Caprichos del calendario

Caprichos del calendario

5.00 Promedio (94% Puntuación) - 1 voto

Caprichoso este calendario que marca una maldita fecha , aún no entiendo por qué nuestra historia que se iba formando a pequeños pasos de golpe y porrazo se rompe para siempre, es muy complicado pasar un año sin ti , sin tú presencia…. Tengo aún una sensación de frío en mis labios de nuestro ultimo beso como si cuándo te lo di quería que te llevarás tanto amor vivido y del que nos quedó por vivir juntos, maldita mañana ,maldito aquel destino caprichoso o azar que corto el hilo de tu vida demasiado pronto, cómo quisiera compartir tantas lagrimas y sonrisas contigo , tú lo bueno lo hacias maravilloso y lo malo pasaba a menor plano por que simplemente estabas a mi lado, mi amor creo que este duelo por mucho que la gente quiera curar y pasar más amablemente no saben lo duro que es recomponer el puzzle cuando le falta la pieza esencial en mi vida eres tu.

Mi amor fuiste , eres y serás el amor de mi vida , hoy , mañana y siempre.

Te quiero.

5.00 Promedio (94% Puntuación) - 1 voto
Lo maravilloso de la locura

Lo maravilloso de la locura

3.00 Promedio (69% Puntuación) - 2 Votos

Desde su último y pasional encuentro en aquel parque, aquella noche… ninguno de los dos había dejado de pensar en cuándo podría volver a ser su próxima y secreta cita. Lo hablaban, pero no podían llegar a concretar nada porque él, por mucho deseo que tuviera de volver a verla, tenía que seguir pensando en cuidar de su hijo pequeño mientras su mujer trabajaba y era ajena a todo aquello. Tendría que seguir siéndolo, nada tenía que hacer presentir a esa mujer trabajadora y gran madre que en la vida de su marido hay otra mujer que desfoga sus deseos más carnales y prohibidos.
Pues llegó un miércoles en una semana llena de trabajo para ambos en el que parecía ser el momento idóneo para que los amantes volvieran a encontrarse, volverían a repetir esas madrugadas en las que, antes de llegar al trabajo, en la cama de ella se mezclarían los gemidos de placer, la lencería negra y todo aquello que era parte de la escenografía de sus encuentros.
Un mensaje en el móvil que indicaba que ya se había puesto en camino a su casa y ella tomaba su café, deseando volver a ser nuevamente, entregarse a él. Cogió unas medias finas y de color negro, con unas aberturas que dejaban ver mucho más de lo que en principio la imaginación piensa, sin nada en la parte de arriba. Abrió la puerta discretamente y pasó hacia dentro de la casa, comenzaron los besos, caricias y ella comenzó a despojarle de su ropa. Lentamente sus cuerpos de dejaban caer en la cama, diversas posturas se entrelazaban en esa cama, sus caras de placer, los gemidos y el erotismo de ella, las frases que incendiaban aún más la madrugada….. juntos llegando al clímax perfecto, a la sonrisa perpetua y relajada de ese día. Se miraron, se vistieron rápidamente como otras veces mirando el reloj, cogieron carretera a su destino. Se miraron, se volvieron a besar y se dijeron adiós.

3.00 Promedio (69% Puntuación) - 2 Votos
Corazón enlutado

Corazón enlutado

5.00 Promedio (94% Puntuación) - 1 voto

No lo ha querido recordar mas , es solo pensar en esa fecha en esa maldita llamada y erizarse cada pelo de su cuerpo….. no lo podía creer , no quería creerlo.
Que voz rota por lagrimas le habia indicado minutos antes a Julie que la persona que amaba había dejado este mundo , para dejar de sufrir y demasiado pronto , su juventud , su vitalidad no era la de esa persona que debería morir , no le salía el llanto , le temblaban las manos y su voz se entrecortaba, rogaba en ese momento que alguien la despertara de su pesadilla.
El con su juventud yacía en una cama de hospital después de que su cuerpo se rindiera a las diferentes secuelas del accidente del lunes de aquella semana ¿que ocurrió en esa curva? ¿de quien fue la culpa? eso ya daba igual , los padres llenaban los pasillos de aquel frio hospital de dolor y lágrimas , mientras los veladores se ocupaban de bajarle al depósito e iniciar los trámites.
Continuaba en shock tenia que ser mentira que el hubiera fallecido, si unos días antes habían estado en su casa haciendo el amor con la misma ternura y locura que siempre , si comenzaban a soñar juntos con una vida en común…. la siguiente imagen de él no era la que nunca hubiera querido ver de su amado.
En un sencillo féretro de madera color caoba claro , vestido con el jersey que Julie su novia le había regalado por su cumpleaños de color gris y que le sentaba tan bien , sus manos entrelazadas con dos rosas rojas en ellas , cada una simbolizaba a las dos mujeres de su vida su madre y Julie que amargamente volvía a la realidad viéndole con la palidez de la muerte que enfriaba su joven rostro…. como aquel hombre al que tanto habia querido , al que tanta gente había echo bien ya no estaba vivo , su ultimo refugio fue en un vuelo de cenizas blancas como las nubes impregnando la tierra donde el había vivido su infancia.
Ella mientras tenía el corazón enlutado.

5.00 Promedio (94% Puntuación) - 1 voto
Y sin embargo tú

Y sin embargo tú

5.00 Promedio (97% Puntuación) - 3 Votos

Muy de mañana sonaba su despertador , se abrían sus ojos y tomaba su café en la cocina pendiente del reloj , se vestía,cogía su mochila y de camino a buscar el transporte que no solo le llevaba a su lugar de trabajo si no también le llevaba a volver a verle.
En la gran ciudad comenzaba la rutina , gente que iba y venían en tren , coche , autobús, miradas perdidas y sueño en los ojos , ella en cambio siempre llevaba una sonrisa, era imposible disimular el brillo en la mirada, el corazón acelerado al pensar en su voz , en solo escuchar su nombre…
Muy de mañana se encontraban en el mismo punto de ese lujoso edificio para iniciar sus tareas, para los demás eran dos compañeros que iniciaban una nueva semana, ella le veía alto y apuesto, él en cambio la miraba como una niña joven y frágil a la que cuidar y mimar.

Pertenecían a diferentes casas , con diferentes formas de ver la vida, el tenia mujer y un niño pequeño , y ella aún guardaba en su corazón un luto amargo por la reciente pérdida de la que era su pareja en un accidente de tráfico , pero ni ella es capaz de entender por que al mirar a ese hombre siente algo diferente y quitaba de la memoria aquel que ya había dejado el mundo para siempre por muy doloroso que para ella fuera , la diferencia de edad no era un impedimento, la alianza de su mano sí.
Pues ni esa diferencia , ni el que él ya perteneciera a otra mujer, les impedía haber seguido el impulso de conocerse lejos de esas cuatro paredes, de mirarse con libertad , de amarse aunque fuera en secreto.

Muy de mañana sonaba el despertador….. pero no comenzaba el día de la misma manera.

5.00 Promedio (97% Puntuación) - 3 Votos
A %d blogueros les gusta esto: