segundo me indica la dirección donde la encontraré, día y hora. Se trata de una joven huidiza que ya me ha burlado dos veces.
Lejos van quedando los tiempos en que me acercaba a las oficinas, hacía cola, llenaba formularios y salía con la lista de encargos. Hoy, no. Un timbrazo y la pantalla del celular te conecta con el mundo y la realidad.
La recogeré a las 21:00 horas en un club social. Ya no me sorprende dónde cumplo mi trabajo. Lo he hecho en calles, parques, hospitales, teatros, estadios y en cuanto lugar se pueda imaginar. No es divertido pero soy un profesional a carta cabal.

La puntualidad es una de mis características. Estoy parado frente al local que anuncia un baile de carnavales. Los asistentes están disfrazados y llevan máscaras y antifaces. Se presenta el primer problema: la jovencita que busco tiene la cara oculta. Ingreso y la segunda dificultad asoma: los asistentes son osos pandas, hombres lobos, robots, arlequines, payasos asesinos, etc. La mayoría lleva encima el atuendo que dificulta distinguir el género. Un criminal fugitivo pasaría desapercibido y disfrutaría sus últimas horas de libertad con absoluta confianza.
La orquesta hace temblar las paredes con melodías desconocidas para mí y empiezo a sentir que mis pies quieren bailar. Súbitamente una gatúbela toma mi mano y hacemos piruetas en la pista. Una y otra vez me saca a bailar y, a medida que pasan las horas, bailamos mejor, mucho mejor. Sin darme cuenta el animador anuncia el momento de proclamar a los mejores disfraces y a la pareja bailarina ganadora. Ha sido tal mi distracción, y subyugado por la gatúbela, que olvidé el trabajo que vine a hacer.
Un espantapájaros y una alienígena son los vencedores por la originalidad y desenvolvimiento en la fiesta. Mi gatúbela y yo, increíble sorpresa, somos declarados la pareja de baile vencedora. El jurado ordena, para reclamar el premio, retirarnos las máscaras para ser identificados y agradecer. Gatúbela es la chica que vine a buscar y yo no tengo disfraz que quitarme. No puedo retirar la capucha porque se darían cuenta que no tengo rostro y la guadaña que llevo en la mano no es de utilería sino verdadera. Soy la muerte.
Gatúbela vive sus horas finales. El cáncer metastásico le dio largona para asistir y conocer a su compañero de viaje. Me mira agradecida por haberme demorado y sus ojos preciosos me dicen que está lista para irse conmigo.

El vestido azul

El vestido azul

Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Se acercaba la noche del martes de carnaval. Este año no había podido escaparse de esa fiesta. Nunca le gustaron las fiestas de disfraces. Había alquilado un precioso vestido, aunque hay quienes lo llamarían disfraz, de época, azul y negro, con un antifaz en los mismos colores al más puro estilo veneciano. La verdad es que ese vestido la sentaba bien. Y no le desagradaba la idea de divertirse vestida de esa manera.

La gente disfrazada perdía la compostura. Y si bebían ya era insoportable. Para ella ir disfrazada no era nada extraordinario, ella disfrazaba cada día sus sentimientos, sus emociones, sus pensamientos. Hace mucho aprendió a ocultar su verdad a los ojos de los demás con el único fin de proteger lo poco que quedaba de ella.

Quizás, solo quizás esa noche de carnaval, su primera noche de carnaval, fuese capaz de quitarse su disfraz y dejarse ver tras ese antifaz.

A %d blogueros les gusta esto: