5.00 Promedio (99% Puntuación) - 1 voto

Nos rompemos. O ya estamos rotos, no sé. Quizá nos rompimos hace años, cuando nos engañaron. Sí, tal vez sea eso. Cuando nos mintieron diciendo que todo iba muy bien, que les podían callar con industrias y poder. De hecho, les callaron, les dieron poder. Y, ahora que nos dejan en bragas, que desprotegen al sur y al oeste, piden la voz que callaron cuando les daban todo.

Nos rompemos de una manera insoportable. El crujido me deja sorda de por vida y ya no te atreves ni a mirar. No nos ves y eso me muerde el corazón. Ni si quiera te has atrevido a volverte cuando gritabas que no querías volver a verme, a vernos. Me has dejado seca. Las palabras están de luto y los poetas se cuelgan de las banderas a media asta impidiendo que la magia vuelva a existir. Nos hemos roto mientras nos hundíamos sin darnos cuenta.
Te lo di todo. Nos lo dimos todo. Y ahora te vas.

Me dejarás de nuevo.

No olvides que te quiero, que te queremos y que la bandera es lo de menos.

Hace poco descubrí la escritura de la manera más casual posible. Me divierto e, incluso, a veces, lloro. Escribo de todo y hace poco se cumplió uno de mis sueños cuando vi muchos de mi poemas en un libro publicado. "Solo iba a Marte y vaya si te amé" es un poco más de mí. El pedacito que faltaba para comprenderme o, quizás, para comprender mejor el mundo.

Últimos post porSara Lebrel (Ver todos)

Open modal

Deja un comentario