Isla de Faaroe

Isla de Faaroe

Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

“Hay algo verdaderamente alegre en el hecho de no hablar con nadie”
Ingmar Bergman

Alas, faros, gaviotas, nubes y noche oscura,
algo de frío y viento silbando entre las cañas;
un bosque donde sólo se oye cantar los pájaros
y recuerdos de días tal vez casi habitables.
Un sorbo de licor cuando de madrugada
se hiela el aire negro salado de la mar,
una pluma y papel, y siempre las palabras,
e imágenes surgidas de una memoria incierta.
Ninguna voz humana; no, por favor, ninguna,
que traen desesperanzas y faltas de respeto
y malas nuevas, gritos, desórdenes, mentiras
y engaños y promesas que nunca se cumplieron.
¡Olvidadme, olvidadme como yo os he olvidado
u os intento olvidar a soledad y noche;
no me llaméis, dejad que nunca haya existido,
que mi nombre sea sólo otro ruido entre tantos!
Sólo el grito del ave y el silbido del viento
silbando entre las cañas, siempre igual a sí mismo;
olvidadme, olvidadme, no quiero saber nada
de ese mundo abortado donde también vivía.
Un sorbo de licor cuando de madrugada
se hiela el aire negro salado de la mar.
Ninguna voz humana; no, por favor, ninguna;
sólo el grito del ave, siempre igual a sí mismo,
alas, faros, gaviotas, nubes y noche oscura.
Que mi nombre no sea ni tan siquiera un ruido.

Noches en que estás sola

Noches en que estás sola

Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Noches en que estás sola
pefumando los labios de tu sexo
la sábana envidiada
levantando tus muslos de progresiva curva
la sábana envidiada
conociendo el dibujo griego de tus costados
una parte y otra parte del lecho
y ese tu aliento que se desperdicia
sin que nadie lo beba
y tus manos de seda que acarician la almohada
donde quisiera estar mi cuerpo viejo
noches en que estás sola
y mis labios tan lejos de tus pies
y a muchos bloques de cemento de distancia
y a muchas autovías y arrabales de distancia
tus senos solitarios
tus párpados cerrados
y tú soñando con otro cualquiera
o con las musarañas o tu infancia
sola en la noche, aromática, cálida,
y yo con tanta sed.

SABBATH

SABBATH

Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Atraviesa los poros el ungüento
narcótico de la bruja tendida
y llega al prado en cueros y salida,
sobre fálica escoba en movimiento.
Un numeroso cónclave pagano
se junta, comenzando la apertura
a la parte más honda y más oscura
del pantanoso ser del ser humano.
Lujurias sin amor ni parentesco
se ofrecen a la luna complaciente,
que con esperma y sangre crece y crece.
El Gran Cabrón, al cabo, se aparece,
rey de azufre, y bendice horriblemente
el carnaval diabólico y grotesco.

Querer ser cosa

Querer ser cosa

Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Pensar me asombra, gélida Leticia,
que os miréis al espejo diariamente
y él os refleje y no gima, impotente
de haceros la debida y fiel justicia:
Que la sortija de oro delicada
que calentáis en ese frágil dedo
no tiemble, y no parezca sentir miedo
de ser con vuestra mano comparada.
Ah quién fuera sortija, o fuera espejo,
para estar ante vos indiferente
y poder ante vos no sentir nada,
en lugar de ser un escritor viejo
que se os acerca temerosamente
y se estremece con una mirada.

Recapitulación nocturna

Recapitulación nocturna

Clica para calificar esta entrada!
[Total: 1 Promedio: 5]

Noche silente: el recuerdo somero
de momentos benévolos pasados
acomoda el reposo a los pesados
párpados pesarosos del guerrero:
placeres que la vida regatea,
dichas escasas, con dolor pagadas,
y palabras amables, rescatadas
para volver mañana a la pelea.
Aúlla un viento seco en la ventana,
pero ninguna voz humana impide
ese pobre repaso de tus bienes,
que, ya casi dormido, te decide
a seguir defendiendo lo  que tienes
en la guerra que librarás mañana.

A %d blogueros les gusta esto: