Onofre era un muchacho de ceja infinita, mirada embobada y un deje en el andar que le haría reconocible entre cien mil multitudes. Se despertaba…