0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Las doce campanadas iniciaron la solemne cadencia. Porfirio Buendía descubrió que podía hacerlo. Allí, frente al televisor, en la campanada undécima miró con fijeza hacia la pantalla. En la zona frontal de su cerebro escuchó por primera vez esa “i” penetrante. La última campanada desapareció para siempre. Como si una orden cósmica hubiera bautizado a España, todos creyeron que no habían oído bien y engulleron la última uva antes de felicitarse unos a otros. Su cuñado levantó la copa. Porfirio lo miró y volvió a pensar en la “i”. Aquel imbécil quedó con mirada ida y la copa suspendida en el aire.

El 16 de enero, a las 10.00 p.m., Porfirio Buendía se sentó frente al televisor para ver el cara a cara electoral. Fijó sus ojos en la pantalla y se concentró en la “i” paralizante. Nadie olvidó jamás aquello que sucedió después.

Desde que PINGUIN RANDON GRUPO EDITORIAL me propuso publicar mi novela en uno de sus sellos editoriales, todo está siendo increíble. El inicio fue el informe de lectura del primer capítulo que recogía afirmaciones como las siguientes: “Una premisa muy atractiva, bien narrada y documentada, con un personaje complejo que deberá lidiar con una situación igualmente complicada. Es un muy buen primer capítulo, intenso, que dosifica bien la información y que establece las tramas que se desarrollarán a continuación… El autor logra explicar mucho sin necesidad de extenderse: descripciones bien medidas, que ubican al lector sin detener la acción; diálogos creíbles y pertinentes, usados como vehículo para avanzar en la historia; una estructura en dos tiempos que ahorra un capítulo dedicado sólo a los motivos que llevaron a Irune hasta Managua. Los recursos literarios se ponen al servicio de la trama y se usan con inteligencia para hacerla avanzar, cerrando el capítulo con un final que promete que valdrá la pena seguir leyendo… La narración es fluida, los personajes están bien dibujados y se abren varias tramas, todas ellas atractivas para el lector… Un muy buen primer capítulo: el lector se convence de que el autor sabe bien de qué habla al describir lugares y explicar el contexto socio político. Incita a seguir leyendo.” A continuación solicitaron el manuscrito completo, y a los pocos días recibí el contrato de publicación. Lo cierto es que han apostado por un relato sobre el “realismo divino” que, aunque realiza guiños al “realismo mágico”, se decanta por la realidad de Dios en medio de la vida de los hombres: algunos le ven, la mayoría le ignora, pero Él está ahí. Un relato trepidante sobre la culpabilidad y la redención, en la que la fe y la voluntad jugarán un papel decisivo en los momentos más cruciales de la vida de las dos heroínas.
0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.