Clica para calificar esta entrada!
[Total: 3 Promedio: 5]

No lo dudo, ni quiero que lo dudes
ni que esperes de mí lo que no existe
en mi mundo irreal me sucediste
y en el que es verdadero, tú me eludes.

No sólo me descubres, me sacudes
en las trampas de amor que me tendiste;
ya no sé si sabré si me quisiste,
y no sé si pedirte que me ayudes.

Me intuyo en tu palabra y tu mirada
porque juegas conmigo sabiamente
mientras todos sospechan que me ignoras.

Por mi parte, no disimulo nada,
¿para qué si sé bien lo que se siente
creyendo que es verdad que tú me adoras?

Olga Becerra