¡Adiós permafrost!

¡Adiós permafrost!

4.50 Promedio (89% Puntuación) - 2 Votos

Buscando y escudriñando entre los terrenos del gélido paisaje, la compañía gastó una fortuna para propiciar una sarta de pinchazos al suelo para verificar la presencia de gas.
– ¡El hielo estorba, maldita sean los remanentes de la era glacial! ¡Quitémoslo de una vez por todas! -dijo el director Magallanes, líder de la empresa portuguesa “Concha amarela com fundo vermelho”.
Un delegado le advirtió al gobierno local que los combustibles de las empresas rivales estaban adulterados. Con falsos artículos científicos y opiniones de expertos inexistentes, convenció al presidente de ordenar la quema masiva de gas y petróleo profano para salvar al país.
– ¡Los motores de nuestros coches!, ¿es que no piensan en los graves daños que pueden provocar a nuestra sociedad? -escribía el presidente, furioso, a cada una de las empresas que habían sido acusadas del delito.
Aquello no era más que un plan con el fin de sabotear a las corporaciones rivales. Estas medidas llevaron a una crisis energética por la ausencia de gases, sin embargo, el calor que liberó la combustión de dichos insumos permitió que el hielo perpetuo se derritiera.
Ante ello, “Concha amarela com fundo vermelho” era la única empresa en pie. Con el apoyo del gobierno obtuvo grandes cantidades de gas que vendió, como bien lo enseña el capitalismo, a un precio altísimo.
– ¡Al derretir el permafrost han liberado al ambiente miles de especies de bacterias ancestrales desconocidas de todos los animales muertos en la edad de hielo! ¡Ahora nadan entre nuestras aguas, esto causará una gran pandemia y miles de muertes! -dijo un científico alarmado.
-Eso déjeselos a los médicos. ¡Los empresarios y el gobierno nos salvaron de una crisis económica!, ¿Acaso hay algo más importante que eso? –

4.50 Promedio (89% Puntuación) - 2 Votos
La columna paralítica

La columna paralítica

5.00 Promedio (94% Puntuación) - 1 voto

Pueblo dormido, despierto en sus sueños;
en realidad, miento: es pesadilla.
Todos tus héroes andan en pandilla,
destrozan el mundo, siempre risueños.

Mala la crítica a otros países,
como tus héroes: les dan por metralla.
¡Nunca critiques!, o ¿eres canalla?
pues esta patria se funda en traiciones;

más no le cuestiones, que van a berrinchar.
Ya ésta columna es muerta por cáncer,
y desde milenios que no puede andar.

Y para emigrar tiene buen parecer,
y la metástasis se va a consumar.
Son todos niños que les falta crecer.

5.00 Promedio (94% Puntuación) - 1 voto
4520 d.C

4520 d.C

5.00 Promedio (94% Puntuación) - 1 voto

En el museo estaba expuesto un cuadro de un caballero luchando contra un dragón. Parece que los documentos de los acontecimientos reales se mezclaron con historias de ficción. La gente pensaba que realmente la humanidad luchó con dragones. ¿Alegoría de la antigua humanidad contra los temores de la ingeniería genética?

5.00 Promedio (94% Puntuación) - 1 voto
Largo haiku procariota

Largo haiku procariota

5.00 Promedio (96% Puntuación) - 2 Votos

La más diversa
de las células soy yo.
Domino el paisaje.

Habito tu piel,
como los tuyos pueblan
sin control el mundo.

Vivo en tu interior:
formo la microbiota:
eres como un mundo.

Cualquier material,
sea orgánico o no, de este
puedo nutrirme bien;

lo mismo ocurre
donde me desarrollo:
me es indiferente;

nada me afecta,
ni el más aprensivo frío
o el más fuerte calor.

Hace unos eones,
con reacciones químicas
emané oxígeno

mientras engullía
dióxido de carbono,
el gas que tu exhalas.

Anterior fui a ti,
vi incluso al aire cambiar,
vi la vida cambiar

ante mí. Yo fui
de los primeros vivos
y seré el último.

5.00 Promedio (96% Puntuación) - 2 Votos
Ser exótico entre exóticos

Ser exótico entre exóticos

3.71 Promedio (76% Puntuación) - 7 Votos

Una vez al año se celebra algo llamado carnaval, o eso tengo entendido. Es una especie de celebración o ritual pagano que la gente hace antes de la semana santa. Coincide con el cambio de estación y se parece bastante a las bacanales que hacían en la antigua roma; aunque en este imperio, siempre había fiesta, tal vez por ello Roma se fue al demonio.
Interesantes ornamentos de vestimentas llenas de color, como pavorreales o medusas del fondo de los océanos; todo es tan desconcertante, nada de esto tiene aspecto humano. En Brasil las percusiones son el idioma que se habla a través de la música; y en Europa, en verdad no se como lo celebren; he de inferir que visten con algún tipo de máscara de la peste negra, o yo que sé.
Lo cierto es que una vez al año salen al mundo exterior transmutados en nuevos seres, y a nadie le importa el aspecto de uno ni de otro.
Eso está muy bien, y no digo esto por que sea políticamente correcto; de hecho, odio y detesto lo relacionado con la política y con lo correcto. La razón de estos pensamientos, de este gusto en que todos esos sujetos anden felices en sus celebraciones que no logro comprender; es una razón en extremo práctica.
Y es que una vez al año los míos, los que venimos de las estrellas y hemos quedado atrapados por culpa de la negligencia del chofer, el mismo que prefirió conducir un platillo volador a combustible, vehículo tan obsoleto y falible, a uno de esas poderosas naves que absorben la energía del mismísimo vacío. Si no hubiera sido por ese romántico piloto que encima de todo nos pagó el doble, por que según era veterano de las guerras del brazo de Perseo, o algo así, los míos estaríamos en casa haciendo el reporte de práctica que el profesor nos encargó.
Pero ahora, en medio de este tumulto de simios que apenas si balbucean (y llaman a eso “lenguaje” con gran orgullo), estamos seguros que nuestro profesor se ha dado de nuestra ausencia, creyendo que nos ha dado pereza terminar el trabajo final de la materia “Observación de civilizaciones primitivas”.
Una vez al año se celebra algo llamado carnaval, donde los seres humanos salen vestidos de forma extravagante; una vez al año, en estas mismas fechas, nosotros podemos salir como somos, sin maquillajes para ocultar nuestro verdadero aspecto.
Curioso es que, en uno de estos carnavales, un humano me dijo lo siguiente:
– ¿Se supone que eres un extraterrestre? –
-Sí-Le respondí
– ¡Ah, está de risa tu disfraz!, ¡es malísimo, se ve tan falso!

3.71 Promedio (76% Puntuación) - 7 Votos
A %d blogueros les gusta esto: