Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Lluvia seca, lluvia seca
que marchitó mis violetas…
flor de espina, flor de espina
son mis rosales sin rosas…
no te confundas viajero
si de lejos te parecen rojas rosas abiertas:
es mi sangre coagulada
que se enredó entre sus espinas.

Jazmines de ocaso y azucenas de aurora
se deshojan sobre una tumba amarillenta…
una margarita de sombra
y un girasol que se convirtió en cenizas,
dos crisantemos tronchados
y cuatro claveles azules
languidecen a la sombra
de una encina muerta.

[inbound_forms id=”2084″ name=”Apúntate al taller de novela y relatos online”]