Antítesis de un amor

Antítesis de un amor

[Total:0    Promedio:0/5]

Este sentimiento esclavo que ama libre

en una ilusión tangible de realidad utópica

es un sueño profundo que no alivia el insomnio

de amar lo que pareces odiando lo que eres

de acariciarte en fantasía a pesar de tus desdenes

abrazando la desesperanza que afloja la confianza

en los límites de la eternidad

y la frontera del infinito

donde te atraigo y te repelo

recordando que te olvido.

Techos y cornisas.

Techos y cornisas.

[Total:0    Promedio:0/5]

Fue el desatino de sus verdades, y esclavo de los destinos adversos.
Admirador de promesas incumplidas, y sabedor de almas turbias, como agua putrefacta!
El mundo siempre gira de la misma manera! No cambia por el extremo de la osadía!
Las torturas se hacen con martillo de acero,
y los endebles nunca son puntuales!
El rencor se hizo indecoroso, ante las miradas de los que fijan la vista, y no por ello triunfan en esta
partida, en los que los invitados, tienen la palabra!
Cuesta respirar el polvo y apostar por filtros inacabados.
Nada termina, porque nada empieza. Simplemente….se desgrana la existencia!

Carmen Escribano.

Corazón ocupado

Corazón ocupado

[Total:0    Promedio:0/5]

Te desnudaste frente a la cama

y oigo tus palabras de amor y deseo

y por primera vez en mucho tiempo

el amor no fue furia melancólica

ni bestia agazapada

ni cuerpo acuchillado

ni botín ni mercancía

ahora el teléfono marca y suena ocupado

ocupado

ocupado

como tu corazón

¡Voy a mandar a todos los escritores a la porra!

La extraña nana

La extraña nana

[Total:0    Promedio:0/5]

Sentada en un viejo banco, la melodía que sonaba en el ambiente, adormecía ingratos y negros pensamientos.

Las arrugas de su rostro, eran surcadas por lágrimas imposibles de disimular.

Bebía con ansia de la vieja botella, a la par que un pequeño trago resbalaba por su boca entreabierta.

El dolor de un alma gris, tenía que ahogarlo con alcohol,
para cerrar sus recuerdos.

Alguien pasó por su lado, y posó la mano en su hombro.
Fue entonces cuando de su garganta y con voz quebrada, salió aquella extraña nana .

! Ea mi niña, bella!

Entre mis brazos te tuve, arropada con mi vida.
Te arrulle hasta dormirte,
cómo una madre cuida !

! Ea mi niña, bella!

Mis pechos fue el alimento, y almohada
en tu cabecita.
Solo quería tu bien,
para tenerte bonita!

! Ea mi niña, bella!

Y un diablo del destino, quiso llevarse tu vida.
A ti te arrancó de mi .
Pero a mí me dejó herida!

! Ea mi niña, bella !

Ahora mi flor de lirio,
ya solo espero a marcharme .
Para encontrarme contigo, y poder solo abrazarte !

! Ea mi niña, bella !

Carmen Escribano.

Es la noche

Es la noche

[Total:0    Promedio:0/5]

Es la noche que despliega su oscuro manto

son las sombras creando alegorías fantasmas.

Es la garúa tintineando una rondinela

son las gotas levantando el petricor que me embelesa.

 

Es la falena nefelibata suicidándose en la flama

de la vela aromática que reposa en la mesa de noche.

Es mi deseo recorriendo tu piel sin tocarte

mientras me sonríes seductoramente desde la cama.

 

Es el grillo empezando con su desvelada sonata

son las cuerdas de tu violín respondiendo su serenata.

Es una noche de arpegios encantados, garúa y dulces aromas

son tus ojos que desnudan mi alma y me enamoran.

Antros Turbios

Antros Turbios

[Total:0    Promedio:0/5]

Cuando la noche se arrastra
Y los antros se descubren,
Es ahí que quiero matarte.
Bajo una posesión malsana
Y un deseo turbio,
Sé que tú estarás ahí.
Introduciendo tu vida
En la noche.
Abandonando tu alma
En los antros.
Mientras te dedico un verso,
Tú bailas.
Mientras te huelo en mi almohada,
Tú bebes Whisky.
Mientras escribo tu nombre,
Tú ríes con el cortejo
De los seres.
Seres que te adornan
Una sola noche.
Antros que te cobijan
Solo hasta el amanecer.
Y es ese amanecer,
Quien se encarga siempre
De devolverte a mí.
Abro mi puerta de mala gana
Y me recibe tu sonrisa,
Junto a una disculpa.
Y es ahí que quiero matarte.

A %d blogueros les gusta esto: