Desde mi mirada …. Capitulo 5

Desde mi mirada …. Capitulo 5

Clica para calificar esta entrada!
[Total: 1 Promedio: 4]

Pensaba que mi primera noche en el “Elite” iba a pasar como desapercibida, y justo fue cruzar esa puerta y sentir esa mirada en mí, era de un señor con una camisa blanca y pantalones oscuros y tomaba un coñac mientras no paraba de observarme de arriba a abajo con una lascivia que me hizo palpitar mi corazón cada vez más rápido , rápidamente le quite mi mirada y me senté en la otra punta de la barra intentando evitar cualquier contacto con ello más allá de esas miradas.
Se acercó a mi y le dijo a la camarera que me pusiera lo que pidiera pues el muy educado intentaba invitarme, recuerdo con miedo el sudor de mis manos como no podía sostener mi mirada ni articular ni siquiera una mirada de desprecio o una negativa de que se sentara a mi lado.
Rápidamente mi mirada se fijo en una alianza de su mano, pocos solteros vienen a este lugar y él no era la excepción, al fijarse en mi mirada me dijo – Si, soy casado, y obviamente mi mujer piensa que estoy encerrado en mi oficina hasta arriba de trabajo y papeleos…. mi matrimonio lleva años de capa caída y no nos replanteamos el divorcio por los niños, como si ellos no se dieran cuenta de la situación. – me dijo con aspecto burlón, no sabía si en ese momento echarme a reír diciéndole que era siempre la misma escusa de los que vienen a buscarnos aquí.
El no fue el primero de esa noche, demasiado temor debían de apreciar en mi la no experiencia ya que mis compañeras subían a las habitaciones iban y venían con hombres de diferentes edades que se sentaban en la barra buscando una nueva diversión, y llegó el, me prometí a mi misma que no daría la primera mirada pero con el era diferente, era enigmático y ese misterio me atrajo como un fuerte imán, sus ojos eran de un verde en el que entrabas y te dejabas llevar, me pregunto mis tarifas le gusto lo que ofrecía y subimos a la habitación, me beso en la mejilla de forma discreta y rodeo mi cintura con sus manos buscando la cremallera del vestido , no podía disimular como temblaba mi cuerpo , como me sudaban las manos pero cogí aire y las riendas de la situación ,quería que pasara pronto la media hora , sacó unos billetes de su cartera me dio un tímido beso y se fue.
Me volví a vestir , baje a la discoteca mirándolo todo a mi alrededor y continuo la noche, unos clientes mas , otros momentos en los que el reloj no dejaba que pasasen las horas

Desde mi mirada….. Capitulo 5

Desde mi mirada….. Capitulo 5

Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Pensaba que mi primera noche en el “Elite” iba a pasar como desapercibida, y justo fue cruzar esa puerta y sentir esa mirada en mí, era de un señor con una camisa blanca y pantalones oscuros y tomaba un coñac mientras no paraba de observarme de arriba a abajo con una lascivia que me hizo palpitar mi corazón cada vez más rápido , rápidamente le quite mi mirada y me senté en la otra punta de la barra intentando evitar cualquier contacto con ello más allá de esas miradas.
Se acercó a mí y le dijo a la camarera que me pusiera lo que pidiera pues él, muy educado, intentaba invitarme, recuerdo con miedo el sudor de mis manos como no podía sostener mi mirada ni articular ni siquiera una mirada de desprecio o una negativa de que se sentara a mi lado.
Rápidamente mi mirada se fijó en una alianza de su mano, pocos solteros vienen a este lugar y él no era la excepción, al fijarse en mi mirada me dijo – Sí, soy casado, y obviamente mi mujer piensa que estoy encerrado en mi oficina hasta arriba de trabajo y papeleos…. mi matrimonio lleva años de capa caída y no nos replanteamos el divorcio por los niños, como si ellos no se dieran cuenta de la situación. – me dijo con aspecto burlón, no sabía si en ese momento echarme a reír diciéndole que era siempre la misma excusa de los que vienen a buscarnos aquí.
Él no fue el primero de esa noche, demasiado temor debían de apreciar en mí la no experiencia ya que mis compañeras subían a las habitaciones iban y venían con hombres de diferentes edades que se sentaban en la barra buscando una nueva diversión, y llegó el, me prometí a mi misma que no daría la primera mirada pero con él era diferente, era enigmático y ese misterio me atrajo como un fuerte imán, sus ojos eran de un verde en el que entrabas y te dejabas llevar, me preguntó mis tarifas le gustó lo que ofrecía y subimos a la habitación, me besó en la mejilla de forma discreta y rodeó mi cintura con sus manos buscando la cremallera del vestido , no podía disimular como temblaba mi cuerpo , como me sudaban las manos pero cogí aire y las riendas de la situación ,quería que pasara pronto la media hora , sacó unos billetes de su cartera me dio un tímido beso y se fue.
Me volví a vestir , baje a la discoteca mirándolo todo a mi alrededor y continuó la noche.

Desde mi mirada…. Capitulo 4

Desde mi mirada…. Capitulo 4

Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Las horas de mi primer día allí se me hicieron eternas, el reloj no parecía correr y yo sentía a cada momento que aquel no era mi sitio miraba la puerta trasera del club que daba a un gran aparcamiento y solo quería cerrar los ojos y volverme a ver en mi casa, relajada pero no en aquel lugar.
Cuando el reloj marcó las ocho , me dirigí al aseo para darme una ducha y comenzar la transformación en Hera , entre en la ducha y fue el único momento de ese día en el que me sentía relajada aunque mi cabeza lo único que pensaba era que cuando llegara la medianoche bajaría a la sala de ese lugar , sus ojos llenos de lujuria se clavarían en mi y dejaría tener posesión de mi cuerpo y de mi misma , al salir de la ducha peine mi melena larga haciendo unas discretas ondas con el secador , me cubrí con una sencilla bata y empecé a arreglarme la manicura.
Al rato noté que llamaban a mi puerta , temerosa la abrí y entro una muchacha su nombre era Rubí , era de origen colombiano , ojos verdes y melenita al ras de los hombros con mechitas rubias, me dio una bolsa de parte del encargado , en su interior había varios juegos de ropa de cama higienizados , preservativos y lubricantes de sabores , su sonrisa picara y la forma de observarme me indicaban que ella no era nueva allí , con mucha sutileza abandonó mi cuarto y en mi mesilla dejo los horarios del comedor y las instalaciones del club.
Ya eran mas de las 10 de la noche cuando bajé hacia el comedor y allí estábamos intentando componer fuerzas para una noche larga , tras eso subíamos a nuestras habitaciones para conseguir el look que esa noche nos ayudaría a atraer mas clientes , el primero mío fue de color rojo por encima de las rodillas y espalda llena de brillos , medias de rejilla y unos infinitos tacones negros, mis labios de color rojo , ojos marcados en negro… en ese momento la cabeza me daba vueltas , sentía que me desmayaba al ver la imagen en ese espejo , ¿en qué me había convertido?… la megafonía nos indicaba que procediéramos a bajar a la discoteca y allí comenzaría mi primera noche.

Suspiré y puse mi mano en el picaporte de la sala, mientras las demás pasaban riendo y comentando cosas de su estancia, cuando más me temblaban las piernas Tania me puso la mano en la espalda y me indico que debía pasar a la discoteca:- Tranquila Hera , toda va a salir bien es la noche de tu estreno y que comience el show-:
Esa frase con esa mirada turbia pero orgullosa por un nuevo objeto no me tranquilizó y solo sentía ganas de escapar, nada mas entrar una mirada azul se clavó en mí.

