0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Y fue que comencé a andar y me adentré en un bosque….
Los rayos del sol me hacían guiños entre los árboles. Escuché primero el sonido suave  y luego algo más fuerte,  de una cascada. Después, la vi. Hilos de agua plateada caían a un pequeño lago y las gotas, al salpicar, dibujaban un arco iris de luz y color. Sentí que alguien pasaba junto a mi, casi sin rozarme y vislumbré unas alas de mariposa. Pero… no, no es una mariposa… parece… más bien se trata de una persona diminuta… ¿un hada?

«¡Pero si las hadas no existen!» me dije.

Y escuché una voz muy dulce al oído:

—Será en otros lugares, pero este sitio es mágico y aquí vive lo que tu quieras crear: Hadas, Duendes, Genios, Gnomos… todos dentro de la crisálida dorada del bosque

Y pedí permiso para adentrarme de vez en cuando por él porque los sitios especiales, siempre tienen un ser especial al que pertenecen y se debe ser respetuoso con lo que no es nuestro.

22.6.07

Photo by cortto

Photo by Dani_vr

Avatar

Nicole Regez

Avatar

Últimos post porNicole Regez (Ver todos)

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos
A %d blogueros les gusta esto: