España de mis poetas

España de mis poetas

4.50 Promedio (180% Puntuación) - 2 Votos

Por la Huertas (Calle de las letras)
leo unos versos de Espronceda,
hoy que las musas se quedan
tan muertas como las piedras.

Es La Canción del pirata
“Viento en popa a toda vela…
pensarte porque me faltas,
tenerte porque me pueblas.

Musa que me desvelas,
España que te me quiebras.

Madrid extraña su vuelo,
los toros suben la cuesta,
fanfarrias, tapas y celo,
Las Ventas está de fiesta.

Saberte mi recurso infinito…
Es por que viene la veda,
decir que, te necesito…
es mejor antes que suceda.

Entre voces, canciones y gritos
entre los toque de queda,
poetas, parados, españolitos…
vienen cantando por la vereda

Correhuelas en las ventanas,
Orihuela de mis quimeras.

¡España de mis poetas!
Soy de ti, porque me alientas.
Y soy parte de tus pasos
de tu gente, de sus versos…
Y de su fe que regenera.

Salamanca clara de letras,
diamantes por las aceras.

¡Grito, porque me faltas!
Y no me sobran monedas
tiempos sin fe de erratas,
nos basta lo que nos queda.

Compostela pedestre y devota,
Granada, sangre en las venas.

Aranjuez de la realeza
que por vivir se desvela,
Jardines reales, ¡ah! sus bellezas.
Y el sol-orgullo que se desdeña.

El revés empieza en Atocha.
Y en Finisterre el aire regresa,
Cuenca, barco sin velas,
Cádiz, blanco cielo de arenas.

Que la Canción de los piratas
con un fandango de Huelva,
devuelva el palo dado y el fango,
¡Que no te vendan la guerra!

Bilbao siempre me alienta,
Palencia que me emparientas.

Valladolid de mis querencias,
¡Hermana de mi Morelia!
Vive el mito de las cigüeñas
en lo alto de sus iglesias.

Ávila de la Reina,
con el alma siempre plebeya.

En Cáceres tengo un primo,
en Barcelona una larga ausencia
España quieta, con su alma leona
racimo de uvas y esencia.

El vasco suelta las riendas
temblor de alas inquietas,
por clamor o por sentencia…
¡Salven a los poetas!

Por los de Ceuta y Melilla.
¡Que no les partan la jeta!

Por las corralas, querencia
Lavapiés con su taberna,
bohemia por la vivencia
de quien te quiere y respeta.

Sevilla de charango y pandereta,
Castilla, verso en flor y respuesta,
Toledo es mi credo, me quedo…
Y duermo en un parque la siesta.

La Mancha que nunca olvido,
no es la mancha de la vergüenza,
sino de la trashumancia, las letras,
el orgullo, camino de las carretas.

Valencia de las falleras,
el fuego cabalga de nuevo.
Y para el teatro medievo,
Hita escancia patenas.

Guadalajara, ¿Cuándo te veo?
¡Si te quiero, como a mi tierra!

Jaén tiene abiertas las venas,
y escribe versos en Rota,
rompiendo canciones que bebo
de un bardo, creciéndose en la derrota

Machado, Hernández y Lorca
entre sus cuencos abrevo.
Alberti, León y Quiroga
por los que pago si debo.
Unamuno, uno a uno te pego
mis ripios en bancarrota

Aleixandre y Bécquer, en juego,
sus alas de pájaros se alborotan.
Julie Sopetrán y García Montero,
fraternales, firman mi pie de nota.

Piedras camino a Oviedo
en el zapato parecen rocas
¡Que no te hereden el miedo!
¡Que no te tapen la boca!

El Quijote cabalga de nuevo,
solariega tarde de cañas,
tierra de mis ancestros…
¡Labriegos, hijos de España!

Serrat, Sabina y el Benja
me acechan por las esquinas,
sus almas no están en venta…
¡Se subastan en las cantinas!

Poetas del alma terca,
que no consiente rutinas.

Piratas de tierra adentro
el Tajo los encadena,
sin penas por el atajo
cantando versos en vena

Poetas de garra y credo
el asfalto los envenena.
Y por Monteras los veo
subiéndose a la verbena.