Desde mi mirada… Parte 3

Desde mi mirada… Parte 3

Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Después de muchos días Tania intentaba convencerme de que este sería el sueño de mi vida, que nunca me faltaría el dinero y que poco a poco esa desesperanza que no encontrar trabajo se esfumaría, tras muchos días me convenció para enseñarme el club y hablar con su pareja que era el principal dueño del club y principal enriquecido del trabajo de todas esas mujeres que estábamos detrás de esas paredes color burdeos.
No dormí la noche anterior no era capaz de pegar ojo y de dar vueltas en la cama, no podía ser que esa fuera la única forma de poder ayudar a los míos, se encontraban a muchos kilómetros de mí sonriendo por que yo tenía un trabajo digno y estable fuera de toda la miseria que ellos allí pasaban.
Me levanté aquella mañana mientras ella me esperaba en el portal de mi casa con su elegante coche , me puse unos vaqueros y una camiseta sencilla , me peiné con una coleta y bajé al coche donde Tania nada más entrar me vio y exclamó – “ es tu día de suerte , comienza tu nueva vida”- no sabía si sonreírle o salir corriendo de aquel coche, tras recorrer varios kilómetros llegamos al desvío de esa carretera y entramos en el “Elite” me sorprendió el fuerte olor a perfume barato y mis ojos se clavaron en unos infinitos tacones que pasaban a una sala que indicaba “ discoteca” , tras andar por un pasillo con muchas puertas llegamos al despacho de Hans , nos recibió con una templada sonrisa , me miró de arriba abajo y con una medio sonrisa me dijo “- eres muy guapa , aquí se van a volver locos por ti”.
Esa respuesta solo hizo sudar mucho más mis manos, “Aquí te tienes que llamar de otra manera, no importa quien fueras en el pasado , elige tu nombre y firma este papel” , después respiré profundo miré a Tania y le dije “- Hera, ese será aquí mi nombre”- me pasó una pluma y una cuartilla con olor a tinta y a puro habanero.
Tania me indicó cual sería mi nueva habitación, allí deshice mi maleta, colgué los vestidos en el amplio armario , vi esa cama que a partir de ahí sería mi prisión , mi “buena amiga” me comentó las tarifas por servicio, esa noche sería mi estreno ; Hera había llegado al Élite y no sabía si podría salir de allí.

Photo by Gi Jadán

Desde mi mirada…. Capitulo 2

Desde mi mirada…. Capitulo 2

Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Ya os dije que mi historia no había echo más que comenzar , desde que acabo mi ultimo trabajo y harta de dar vueltas buscando una nueva oportunidad , intentaba buscar alguna idea o simplemente ser escuchada por una voz amiga , eso es lo que yo pensaba de Tania , ella era una chica de melena castaña y ojos verdes profundos , siempre había presumido en la pandilla de ser la niña de los caprichos de sus padres , estudios , coches y todos los caprichos de una princesa …. Pero nunca se sabe de donde puede aparecer el príncipe ideal y ahí eso si que ni ella misma sabia el rumbo que cogía su vida.

Hans era un hombre de unos treinta y largos años, llegó de su Cuba natal para nuevos negocios en el mundo de la noche, regentaba en sus países locales de baile donde las mejores parejas pasaban a grande concursos nacionales e internacionales y llevaban su nombre como el del mejor entrenador de la historia, pero a Hans esto se le hacia pequeño , su fama no le provenía de su nombre si no de los logros de otros y eso día a día pesaba.
Tras mover contactos fuera de la isla y de engatusar a un par de joyitas habaneras para su nuevo negocio emprendieron el viaje, tampoco era complicado moverse en un mundo en el que uno se vuelvo rico mientras que otros sudan la gota gorda o como yo me dejaba la dignidad entre sabanas de una maldita habitación si eso podía tener ese nombre.
El local como muchos de esta actividad nocturna estaba en el desvio de una antigua carretera, pero no era un club de carretera como otros en el que su tejado estaba iluminados por baratos neones con insinuantes cuerpos de mujeres… no más bien el “Elite” era un hotel de esos que si no cruzas la puerta no dejas de ver eso , pues un buen lugar de hospedaje , cuidado y ambientado al extremo, al entrar ves un amplio hall con un cajero automático , un olor a perfume de mujer , unas escaleras con un cartel que indicaba el camino a las habitaciones ,donde como yo muchas de mis compañeras peleábamos con el maldito reloj para que acabara nuestra particular “noche” , este local podía mantener hospedadas incluida a mi a unas 35 chicas , muy diferentes , de diferentes procedencias pero con algo en común la tristeza de nuestra mirada.

Sus paredes eran de un color burdeos, con un hilo musical que podía pasar de una entrañable balada a una canción llena de letras digamos muy acorde a la mentalidad de los clientes que pasaban por allí, yo sinceramente si una chica que trabaja en esto sueña con tener una aventura tipo “Pretty woman” hay que ser primero una insensata y una loca después.

Lo de insensata pues es fácil, a este mugrerío perdido de la nada no va a venir un Richard Gere a comprarte joyas y vestidos y enamorarse locamente de ti porque quizás es esa la gran diferencia de este lugar que los que aquí pasan sus horas de placer y lujuria no pueden llegar a tener ese genero de caballero que muchas veces echamos de menos en este lugar.

A %d blogueros les gusta esto: