Clica para calificar esta entrada!
[Total: 1 Promedio: 5]

El viento le agitaba el cabello, la luna resplandecía en cada hebra, en cada una de sus lágrimas. Era su último suspiro de dolor antes de lanzarse hacia mi encuentro. Recordé cuando yo lo hice, apenas unas semanas atrás; entonces no había luna, pero mientras caía, logré ver el reflejo de millones de estrellas.