Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Sí,
Está bien,
Se abre un cuadrito en la pantalla
(que admite cambios de color y forma,
Subrayado y negrita)
Y ahí escribes algo con arrobas
Y lo diriges a alquien con arrobas
(una mujer).
Todo al principio va muy bien (es lógico)
Y luego se estropea; reproches, precisiones…
Hasta ahí, una relación normal.

Pero falta el agudo sonido de la voz,
El perfume del sexo y el cabello,
Fruncimientos de labios,
Cruces de piernas, cambios de postura,
Y fruta compartida.

Y no tardas en descubrir oh triste
Que no habrá noche ardiendo ni besos ni palabras oídas.

On est jamais content.