¡Taberna que se calienta
con tientas entre las piernas!

Pirata de un ojo ciego
voy por donde navegas,
de rodillas está tu ego
por no vender tus muletas.

Las ventas son en El Rastro…
¡Los toros suben la cuesta!

Pirata de alma en celo
que cantas a las estrellas,
que no te ofrezcan el cielo,
por tu mar, ni por tu estela.

Por las orillas del Duero
un olmo viejo os espera,
su sombra ofrece consuelo
con musas en la ribera.

Madrid levanta el vuelo,
los toros bajan la cuesta,
chuladas, tapas y versos,
mi barrio acabó la fiesta.

Asturias fuego de fraguas,
principado camisa blanca
sed que tengo por tu agua,
España de mi esperanza

La Rioja, plena de uvas,
As que cabe en la manga.

Exponentes de la lengua
grandes como Aconcagua,
parientes pobres sin novia,
Segovia sabia de savia.

Tan mundana y tan pirata,
¡tan caliente mi guitarra!
Andalucía de sementera,
¡Que nos canten las cigarras!

Tan gitana, tan torera,
tan hoguera, tan humana…
Saetas en mis entrañas,
¡España de mis poetas!
¡Que nos aten tus amarras!

4.50 Promedio (180% Puntuación) - 2 Votos
El Insomnio y la palabra

El Insomnio y la palabra

4.67 Promedio (280% Puntuación) - 3 Votos

Desde que el génesis en ciernes era un caos mudo
Desde que el estallido de un volcán rijoso parió vida
Desde que los mares y selvas poblaron la esperanza
Desde que los cenzontles anunciaron alas y música
Desde que el silencio dupla de lo sabio acentúa su acento
Desde que el corazón y sus neuronas dejan testimonio
Desde que el cerebro late como campana cuando te piensa
Desde que tus pasos anuncian bienaventuranzas
Desde que el eco sin padre vaga por lo eterno
Desde que la lluvia orgullosa venció al polvo
Desde que el viento contaba los secretos de las hojas
Desde que la memoria colecciona atardeceres rojos
Desde que unas manos sabias delineaban tus accidentes
Y unos pechos ansiosos y decididos deseaban tocar la luna,
el insomnio de la palabra ya soñaba con la poesía.

4.67 Promedio (280% Puntuación) - 3 Votos
Parto de rayos

Parto de rayos

5.00 Promedio (100% Puntuación) - 1 voto

Traigo un sueño cogido de la mano,
un morral de versos para compartir,
lágrimas del cielo en parto de rayos
que arden en las páginas para vivir

Un soliloquio azul contra la guerra,
un espejo sin mentiras de carmín,
besos furtivos de tus primaveras
y un verano que no sabe fingir

Refuego de versos sin dolencias,
palabras que laten para pervivir,
huellas que ha dejado tu ausencia.

Celos por el cielo del Guadalquivir.
Y un sueño con secuelas de vida
perdido en las calles de Madrid.

5.00 Promedio (100% Puntuación) - 1 voto
Réquiem para Benedetti

Réquiem para Benedetti

5.00 Promedio (200% Puntuación) - 2 Votos

(Solo para cello y mujer desnuda*)
*Es imprescindible que la chelista esté desnuda para que su resplandor nos ilumine.

Del cielo cae un diluvio triste
es la limpia baba de dios padre
que sabe que llegaste…
pero, ¡te nos fuiste!

Pianos, violines, oboes y guitarras
no se callen, dense por aludidos
que hoy me duele la vida, y se desgarra
el aire de este mundo que respiro.

Los poe-marios adoptan solidarios tu nombre
El mundo que respiro huele a nafta y pólvora
huérfanos de tus complicidades y metáforas
ahora somos verdaderamente pobres.

¡Vuela Mario! con tu Luz, no te quedes en estrecheces
la vida es un Andamio para encontrarte, y matar la rutina
la muerte es una sorpresa que nunca acepta propinas
y tus versos- pájaros libres, un manojo de pequeñeces

Esta tregua es el mayor exilio
que resisto sin la claridad de tu voz…
“Son macanas que los hombres no lloran
aquí lloramos todos”.
Y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

Llené de Vos los cajones de mi armario
y encontré papeles amarillos, con poemas
panfletos, novelas, sonetos y un epistolario,
lloraban las musas, los duendes de las palabras,
huéspedes y cómplices solidarios
del mayor rescatista del olvido,
Aconcagua de la lengua, Mario.
Tu nombre es epitafio del arte,
¿Como te nombro para no olvidarte?
sin agraviar tanto santo con tu sudario

Te extrañarán los formales y el frío, a diario,
festejarán los neutrales y tiranos,
te llorarán el mundo y mis hermanos
Y yo rezaré en silencio un novenario

A la izquierda del roble y de mi duelo.
Y bajo el ala rota de alguna primavera ignota
los dictadores de pacotilla anónima
quedarán condenados y sin cielo

Por la izquierda se resuelven los laberintos,
seguro de que… El sur también existe,
Tabaré me enseñó que no te fuiste.
Y que poblarás la tierra aún extinto

Pero dudo que te borres, desde luego
te las arreglarás para estar con los rotos,
los desamparados, los jodidos, con nosotros.
Gracias Don Mario, Gracias por el fuego

Por su verso, con su semilla de paraíso
de provincias con justicia, no islas grises
aunque no tuviera perdón ni permiso
de algunas ominosas dictaduras tristes.

Todas son lo mismo que un bestiario,
pero su pluma exiliada, solidaria y noble
nos legó la dignidad rebelde del roble,
que se resiste a ser cruz de pueblo y calvario

Soñaste un país feliz de mujeres y hombres
que bailaran con el aire, su baile y tus tangos.
Sin Vos, ahora somos verdaderamente pobres,
cuidémonos de las miserias y del fango

Te sembraremos en la tierra nutricia
con sus flores, sus espigas y tus sinos libertarios
porque tu rabia justa, tu hambre y sed de justicia
son la herencia más hermosa y humana de tus poemarios.

MINUET PARA DON MARIO
(Solo para guitarra / tocar en MI MAYOR / FE)

Coleccionaré tantos lutos junto al llanto que lloro
que llegará como río triste a Paso de los Toros.
En Paysandú tus paisanos te dicen hermano
contentos de tu valor y orgullo montevideano.

Para el resto no hay mejor latinoamericano,
la poesía reclama el fuero de tu Inventario,
con Poemas de Otros te descubrí solidario
y me regocijé con gozo en tu verso, tan humano.

Son Cotidianas y altivas, La muerte y otras sorpresas
que nos cercenan insolentes el espíritu libertario,
el imperio del cielo y los ángeles son puras promesas…

Que ondean sin descaro como banderas, otros santuarios.
La revolución luminosa que invocaste sin pausas,
es prueba de tu fe, de tu afán y tu lucha…querido Mario.

5.00 Promedio (200% Puntuación) - 2 Votos
Escrito en las piedras

Escrito en las piedras

5.00 Promedio (200% Puntuación) - 2 Votos

“Si bi biseccionas una piedra, tendrás miles de arenas”.

Liquida la tienda si te roban abril
que mayo febril se pinta de quiebras.
Quien quiera zafarse de la vida fútil
se venga a mi playa que llora quimeras,
que no traiga distancia, ni se vista de gris
que el verso se colma de vida y colmenas.
¡Bien haya, la hora! y el cielo con rojo sutil
porque el verso que traigo no tiene banderas.
Si alguien se atreve a liarse con este infeliz
que alce la mano cerrada, por seña insurrecta.
Descalabro del estatus con labia en verbena,
por este verso que labro y escribo en las piedras.
Bendito el verso que escancio, y no aceda patenas,
avieso el verso que ladro, y muerde a la luna llena,
le rasga la falda, la huele, irreverente le invita la cena
Ossobuco al pecatto, con lazos, y el amor en faena
sin recato, los besos y caricias mitigan las penas.
Un verso sin malicia que no llora, ni amarga el canto.
Solidario irrenunciable, es el verso que abrazo;
insolente y mamarracho que tiene en el pecho,
dos corazones cuajados de arenas.

5.00 Promedio (200% Puntuación) - 2 Votos
A %d blogueros les gusta esto: