0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

El Rama, martes 16 de febrero de 1982, 10.12 a.m.

Isabela e Irune descargaron los enseres a la entrada de la casa que el Frente Sandinista les había cedido. La camioneta del hospital las había trasladado al nuevo domicilio en la ciudad de El Rama. Era una vieja casa requisada por la revolución, de ladrillo sin enlucir, techo horizontal, que con una escalera de mano podía usarse de terraza. Dos habitaciones; cocina y cuarto de baño. Disponía de electricidad y agua corriente, un lujo para los nuevos vecinos de El Rama. Esa tarde apareció Hipólito Fuensanta, delegado del Frente Sandinista.

—Bienvenidas, señoritas —dijo con sonrisa maliciosa, que no les agradó—. Confío en que la casa que he elegido para ustedes sea de su entero agrado.

Hizo una señal al joven soldado que le acompañaba, y este depositó en el suelo una caja de cartón. Hipólito Fuensanta se inclinó, la abrió, y ellas observaron que contenía seis botellas de ron cubano; sacó una y la exhibió complacido.

—Es mi regalo de bienvenida: Havana Club Máximo Extra Añejo[1]. —Les guiñó un ojo y añadió—. Las espero a cenar esta noche en mi casa, junto al puerto.

Isabela e Irune se miraron.

—Es usted muy amable —dijo Isabela—, pero aún no hemos terminado de instalarnos. Será, pues,  en otra ocasión. Además, el regalo es excesivo. No podemos aceptarlo.

Se inclinó, recogió la caja y la entregó al soldado. Hipólito Fuensanta sostenía la botella como un trofeo. El delegado, durante unos minutos incómodos, las miró en silencio, y dijo con la sonrisa del gato que observa al ratón que huye, y sabe que, para cazarlo, debe elegir la estrategia adecuada:

—Como gusten. Será, pues,  en otra ocasión…

Sin añadir palabra dio media vuelta y se alejó, seguido del soldado que sostenía la caja entre las manos, este, unos pasos más adelante, se giró, les giñó un ojo y desapareció detrás del jefe.

 

[1] El mejor ron cubano, de precio prohibitivo para la inmensa mayoría de los mortales

Desde que PINGUIN RANDON GRUPO EDITORIAL me propuso publicar mi novela en uno de sus sellos editoriales, todo está siendo increíble. El inicio fue el informe de lectura del primer capítulo que recogía afirmaciones como las siguientes: “Una premisa muy atractiva, bien narrada y documentada, con un personaje complejo que deberá lidiar con una situación igualmente complicada. Es un muy buen primer capítulo, intenso, que dosifica bien la información y que establece las tramas que se desarrollarán a continuación… El autor logra explicar mucho sin necesidad de extenderse: descripciones bien medidas, que ubican al lector sin detener la acción; diálogos creíbles y pertinentes, usados como vehículo para avanzar en la historia; una estructura en dos tiempos que ahorra un capítulo dedicado sólo a los motivos que llevaron a Irune hasta Managua. Los recursos literarios se ponen al servicio de la trama y se usan con inteligencia para hacerla avanzar, cerrando el capítulo con un final que promete que valdrá la pena seguir leyendo… La narración es fluida, los personajes están bien dibujados y se abren varias tramas, todas ellas atractivas para el lector… Un muy buen primer capítulo: el lector se convence de que el autor sabe bien de qué habla al describir lugares y explicar el contexto socio político. Incita a seguir leyendo.” A continuación solicitaron el manuscrito completo, y a los pocos días recibí el contrato de publicación. Lo cierto es que han apostado por un relato sobre el “realismo divino” que, aunque realiza guiños al “realismo mágico”, se decanta por la realidad de Dios en medio de la vida de los hombres: algunos le ven, la mayoría le ignora, pero Él está ahí. Un relato trepidante sobre la culpabilidad y la redención, en la que la fe y la voluntad jugarán un papel decisivo en los momentos más cruciales de la vida de las dos heroínas.
0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Deja un comentario