HISTORIA DE SERES VIVIENTES, EN NOCHES DE HALLOWEEN

HISTORIA DE SERES VIVIENTES, EN NOCHES DE HALLOWEEN

Clica para calificar esta entrada!
[Total: 1 Promedio: 5]

 

Cuencas vacías, entrechocar de dientes y crujir de huesos. Por doquier danzaban los del lugar celebrando la fiesta, proyectando sus sombrías formas sobre las grises paredes. Pero a él no le atraía aquel espectáculo, ni le apetecía sumarse. Hacía tiempo que deseaba ir en pos de su destino y a hurtadillas, cuidando de no ser visto, abandonó el recinto…

Las tinieblas apenas se clareaban con la pálida luz de la luna llena que, velada por densa niebla, parecía querer ocultarse de miradas indiscretas. Ante él se bifurcaba el camino que se perdía en un horizonte impreciso, bordeado de cipreses y grandes árboles desnudos. Sus ramas parecían tentáculos apuntando a un cielo brumoso, en el que no se veían estrellas. Él no sabía a qué lugares llevarían aquellos caminos. Jamás se había aventurado más allá de aquel punto, temeroso de sufrir los horrores que sus iguales narraban.
Desde que él tenía recuerdos le habían contado que más allá de aquel cruce, los “seres vivientes” proyectaban sobre quien se cruzara con ellos la maldición de conocer una realidad llena de espanto, terrores y desesperanza. Por eso, con el fin de conservar la paz en sus almas, estaba prohibido ir más allá. Sin embargo, deseoso de conocer la verdad de aquel misterio se disponía a incumplir aquella norma. Tenía miedo, pero la fascinación que sentía por lo desconocido le movía a realizar aquella proeza.
«¡Bah!… ¡Sólo son leyendas!»… Se dijo para darse ánimos.
Muchas veces había llegado hasta allí, en las ocasiones que había decidido alejarse del lugar en el que moraba. Siempre había sentido las dudas de seguir avanzando o de volver a su punto de origen, pero en aquel momento se revistió del valor necesario y continuó su avance más allá de lo permitido.
Sin la existencia de la más leve brisa, todo estaba quieto y silencioso. Sus pasos eran inseguros y, apenas comenzó a entrar en la densa niebla, se detuvo dubitativo haciendo un esfuerzo para superar el miedo. Observó con aprensión aquellos vapores que se enredaban con apariencia casi sólida entre los troncos y las ramas de los árboles, y que también le envolvían a él en un húmedo abrazo.
Caminaba con sus sentidos alerta, recordando una y otra vez las historias interminables que los suyos narraban en las noches como aquella, en las que celebraban la razón de su propia existencia. Sólo en su ambiente sentían la paz de un estado de cosas naturales, plenas y eternas.
De repente, se sorprendió de ver a pocos pasos la silueta de otro caminante que se acercaba en su dirección y venía del mundo que quería descubrir. Apareció entre jirones de niebla y mostraba su figura borrosa casi fundida en la oscuridad, pero a medida que se acercaba se hacía más y más consistente, aunque siempre confusa y gris. Sin duda sería otra alma inquieta que habría decidido alejarse más allá del mundo conocido. Pensó en girarse y volver sobre sus pasos, pero se calmó al suponer que aquel extraño no le delataría, ya que con aquella acción tendría que reconocer una culpa mayor al haber estado más allá del confín prohibido. Decidió esperar inmóvil a que le alcanzase y pedirle información sobre lo que le aguardaba más allá del recodo, que velado se insinuaba al final de lo que alcanzaba la vista.
El extraño llegó a su altura y, lejos de pararse a conversar o de ladear su trayectoria para seguir su camino, continuó impasible sin apercibirse de su presencia y le atravesó de parte a parte. Fue sólo un instante, un flash cegador que le hizo percibir sensaciones olvidadas. Un desconocido calor le embargó, mientras se sentía traspasado por la esencia de aquel ente y comprendió la verdad de su propia existencia. Una verdad olvidada, que ahora revivía con estremecedora realidad.
Se giró sobre sí y pudo ver cómo aquel ser se alejaba, tomando un nuevo camino. Todo un mundo nuevo de percepciones se abrió en su espíritu y la evidencia revelada le atrapó en un estado de terror e infinita impotencia. Ahora conocía el misterio. Ahora sabía el motivo de la prohibición y confirmaba los relatos que hasta aquel momento creyó que sólo eran leyendas.
Se dejó caer de rodillas vencido por el espanto y gritó enloquecido. Al poco se irguió y corrió… Corrió hacia las tapias que cercaban su morada y, llegado al punto de su hogar, se infiltró entre el césped y la removida tierra. Sólo quería refugiarse en la ósea y vacía forma de lo que un día fue el cuerpo de un ser viviente… ¡Los restos de su propio cuerpo!

Con el crepúsculo llegó el viento y la niebla se fue dispersando. La luna, ocultándose ya en el horizonte, aún proyectaba con oblicuos rayos casi imperceptibles su pálida luz sobre el cementerio y las danzantes sombras desaparecieron volviendo a su lugar de origen. Pronto los seres vivientes acudirían en masa y las tumbas se cubrirían de coloridas flores. Como cada año, un nexo invisible conectaba las almas de vivos y muertos, abrazadas por el amor del recuerdo, sin embargo, muchos difuntos eran de nuevo sepultados bajo la impenetrable losa del olvido.

Goteo

Goteo

Clica para calificar esta entrada!
[Total: 1 Promedio: 5]

En el edificio once, del conjunto departamental Oasis, hay una lona por encima de la entrada. Cuando llueve, la lona suena como un tambor, y al concluir la lluvia, no queda más que un goteo constante sobre la lona. Una y otra vez, desde la escalinata, las gotas caen en el mismo punto TAC TAC TAC, hasta que se termina el agua. Los residentes conocían muy bien ese sonido y no le daban importancia. Entre ellos Alberto, quién salía y entraba como todos los días, con su paraguas en mano, cómo en todas las temporadas de lluvia. Así, cuando llegó en la noche al edificio, tras la fiesta, escuchó el TAC de siempre contra la lona. Había llovido en la tarde, ni siquiera se preguntó si aún debían caer las gotas a esa hora. Al caminar, por debajo, escuchó sobre su cabeza el constante goteo. Así, entre un TAC y otro,  el agua parecía caer con más fuerza. TAC TAC TAC, una garra atravesó la lona, tomó el cuello de Alberto y lo jaló. Ni siquiera supo que lo había agarrado para cuando todo terminó.

Al día siguiente, la gente del edificio notó que la lona estaba rota. Era probable que el peso del agua la hubiese roto, eso creían. Con el pasar de los días, la ausencia de Alberto se sintió entre los vecinos, pero nadie hizo demasiadas preguntas. Era un joven universitario que vivía solo, era probable que regresara al pueblo de dónde provenía, con su familia. Su casera no volvería de vacaciones hasta el final del mes. Entonces resurgirían las dudas.

Mientras tanto, en temporadas de lluvias, hay edificios en conjuntos departamentales, que tienen una lona por encima de la entrada.

 

¡Voy a mandar a todos los escritores a la porra!

 

Poseso

Poseso

Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Esa mañana desperté con cierto impulso maligno, abrumador deseo de oscurecer al mundo. Hoy, desde el encierro, no acierto cavilar acerca de lógicas explicaciones; la sabiduría de mi sicoanalista no ha resultado suficiente. El horror de aquella mañana; del cómo me introduje en la casa de Larie y su marido, quienes tanto me estimaban y yo tanto respetaba; y, con rifle en mano, disparé sin compasión, cercenando sus vidas y las de dos de los tres infantes; deambula en mi mente sin descanso. Recuerdo como, mientras horadaba sus cuerpos, una insistente voz en mi consciencia me decía que Larie lo merecía, que antes ella había tomado una vida y una herencia; que su existencia cargada de lujos y felicidad no le pertenecía. Las imágenes de sus cuerpos dispersos por la sala, cocina y habitaciones; mis pasos, dibujando huellas de sangre por doquier y hasta la puerta de mi casa; mi ropa, salpicada de vida y de muerte; gravitan sin cesar; y ese perturbador reflejo sobre el espejo de mi recibidor, luego de la masacre; esa silueta oscura y tenebrosa; de negras órbitas, entreabierta boca, orejas puntiagudas y rostro distorsionado que, estoy seguro, no era yo; se reitera en mis sueños, haciéndome despertar con agitada respiración. A veces, cuando me odio con vehemencia, más que verla, la escucho afirmarme que he sido el instrumento para la ejecución de un acto de venganza concebido, desde el inframundo, por quien se ocupó de resguardar de mi rifle la vida de su estirpe.

El ascensor ( El desenlace )

El ascensor ( El desenlace )

Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por unos momentos, Patricia creyó estar soñando y que se despertaría de aquella pesadilla.
Allí sobre aquél sofá, yacían muertos sus amigos. Martín, Marta, Almudena, Manuel y otros dos chicos amigos del primero.
Todos tenían la lengua fuera, con marcas en el cuello de haber sido ahorcados. Sus rostros mostraban aún un azulado, propio de la falta de oxígeno al morir.
No se atrevió a tocarlos. Notó como todo le daba vueltas, y sintió flojear sus piernas hasta caer al suelo por la impresión.
Cuando abrió los ojos de nuevo, el panorama era bien distinto.
Estaba tumbada sobre un sofá que ya conocía, pues se trataba del salón de su amigo Martín.
Vio como todos bailaban desinhibidos, mientras bebían al son de la música, que Marta llevaba grabada en un pendrive para la ocasión.
__Hola bella durmiente, le dijo al oído precisamente esta. __ Ya es hora que despiertes guapa, nos tenías preocupados.
__ Como he llegado hasta aquí?
__ Jajaja jajaja, chicos contestó Marta, me pregunta cómo ha llegado aquí?
__Debe ser que el cubata te sentó fatal Patri. __Pero si hemos llegado juntas!!
__ No, eso lo recuerdo bien.
Tú subiste en el montacargas y yo en el ascensor.
__ Definitivamente aún estás con el pedo cariño!
__ Venga arriba!! dijo Martín, a bailar.
Patricia sentía un fuerte dolor de cabeza y la luz le molestaba muchísimo en los ojos. Almudena se sentó junto a ella y Patricia trato de contarle, lo que le había pasado.
Fue en ese momento, cuando se dio cuenta de que todos sus amigos, llevaban sueter de cuello alto.
Un pánico imposible de controlar se adueñó de ella.
Tuvo el impulso de bajar el cuello subido a Almudena y vio la marca marcada de la cuerda.
Es mismo impulso la hizo levantarse del sofá e incorporarse, para ver el cuello marcado de cada uno de ellos, idéntico que el de la primera.
__Estáis todos muertos!! grito.
Toda la habitación se quedó en penumbra.
Cuando abrieron la puerta del ascensor, Patricia estaba caída de medio lado, con un vómito reciente. Había varias personas adultas, que la ayudaron a incorporarse.
Ya fuera del ascensor, preguntó por su grupo de amigos.
—Lo siento guapa, pero aquí no había nadie más que tú!! Le contestó un señor.
— Pero yo venía con una amiga a casa de Martín, del noveno D.
—Martín?? Aquí no vive nadie con ese nombre hija. En esa puerta vive un matrimonio joven , con una bebé de seis meses.
—¿Cómo sabían entonces que estaba atrapada en el ascensor?
— Porque antes de desmayarte, te dió tiempo a pulsar la alarma, y Marisa del quinto B, oyó y avisó al presidente.
Patricia no daba crédito, estaba segura de lo visto. Todo parecía tan real!!
—Debo irme , dijo Patricia.
—Muchas gracias por todo, pero mis padres estarán preocupados por mi.
Gracias por todo, volvió a repetir.
De nada guapa, le contestó un señor ya entrado en años .Te acompaño al portal ,es hora de cerrar la puerta con llave.
—¿Con llave? preguntó Patricia.
Si, a estas horas ya no entra, ni sale nadie del edificio, contestó.
Bajaron en silencio los pisos hasta llegar al portal.
—Ven por aquí cuando quieras, le propuso el señor.
Patricia alargó su mano para despedirse y el hombre la cogió con la suya. Patricia noto una frialdad en ella ,como si tocase mármol.
Salió rápidamente a la calle y quedó mirando, como el señor cerraba. Este levanto la barbilla hacia arriba y Patricia volvió a ver en su cuello, la marca de la cuerda.
Corrió todo lo que pudo, perdiéndose entre la niebla que a esas horas, se adueñaba de la ciudad.

¡Vamos a jugar!

¡Vamos a jugar!

Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

—¡Venga, papá! ¡Vamos a jugar!

—Ahora no puedo Anita, tengo que terminar este trabajo.

—Nunca quieres jugar conmigo— me increpó, agarrándome de la camisa con sus diminutas manos.

Suspiré y, después de quitarme las gafas, me masajeé el tabique nasal. Quizá fuera mejor parar un momento y descansar. Tanto tiempo delante de la pantalla del ordenador no podía ser bueno; todo el mundo lo decía.

—Está bien. Jugamos al escondite. Tú te escondes y yo te busco. Pero solo una vez, ¿Vale?

Sin decir una palabra salió corriendo de la habitación.

—No me encontrarás nunca —gritó desde el pasillo.

Difícil no encontrar a una niña de seis años en una casa de ochenta metros cuadrados. Tres habitaciones, una sala, una cocina y un pequeño baño; pocos sitios donde esconderse… pocos sitios donde buscar.

—¡Voy!

Salí de la habitación y comencé a buscarla.

De aquello hace ya dos años.

«Imposible que saliera de la casa; la puerta principal la cierro con llave. Siempre me ha dado miedo que Anita abra la puerta a algún desconocido», le conté a la policía.

Además, yo sé que está aquí, escondida en algún lugar.

Todavía huelo su colonia cada vez que salgo al pasillo, escucho su risa burlona como un eco interminable, proveniente desde algún recóndito lugar de la casa, oigo sus pasos, cambiando de escondite cada vez que me acerco a ella.

Sé que está aquí porque de vez en cuando me estira de la camisa por detrás… pero cuando me vuelvo, solo logro percibir una sombra que se desliza hasta otra habitación. Y entro en ella, siempre pensando que esta vez la voy a encontrar, pero se me vuelve a escapar… y se ríe de nuevo.

Hace ya dos años desde que me dijo «No me encontrarás nunca».

TURNO DE NOCHE (desenlace)

TURNO DE NOCHE (desenlace)

Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Uno de los ganchos que sujetaba las llaves de la cámara frigorífica, saltó de la pared, el ruido del manojo contra el suelo, me despertó de aquel recuerdo.

Las recogí, y eché una mirada rápida a la superficie, buscando el pequeño garfio, no lo encontré, daba igual ahora mismo, debía de ir a la cámara sin demora.

Subí con apremio las escaleras, debía de buscar la cámara número tres, cogí la llave correspondiente, la metí por la ranura, abrí la puerta, y me dispuse a entrar y ver si la cámara estaba vacía o no de una vez por todas.

El frío que sentí nada más abrirla, me recorrió de los pies a la cabeza, me adentré, y tuve que encender la luz, era muy poco lo que alumbraba, la bombilla parpadeaba a punto de agotarse de un momento a otro.

En la cámara, había una camilla, una sábana blanca la cubría en su totalidad, era evidente que no estaba libre por el bulto que asomaba, lo más lógico, hubiera sido salir de ahí pitando, decirle a mi jefe que estaba ocupada, haber esperado a que pasaran las horas, y volver a casa, pero reparé que uno de los brazos de la persona que se encontraba debajo de la sábana, colgaba por uno de sus laterales.

Me acerqué, me quedé mirando aquella prominencia, pensé en lo absurdo de todo, agarré la sábana por uno de sus extremos, y la arranqué con furia, miré a la persona que se encontraba frente a mi, cuando lo reconocí, miré la fecha de la muerte, perdí el equilibrio y caí al suelo, me volví a levantar, y esta vez me froté los ojos para confirmar lo que ya había visto,la fecha era anterior a cuando lo vi ayer en el umbral de la puerta, entonces escuché un sonido que me resultó familiar, de uno de sus bolsillos, cayó una de mis canicas, el clinc que hizo al caer, me dejó completamente absorto.

EPÍLOGO

Mi psicólogo me pide que escriba todo lo que llevo en mi cabeza, lo que ocurrió de verdad, escribo todo tal como lo veo, aunque…a veces dudo, me facilitan pastillas cada cierto tiempo, ayer mi doctor me insinuó, que lo que cuento solo está en mi cabeza, que no es real, que mi cabeza está enferma, pero que no debo preocuparme mientras esté ahí, no le contesto, solo lo miro y asiento.

-Tienes una visita Manuel, mira quien ha venido a verte.

Hacía muchos años que no veía a Silvia, ella era una tata que tuve cuando era pequeño, realmente yo ya tenía una hermana, pero me separaron de ella para llevarme a aquella casa y darle un hermano al “monstruo”, mi hermana de verdad es la única persona que siempre me ha querido.

La veo cambiada, ya no es como la recordaba, ha engordado bastante y se le nota el paso del tiempo, lo único que no ha cambiado ha sido la forma de mirarme.

-Te deberían haber encerrado hace ya muchos años, estás loco Manuel, han tardado demasiado en recluirte, por tu culpa, mi infancia fue una auténtica mierda, me has jodido la vida, por ti, me metieron en un centro, porque mis padres se creyeron tus mentiras, a mi ni siquiera me quisieron escuchar, tienes lo que te mereces porque estás loco, loco Manuel, ¡que te jodan¡

Ni siquiera me dejó intervenir, lo soltó de sopetón, fue una carrera sin parada, como si lo hubiera tenido guardado dentro de si misma y hubiera estado esperando este momento.

Acercó su cara a la mira y noté su aliento con sabor a nicotina, no me disgustó, entonces me escupió, yo me quede quieto y mi memoria volvió a revolucionarse sin retorno.

-¡Tata, tata¡, ¿jugamos al escondite?

-No me apetece enano, no seas pesado, ¡déjame en paz¡

-Venga tata, un ratito sólo, si juegas conmigo, te prometo que te haré la cama durante una semana.

-Dos semanas es el trato, y tu te escondes, venga ¡escóndete¡ que empiezo:1, 2, 3, 4…..98, 99,100.

-¡Salgo enano¡, voy a por ti

Las imágenes de aquella tarde, se cuelan en mi cabeza, mi tata, aquella casa, pero sobre todo el armario.

Subí las escaleras de dos en dos, apenas tocaba el suelo, no quería que ella oyera el crujido de la vieja madera, la puerta en la que dormía mi abuela estaba cerrada, la abrí, el polvo volaba a través de la rendija de la persiana, fui directo al armario, sabía que ese iba a ser mi escondite en cuanto muriera mi abuela, a sabiendas de la prohibitiva de mis padres, oía las pisadas lejanas de mi tata, los pasos de aquel “monstruo” que me odiaba desde el día en el que aparecí en brazos de su madre hacía un año, e hiciera que me quedara a vivir ahí para siempre, dejando a mi hermana real en una casa de acogida.

Tenía tiempo de sobra, salí a tientas al pasillo, ella seguía en la planta de abajo, abrí la puerta de una pequeña alacena, cogí una bolsa de plástico atada con un nudo, completamente agujereada, en cuanto la cogí al aire, empezó a agitarse, con la otra mano agarré un pequeño bote de leche condensada que había robado unos días antes de la cocina, cogí la bolsa en una mano, el bote de la leche en la otra, abrí la puerta de la habitación, y me metí dentro del armario.

-¡Enano¡ ¡te huelo desde aquí¡ ¡te encontré¡, ¿qué llevas ahí? ¿qué es eso? ¿qué haces?

-¡Mamá¡, ¡¡¡ayuda¡¡¡¡,¡¡¡ mami¡¡¡¡, ¡¡¡me ha encerrado¡¡¡¡, ¡¡¡¡la tata me ha dejado aquí¡¡¡¡, ¡ratones¡, ¡mamá¡

-¿Qué haces? ¿porqué te echas eso por encima?…..

-Manuel, es la hora de tu medicina.

-Y ¿mi tata?

-Hace un rato que se fue, ¿no os habéis despedido?

-Me quedé un poco adormilado.

-Es normal que te ocurra eso, es por la medicación, ahora te toca esta pastilla azul, métela en tu boca, toma agua, ¡venga de un trago¡

La enfermera ha salido, cojo la pastilla azul de la boca, me la saco de debajo de la lengua, la meto en un pañuelo de papel y la guardo junto a otras tantas de diferentes colores, ahí junto a mis tres canicas de la suerte, esperando el momento para echar una partida de nuevo.

A %d blogueros les gusta esto: