Entrevistamos a Rubén Ahumada

Entrevistamos a Rubén Ahumada

5.00 Promedio (96% Puntuación) - 2 Votos

 

El universo literario de Rubén es homérico. Se sentiría cómodo narrando en hexámetros dactílicos, en el límite justo entre prosa y poesía. Es increíble descubrir, en medio de ese bosque de árboles altos y elegantes que son sus palabras, temas intimistas, elevados a epopeyas de manera muy original. Su carga cultural es amplia, pero nunca expuesta, sino subyacente. No sólo proveniente de los libros sino de una rica y multiforme experiencia vital, que algún día debería ser tema de alguna memoria. Se dice de la gente del norte de México que es gente de pocas palabras. No es el caso de Rubén, enamorado de las palabras, sus sonidos, sus ritmos internos y sus destellos de sentido.

Introducción de la entrevista por Mario Pinto. 
Entrevista: equipo Desafíos Literarios.

Casado y Padre de 3 hijos. Ingeniero Civil, con 2 postgrados en Arquitectura y otro en Administración Pública,  Consultor y creador de diversos programas elevados a política pública exitosa con reconocimientos nacionales,
Proyectista, constructor y servidor público para diversas Administraciones Estatales y Municipales. Responsable de más de 3000 obras ingenieriles en Infraestructura y equipamiento urbano en diferentes Estados de la República Mexicana,  principalmente en el Estado de Michoacán, donde actualmente resido, Ex Maestro Universitario, Conferencista, Director, Líder de Proyectos, Secretario de Obras, Concejal, Asesor gubernamental, Consultor Internacional de Gobierno. Escritor de 7 libros de poesía y una novela inédita, colaborador de gacetas culturales y periódicos locales.

1.-Defínete si te atreves.

Perseverante, terco, estudioso, leal, feliz…

2.-Estás en un momento muy especial como escritor. ¿Me equivoco?

Nunca dejo que lo que escribo afecte mi vida personal, por el contrario despierta expectativas que me acicatean, y se vuelve una catarsis cuando ando bajo de ánimos.

3.-¿Te documentas en la lectura, en viajes, escuchando historias de la vida real o simplemente recoges los datos que te dicta tu fértil imaginación?

Me documento en la lectura, es la fuente de inspiración más fuerte, siempre estoy pillando palabras o frases interesantes y mi insolencia les crea contexto. Los viajes resultan altamente productivos, siempre busco alguna experiencia extraordinaria.

4.-¿Piensas que escribir requiere un mínimo de locura?

Creo que escribir requiere arrojo, mucha información, hábito y tu bien definida dosis de locura. (En mi caso no fui escritor porque la racionalidad me acosa siempre).

5.-¿Te preocupa lo que pensarán tus seres queridos de las historias que puedes alumbrar en tus momentos de locura creativa?

Me preocupó no empatar con un público que al final dependes de él, y ser pobre, ese fue mi mayor temor, me refiero a la pobreza de la verdadera escasez de bienes elementales, porque esa pobreza resulta ser lo más caro en la vida. Y vivo luchando por acercar satisfactores tangibles a través proyectos de alto impacto.

6.-¿Crees que crear literatura es el resultado de algún problema afectivo o de un desbarajuste genético?

Creo que es una necesidad imperiosa de mostrar que se ven las cosas de distinta manera.

7.-¿Te obsesionan tus propias historias?

Siempre tengo musas que son un verdadero secreto y la ilusión de que nunca termine la inspiración que provocan.

8.-¿Qué es exactamente lo que te hizo querer comunicarte escribiendo?

La necesidad de encontrar un vehículo de comunicación que no podía ser oral, por sus alcances y la necesidad de levantar la mano más allá del horizonte de los puños cerrados, y no ser invisible.

9.-¿Eres metódico o te dejas llevar a la hora de escribir?

Soy “cuadrado” por mi formación, pero estoy aprendiendo a romper mis esquemas, con todos lo que siempre me han enganchado con su creatividad y claridad, entre los que cuentan ustedes por supuesto, todo el equipo de DESAFIOS LITERARIOS.

10.-¿Tienes algún tabú o algo sobre lo que jamás escribirías?

Creo que estoy más allá del bien y del mal, cualquier cosa es buena para escribir, pero algunas cosas no se me dan. Por ejemplo, había decidido no participar en el DESAFÍO ESPELUZNANTE, y mi relato fue una experiencia inesperada, que me impactó y me hizo contar la historia en “Me duele la palabra”, que ya conoces.

11.-¿Cómo conociste desafíosliterarios.com y qué es lo que te hizo querer formar parte?

Conocí la página por recomendación de una amiga escritora de Guadalajara, España, a la que admiro y sigo en sus blogs, y yo que soy aprendiz en estas lides, quise probar y pertenecer a un grupo, que me ha cautivado por lo versátil, dinámico y valioso.

12.-¿Qué es lo que menos te gusta del mundo del escritor?

Lo que menos me gusta del mundo del escritor, es la falta de valor que se le da a la palabra escrita, y hoy a la palabra impresa, los libros tendrán que tener socios con con más arrojo y nuevas estrategias.

13.-Dime un libro, un personaje y un autor que formen parte importante de tu vida.

Hay muchos escritores, pero dos son mi biblia, Miguel Hernández y Mario Benedetti, fueron mis primeros maestros y me defino Hernandiano y Benedettiano químicamente (im)puro. Creo que eso también contesta la pregunta número uno.

14.-De pequeño soñabas con ser…

Es la pregunta que más define mis sueños, quería ser escritor y maratonista, ya no corro, (que corran los cobardes… jajajaja), ya alcancé a todos mis fantasmas y yo les marco el paso, muy agitado por cierto, ahora soy aprendiz de escritor, después de ser todo lo que he querido, y rebasar la media en los estándares, no tengo los temores antes mencionados.

15.-Dime un lugar del mundo donde te gustaría escaparte y encerrarte a escribir.

Hay muchos lugares, soy un vago en el buen sentido, amo viajar, adoro España, México alimenta mis razones, Argentina me seduce, Canadá me conquista, EUA me duele, París me arroba, Uruguay me late, Inglaterra me Abofeteó con el clima, siempre quiero huir del invierno.

16.-¿Tienes algún truco para burlar el mal de la página en blanco?

Si; leer y cazar la primer frase motivante o palabra que no exista en mi léxico, ahí empieza la aventura. Soy plagiario de palabras y emociones que acicatean mi pluma.

17.-¿Cuál es el trabajo del que te sientes más orgulloso?

Una Carta-poema que le escribí a mi hijo mayor, cuando rondaba los 8 años, hoy es un Arquitecto, músico, pintor, etc. y sigo igual o más orgulloso de él. Tengo dos hijas más que son mis ojos. Y También me han inspirado alguna letra.

18.-¿Qué novela famosa te hubiese gustado escribir?

“El Cumpleaños de Juan Ángel”, de Mario Benedetti, reúne muchos requisitos literarios y rebasa mis expectativas de aprendiz por su osadía y creatividad, además fue el guion que siguió El Subcomandante Marcos, en su sublevación en Chiapas, en el año 2000. La novela fue de inspiración profética, y lo que motivó tal vez fue la última revolución que me toque ver. En contra de un sistema.

19.-¿Tienes algún objeto fetiche o talismán en tu mesa de escribir? Hazle una foto.

No tengo ningún fetiche, excepto un diablo invisible en un hombro y una musa en el otro asomándose a hurtadillas para ver lo que escribo.

20.-¿Crees que todo escritor es un enfermo de vanidad, o de soledad?

No sé de los demás, pero en mi caso soy un solitario rodeado de mucha gente, y recuerdo que siempre me gustó más la soledad que las malas compañías. Soy un Lobo Estepario. Insomne confeso.

21.-¿Qué prefieres? ¿Ser un escritor que tenga un importante éxito póstumo o ganar hoy el dinero con libros bestseller tipo Kleen-ex?

Me bastaría escribir un libro que pudiera ser reconocido en cualquier otro país, que previamente haya escogido para vivir o mal morir.

22.-¿Te pertenecen todas las frases que has escrito o sientes que has copiado un poco alguna vez?

He copiado mucho, hay tanta riqueza y belleza en otras voces. Crecí aprendiendo con humildad de todos, cada día. Y cada vez aprendo a ser más auténtico.

23.-¿Te gusta el momento literario actual? ¿Por qué?

No sé si prefiero la vertiginosidad del momento literario actual, porque hay más opciones, o lo sosegado de épocas anteriores, por la cantidad más digerible y la belleza y calidad como referente inigualable.

24.- ¿Cuál eslarelación entre sexo y creatividad?

Creo que la relación entre sexo y creatividad es especial, ¡porque la inspiración se dispara a mil! Y dices más locuras.

25.- ¿Es importante la soledad?

Me creerás que siempre que escribo estoy en total soledad y revivo momentos incomparables para extraerles la esencia.

26.-¿Cómo lleva la gente de tu entorno, la que te conoce bien, tu faceta de escritor?

La gente de mi entorno ve mi faceta (de aprendiz) de escritor con admiración y les caen bien mis atrevimientos.

27.-¿Qué tratas de esconder de ti mientras escribes?

Siempre quisiera esconder mi dificultad para soportar la indolencia, el desdén, el olvido, pero mis escritos están permeados mucho por ello, y hago mucha referencia inconsciente a mi estado emocional.

5.00 Promedio (96% Puntuación) - 2 Votos
Ana Centellas, entrevistada por “Desafíos”

Ana Centellas, entrevistada por “Desafíos”

5.00 Promedio (94% Puntuación) - 1 voto

Ana Centellas es una mujer muy especial, me parece de esas personas confiables que desprenden formalidad. Una de esas personas que al tratarla sientes que no te defraudará. Una mujer comprometida con la vida y con las cosas que realmente importan. Natural y auténtica. Luchadora y guerrera. Defensora de las injusticias que atacan al mundo. Una mujer con todas sus letras.

La conocimos por medio de las redes sociales y rápidamente se identificó con nosotros y nosotros con ella. Su primera novela ya está en circulación y en estos momentos se encuentra inmersa en un nuevo proyecto literario. Es tremendamente sencilla y no deja nunca de repetir que está aprendiendo a redactar y a vivir. Pero yo creo haber desarrollado un cierto olfato y sé que se toma muy en serio esto de escribir. Quizás incluso más de lo que ella piensa.

Su estilo es como las tres C de las que hablaba un profesor que tuve yo de pequeñito. Ya sabéis: claro, conciso y concreto, sin demasiadas florituras, aunque se percibe que, como aprendiz que se empeña en considerarse, hay un cierto ejercicio de explorar nuevas posibilidades y términos. Me pregunto si hay un ligero ribete contracultural en ella. En lo que escribe, en su mirada. Parece algo tímida, pero lo sabe controlar y la impresión final que trasmite es la de una mujer con aplomo. La vi personalmente en la presentación de nuestro libro 2, EL AÑO EN QUE ESCRIBIMOS PELIGROSAMENTE, del que es coautora. Su presencia es especial, aunque algo fugaz.

Es financiera de profesión y formación, pero las letras son lo que le atrae, lo cual es un recorrido del ámbito de lo rentable al de los sueños, que me resulta familiar. Ana Centellas nos conquista en cada uno de sus escritos, porque en todos ellos hay una VERDAD  que traspasa. Te deseamos éxito con tu nuevo proyecto, querida Ana, pero cuéntanos más cosas de ti, lo esperamos con interés.

Defínete si te atreves.

¡Pues claro que me atrevo! Pocas cosas hay ya con las que no me atreva. Y eso que parece fácil, pero la tarea de definirse conlleva un trabajo de introspección muy complicado. En rasgos generales, me defino como una mujer sencilla, humilde, respetuosa, cariñosa, trabajadora, leal, digna de confianza. Podría continuar, pero eso ya serían cosas negativas.

Cuando vives una situación que plasmas en tus letras ¿Te dejas llevar por ella fuera de la mesa de trabajo, afectando tu vida personal? 

Jamás. Más bien es al contrario, mi vida personal es la que se ve reflejada en numerosas ocasiones en mis letras, de una manera o de otra, se cuela aunque intente evitarlo.

¿Te documentas en la lectura, en viajes, escuchando historias de la vida real o simplemente recoges los datos que te dicta tu fértil imaginación?

Depende. Lo normal es que no lo haga y todos los detalles que plasmo en mi escritura salgan de mi imaginación. Pero si pretendo escribir, por ejemplo, un relato histórico, entonces sí se hace necesario un trabajo de documentación previo para situarte en el contexto histórico, el lenguaje utilizado…

¿Piensas que escribir requiere un mínimo de locura? 

Creo que vivir, en general, requiere un mínimo de locura. Si no, perdidos estamos.

¿Te preocupa lo que pensarán tus seres queridos de las historias rocambolescas que puedes parir en tus momentos de locura creativa? 

Para nada. No tengo ningún problema en compartir mis escritos con mi familia, sean del tipo que sean. Además, ya saben que una está un poco loca, así que no lo tienen en cuenta.

¿Crees que crear literatura es el resultado de algún problema afectivo o de un desbarajuste genético? 

Si fuese el resultado de un desbarajuste genético, todos escribiríamos. Y si fuese de un problema afectivo, ni te cuento.

¿Qué es exactamente lo que te hizo querer comunicarte escribiendo?

Yo me inicié en la escritura tarde, como una especie de terapia auto impuesta para superar un momento de bajón anímico. Y como de niña siempre dije que quería ser escritora, me dije que aún no era tarde para intentarlo. Así que aquí seguimos. Aprendiendo cada día.

¿Eres metódico o te dejas llevar a la hora de escribir?

Me dejo llevar, siempre. Me gusta partir mis escritos de una imagen, por ejemplo, y a partir de ahí dejar que la trama se desarrolle sola. En el caso de escribir una novela, sí reconozco que hace falta un mínimo de estructuración, pero al final debe fluir.

¿Tienes algún tabú o algo sobre lo que jamás escribirías?

A día de hoy, creo que ninguno. He escrito romántica, erótica, terror, policíaca, histórica, sobre guerras, inmigración, pobreza, amor, mucho amor, desamor, infidelidades… Quizá donde no me metería es en temas políticos, y también podría hacer excepciones.

¿Cuál es la razón que te llevó a mostrar tus escritos? Dime un libro, un personaje y un autor que formen parte importante de tu vida.

Después del primer impulso que me llevó a lanzarme de forma directa a escribir una novela, comencé a escribir relatos, una forma de ir aprendiendo y depurando fallos. Pensé que no me gustaría hacer una colección de relatos guardados en un cajón y se me ocurrió crear un blog donde ir subiéndolos. Lo que no llegué jamás a imaginar fue que encontraría en el mundo de la blogosfera una familia tan acogedora y buena gente como la que he encontrado.

Un libro, un personaje y un autor van de la mano. “El Principito”, de Saint-Exupéry, es mi libro de cabecera.

De pequeño soñabas con ser…

¡Escritora! Recuerdo que todas las niñas contestaban a la típica pregunta con: yo quiero ser bailarina, yo enfermera… Yo siempre decía que quería ser escritora. ¡Desde pequeñita me diferencié del resto! Aún no sé qué tipo de locura transitoria me abdujo cuando estudié economía…

Dime un lugar del mundo donde te gustaría escaparte y encerrarte a escribir.

Te lo podrás creer o no, pero siempre digo que me voy a ir a hacer un retiro espiritual al Tíbet. Seguro que salen brillantes historias de allí.

¿Tienes algún truco para burlar el mal de la página en blanco?

Siempre he pensado que el mejor remedio cuando hay algo que no sale, sea lo que sea, es la evasión. Desconectar, dedicar un ratito a hacer otras cosas. A la vuelta, con la mente despejada es más probable que tengas éxito con lo que te propones.

¿Qué novela famosa te hubiese gustado escribir tú y no su autor?

No voy a escalar poco. Si tuviese que elegir una novela famosa que me hubiese gustado escribir a mí, sería sin duda “Cien años de soledad”, de García Márquez.

¿Sigues algún ritual antes de ponerte a escribir?

Teniendo en cuenta que tan pronto me siento a escribir sobre un cuaderno, como directamente en el ordenador, o incluso en el móvil si estoy fuera de casa y me llega a la mente algo que me gusta, te puedo asegurar que no, nada de rituales.

¿Qué personaje de novela te gustaría haber conocido en persona y llevártelo a cenar?

Sería muy evidente si te dijese que a Christian Grey, ¿no? Es broma. No me preguntes por qué, pero ante esta pregunta me ha venido a la mente el protagonista de “El jinete polaco”, de Antonio Muñoz Molina. Sí, algo me pide llevármelo a cenar por las profundidades de la Sierra de Mágina.

¿Qué prefieres? ¿Ser un escritor que tenga un importante éxito póstumo o ganar hoy el dinero con librosbestsellertipo Kleen-ex?

Evidentemente, ninguna de las dos opciones, pero si tuviese que elegir, sin duda preferiría tener éxito póstumo a dedicarme a escribir las historias que la gente quiere leer solo por el mero hecho de ganar dinero. Además, seguro que mis hijos lo agradecen.

¿Te pertenecen todas las frases que has escrito o sientes que has copiado un poco alguna vez?

Todo lo que he escrito es mío, jamás he hecho un plagio. Es cierto que hay ciertas escenas de mi novela que me han dicho que son exactas a los episodios de “Sexo en Nueva York”. A mi favor, tengo que aclarar que jamás he visto la serie. ¡En serio! ¿Puede que tenga futuro como guionista de series de televisión?

¿Qué tratas de esconder de ti mientras escribes?

Con sinceridad, creo que no escondo nada de mí misma en mis escritos. Al contrario, muchos de ellos pueden tacharse de ser demasiado autobiográficos. Peco de enseñar demasiado de mí misma. Pero así soy yo, no hay más.

Pon un enlace a un texto tuyo de desafiosliterarios.com y otro enlace a otro texto de desafiosliterarios.com de alguien que no seas tú. 

Si tengo que escoger un texto mío, elegiría uno de mis primeros textos en Desafíos, no por la calidad literaria, sino por el tema que trata. Sería “No lo recuerdo” https://desafiosliterarios.com/columnas/deriva/no-lo-recuerdo/

Elegir un texto de un compañero ya es una tarea mucho más complicada, porque todos tienen un nivel que deja el listón muy alto. No sé si podría elegir. Pero, tirándome a la piscina, puedo decir que me gustan mucho los textos de Avelina Chinchilla, por ejemplo. El último que tenía publicado a día de hoy, la primera parte de “Última estación”, me encantó y me dejó con ganas de más

https://desafiosliterarios.com/columnas/ya-nunca-seremos-los-mismos/ultima-estacion-primera-parte/

¿Tienes algún libro en el mercado?

Tengo auto publicado un libro en formato digital en Amazon, titulado “A Este Lado del Estrecho”, una historia de amor ambientada en la provincia de Cádiz. Después de un tiempo de reposo, me he lanzado a la publicación en formato papel, revisada y corregida, incorporando las nociones que poco a poco he ido aprendiendo, y que estará disponible en muy breve tiempo.

¿Algún proyecto más en mente?

Llevo más de un año madurando un proyecto que, por su contenido, me está costando abordar. Pero creo que ya lo tengo más o menos claro y, si el tiempo lo permite, podré ponerme con él en breve

¿Estás abierta a otros estilos literarios?

Por supuesto, me encantaría introducirme en el ensayo, en el mundo del cuento infantil, y sobre todo, en la poesía.

La poesía ha sido mi gran descubrimiento del año. Yo venía de una apatía poética generalizada, salvo grandes excepciones, y ahora me tiene completamente enamorada. ¿Teatro? Quizás.

 

 

5.00 Promedio (94% Puntuación) - 1 voto
Entrevista a Teresa Mateo Arenas

Entrevista a Teresa Mateo Arenas

5.00 Promedio (96% Puntuación) - 2 Votos

Teresa Mateo Arenas es una escritora entregada al noble arte de contar historias. Para ello lucha contra viento y marea (cuando hay tormenta) pero también con las musas (cuando la inspiración se resiste) o contra sí misma (cuando cree que no es tan buena como realmente es). Valiente e incansable, llegó hace meses a desafiosliterarios con las ganas de avanzar y mejorar en los talleres de Enrique Brossa y con el ansia de compartir su voz literaria con amantes de las letras como ella. Hay muchos calificativos que la definen: nobleza, bondad y generosidad pero ninguno de ellos sale nunca de su boca porque es humilde en grado extremo y aún así tiene la valentía de escribir cada día religiosamente por lo que cuenta ya con varias obras en su haber… y las que están por venir. En esta entrevista, que amablemente nos concede, podemos conocerla un poquito más y un poquito mejor. Mil gracias, Teresa.

Obras

  • Otoño en la piel, primavera en la sangre

  • En tu ausencia

  • Destino: Granada

  • Clandestinos

Entrevista

D: Defínete si te atreves.

Pues no sé si atreverme, pero lo intentaré, soy una mujer de lo más normal, trabajadora a tiempo completo, ama de casa y a la que en sus ratos libres le gusta leer e intenta aprender a escribir, algo a lo que cada día procura dedicarle el mayor tiempo posible.

 

D: Cuando vives una situación que plasmas en tus letras ¿Te dejas llevar por ella fuera de la mesa de trabajo, afectando tu vida personal?

Cuando estoy escribiendo a veces me olvido que es ficción, lo vivo casi como si de una realidad paralela se tratase, me sumerjo en la historia y en alguna ocasión he llamado a la persona que tenía al lado con el nombre de alguno de mis personajes, intento que no pase, pero se meten en mi cabeza y se adueñan de mí.

 

D: ¿Es cierto que hay que estar cachondo para escribir relatos eróticos o eso viene conforme los escribes?

Para nada, es cuestión de imaginación, pero eso no quiere decir que tengas que estar cachondo para ello, a lo mejor al escribirlo te puedes sentir algo acalorada, pero vaya, tampoco es que mis escenas eróticas sean demasiado explicitas como para ello.

 

D: ¿Te documentas en la lectura, en viajes, escuchando historias de la vida real o simplemente recoges los datos que te dicta tu fértil imaginación?

La documentación es importante, pero para empezar una historia una simple noticia puede encender la imaginación, en Destino: Granada me pasó, leí que una señora venía de vacaciones a Granada y acabó en Las Antillas, esa noticia se quedó en mi cabeza dando vueltas hasta que decidí utilizarla, después, claro está hay que documentarse, aunque sea una novela romántica lo que se escribe debe atenerse lo más posible a la realidad añadiéndole, eso sí, el toque personal.

 

D: ¿Piensas que escribir requiere un mínimo de locura?

Un mínimo y un máximo, pero bendita locura que me transporta a otros mundos sin moverme del sillón de mi ordenador, y aunque parezca una contradicción esa locura me mantiene cuerda, mientras escribo me evado de problemas y eso ayuda a sobrellevar las cargas que nos impone la vida.

 

D: ¿Te preocupa lo que pensarán tus seres queridos de las historias rocambolescas que puedes parir en tus momentos de locura creativa?

Bueno, me preocupa hasta cierto punto, mis historias son bastante cotidianas, así que cuando me leen lo único que hacen es apuntar si eso puede ser creíble o no, el resto lo achacan a mi locura transitoria.

 

D: ¿Crees que crear literatura es el resultado de algún problema afectivo o de un desbarajuste genético?

Algo de eso debe haber, si no, no me hubiese atrevido a mostrar al         público lo que sale de mi cabeza que ya es un desbarajuste en sí, también   puede ser un problema de inconsciencia.

 

D: No me mientas, sé que te enamoras perdidamente de algún que otro personaje y le haces sufrir porque no te hace caso y sigue la trama en que lo has metido.

No te miento, tienes toda la razón, me enfado mucho con mis personajes cuando no van por donde yo quiero, en cuanto le doy un poco de forma a los personajes cobran vida y se me sublevan, tiran del argumento a su antojo y al final acabo amoldándome yo a sus caprichos, y si alguna vez los he querido dominar, me ha tocado borrar puesto que la historia terminaba sin vida.

 

D: ¿Qué es exactamente lo que te hizo querer comunicarte escribiendo?

En realidad fue un cúmulo de circunstancias, la que era novia de mi hijo estudiaba cine y necesitaba un guión, me dijo que le escribiese algo, a mí que en las redacciones de colegio siempre sacaba cero, me convenció y cuando tenía unos ochenta folios escritos me dijo que no tenían presupuesto para el corto, entonces pensé qué hacer con todo aquel material y lo di a leer a algunas clientas con la condición que fuesen sinceras, no sé el grado de sinceridad pero todas querían saber el final de la historia, así que de ahí salió Otoño en la piel, primavera en la sangre, y se instaló el gusanillo dentro de mí, no he podido dejar de escribir desde entonces.

 

D: ¿Eres metódico o te dejas llevar a la hora de escribir?

Me avergüenza decir que no soy nada metódica, me dejo llevar por las circunstancias, por la historia, por el estado de ánimo, cualquier cosa me inspira de igual manera que me deja en blanco, intento alcanzar las metas diarias, pero no siempre  lo consigo.

 

D: ¿Tienes algún tabú o algo sobre lo que jamás escribirías?

Tener en sí no tengo ningún tabú, no escribiría ciencia ficción porque no me gusta demasiado. Me gusta escribir historias con personajes del día a día, personajes que se superan y son capaces de dar un vuelco a sus vidas cuando estas se vuelven en contra, mis heroínas van a la compra y trabajan como cualquiera de nosotras, aunque a veces las haga pasar por alguna que otra vicisitud para llegar a buen puerto.

 

D: ¿Cómo conociste desafíosliterarios.com y qué es lo que te hizo querer formar parte?

Pues curiosamente había un concurso, un desafío y envié mi texto, quedé entre los primeros y el “Boss” se puso en contacto conmigo para premiarme con un mes de taller, bendita la hora, he conocido gente maravillosa en ese taller, reconozco que es de lo mejor que me ha pasado en este mundillo, ahora incluso colaboro con la sección de noticias.

 

D: ¿Qué es lo qué menos te gusta del mundo del escritor?

Pues quizá tener que contestar preguntas sobre mí misma, me cuesta mucho hablar de mí y venderme ya ni te cuento. Tampoco me gustan algunas cosas que veo entre escritores que se dan puñaladas por la espalda, eso pensé que se quedaba para el mundo de la farándula, siempre creí que este era un mundo en que todos se ayudaban entre sí, pero veo que no, y los indies quizá seamos los peores, eso me deprime bastante.

 

D: ¿Cuál es la razón que te llevó a mostrar tus escritos? Dime un libro, un personaje y un autor que formen parte importante de tu vida.

La razón; la inconsciencia, mis clientas leyeron mi primera novela y entre unas y otras incluso me buscaron la forma de autopublicar, yo solo me dejé llevar. Un libro que forme parte de mi vida: lloré mucho con La madre de Gorki; disfruté con Matilde Asensi y su Último Catón; Viajé en el tiempo con Forastera de Diana Gabaldon; sufrí con Pepita Jiménez  de Juan Valera la indecisión de un amor incorrecto… son tantos y tantas experiencias que no sabría con cual quedarme, todos los libros que leo me dejan algún tipo de huella.

 

D: De pequeñA soñabas con ser…

A ratos quería ser la heroína de mis cuentos, otras veces azafata para surcar los cielos y encontrar en el avión personajes que salían en ellos, como buena soñadora que era, y sigo siendo, pasaba el día inventando vidas y siendo la protagonista de todas ellas.

 

D: Dime un lugar del mundo donde te gustaría escaparte y encerrarte a escribir.

Con una habitación con buena música de fondo me conformo, el lugar ya lo pone mi cabeza, me gustaría viajar y recorrer todo el mundo pero para tener mejores referencias para mis novelas, el lugar donde las escriba me es indiferente siempre que sea tranquilo.

 

D: ¿Tienes algún truco para burlar el mal de la página en blanco?

Pues lo único que hago cuando no hay manera es escribir algo totalmente distinto, un relato que no tenga nada que ver o incluso algún poemita, bastante malo por cierto, pero me oxigena el cerebro para volver a la página y encontrar de nuevo el camino a seguir.

 

D:¿Cuál es el trabajo del que te sientes más orgulloso?

¿A quién quieres más a papá o a mamá? Esa es la pregunta del millón, quizá de mi primera novela, Otoño en la piel, primavera en la sangre, aunque sé que tiene muchos errores, la historia es muy bonita y hay mucha realidad en ella, y la que me hizo creer un poco más en mí, me di cuenta que era capaz de hilar una historia con principio y final, con argumento y que se podía leer, me hizo crecer y eso me gustó.

 

D:¿Qué novela famosa te hubiese gustado escribir tú y no su autor?

Pues por poner alguna, quizá Romeo y Julieta, pero no es algo que haya pensado nunca, no me veo escribiendo otra cosa que la que escribo, soy consciente de mis limitaciones.

 

D:¿Tienes algún objeto fetiche o talismán en tu mesa de escribir? hazle una foto.

No tengo ningún fetiche ni talismán, soy más normal que todo eso, escribo en mi lugar de trabajo.

 

D: ¿Sigues algún ritual antes de ponerte a escribir?

Tan solo música, necesito la música de fondo para concentrarme, el resto me es indiferente.

 

D: ¿Qué personaje de novela te gustaría haber conocido en persona y llevártelo a cenar?

Más que de novela de la vida real, me hubiera gustado conocer a Isabel la Católica, me parece un personaje de lo más interesante, sobre todo por los tiempos que le tocó vivir, ningún personaje de novela la puede superar.

 

D: ¿Crees que todo escritor es un enfermo de vanidad, o de soledad?

No sabría que decir, supongo que de todo habrá, en mi caso diría que peco más de soledad que de vanidad, mi ego ha crecido poco, al igual que yo, tenemos una estatura muy moderada.

 

D: ¿Qué prefieres? ¿Ser un escritor que tenga un importante éxito póstumo o ganar hoy el dinero con libros bestseller tipo Kleen-ex?

Pues me gustaría tener éxito ahora, ganar dinero para poder disfrutarlo pero con buenos libros, cuando no esté la fama y el dinero sirven de poco.

 

D: ¿Te pertenecen todas las frases que has escrito o sientes que has copiado un poco alguna vez?

El alfabeto consta de 27 letras, así que todas las palabras están reescritas millones de veces, supongo que en algún momento escuchas o lees algo que te gusta y se queda grabado en la memoria, puede que alguna frase se parezca a algo, pero es algo inconsciente, quiero pensar que todo lo que escribo sale de mi cabeza. Como dije, todas las palabras están escritas, se trata de que suenen lo mejor posible, nunca me han gustado las copias y me esfuerzo por no parecerme a nadie.

 

D: ¿Te gusta el momento literario actual? ¿Por qué?

Me gusta, aunque haya cosas que no me gusten estamos en un momento en que es fácil publicar, han salido a la luz escritores y novelas que de otro modo estarían durmiendo el sueño de los justos en algún cajón de la editorial de turno, perdiéndose sin más. Todo tiene sus pros y sus contras, así que prefiero que peque de más que no de menos, como decimos en Cataluña, cuantos más seremos más reiremos.

 

D: ¿Qué relación crees que hay entre sexo y creatividad?

Pues esta es una pregunta difícil de contestar, yo no creo que tenga relación, se es creativo o no se es, el sexo no define la creatividad, pero tampoco seguro que sale por ahí algún científico que dice que sí.

 

D: ¿Cómo lleva la gente de tu entorno, la que te conoce bien, tu faceta de escritor?

En realidad con mucha indiferencia, pasan bastante de mí, supongo que no quieren que se me suba a la cabeza.

 

D: ¿Qué tratas de esconder de ti mientras escribes?

Al contrario, creo que me expongo demasiado, hay mucho de mí en cada una de mis novelas, debo empezar a poner algo más de distancia, pero me resulta bastante difícil, escribo mejor o peor, pero con mucha pasión.

 

D: Pon un enlace a un texto tuyo de desafiosliterarios.com y otro enlace a otro texto de desafiosliterarios.com de alguien que no seas tú.

 

https://desafiosliterarios.com/sin-categoria/susana/

 

https://desafiosliterarios.com/columnas/gemmial/buenas-intenciones/

 

 

 

 

 

5.00 Promedio (96% Puntuación) - 2 Votos
Entrevista Blue Jeans, un fenómeno de la literatura juvenil

Entrevista Blue Jeans, un fenómeno de la literatura juvenil

5.00 Promedio (94% Puntuación) - 1 voto

 

Hablar de BLUE JEANS es hablar de éxito rotundo. Sus novelas colman  las estanterías de todas las librerías de este país, pero también las del extranjero, donde por cierto es muy querido, sobre todo en Latinoamérica.  Y es que a pesar de su juventud, Francisco de Paula Fernández, más conocido como ‘Blue Jeans’ es un escritor muy fértil con  nada más y nada menos que 12 libros en el mercado.

Uno de ellos ha sido incluso llevado al cine, “El Club de los Incomprendidos” haciendo las delicias del innumerable ejército de lectores que lo siguen con verdadera devoción. Hace pocos días, con motivo del día del libro, podíamos ver en las noticias las interminables colas formadas  por sus seguidores, que esperaban con ilusión una firma de su autor favorito.

Pero Blue Jeans no es alguien que se tome todo esto a la tremenda. Él sigue siendo un chico cercano y afable. Cuida con esmero a sus lectores y mantiene viva una fluida conexión con todos ellos, sobre todo a través de las redes sociales.  El éxito lo encaja con grandeza, y le sirve para seguir adelante, para saber que tiene un público fiel que espera su siguiente novela. Sigue conservando esa humildad y sencillez de alguien que no olvida el modo en que llegó hasta la cima, o qué tan difícil  le resultó.

Escritor de vocación y de pasión. Sus novelas no son solo románticas, al contrario de lo que muchos puedan pensar,  sus novelas encierran mucho más. En todas ellas se abordan temas importantes, de actualidad. Y es que Blue conoce a la perfección los problemas y los intereses del público juvenil. Por eso sus lectores se sienten tan identificados con todos sus protagonistas. Blue jeans retrata a la perfección en  cada una de sus historias el mundo de los jóvenes.

En su última novela, LA CHICA INVISIBLE, hay un cambio de registro, adentrándose así, en la novela negra juvenil. En ella se dibujan personajes de notable inteligencia e ingenio, dispuestos a desenredar  la misteriosa  madeja de secretos y mentiras que se oculta tras la aparición de un cadáver. Como ya es habitual a lo largo de su trayectoria, está siendo todo un éxito de ventas. Si no la has leído te recomiendo que salgas a comprarla. En ella encontrarás un magnífico thriller que engancha desde el comienzo.

Obras
Serie Canciones para Paula

Canciones para Paula, Editorial Everest, 2009

¿Sabes que te quiero?, Editorial Everest, 2009

Cállame con un beso, Editorial Everest, 2011

Serie El club de los incomprendidos

¡Buenos días, princesa!, Editorial Planeta

No sonrías que me enamoro, Editorial Planeta

¿Puedo soñar contigo?, Editorial Planeta

Tengo un secreto: El diario de Meri, Editorial Planeta

El club de los incomprendidos: Conociendo a Raúl, Editorial Planeta

Serie Algo tan sencillo

Algo tan sencillo como tuitear te quiero, Editorial Planeta, (2015)

Algo tan sencillo como darte un beso, Editorial Planeta, (2016)

Algo tan sencillo como estar contigo, Editorial Planeta, (04/04/2017)

Último trabajo:

La chica invisible,  Editorial Planeta, (05/04/2018)

Reconocimientos:

Premio Rosa 2012 a Mejor Novela JR de la revista RomanTica’s 2011

Premio Árbol de Vida 2013

Premio Cervantes Chico 2013 (ciudad de Alcalá de Henares)

Premio Rosa 2014 a Mejor Romance JR Nacional 2013 de la revista RomanTica’s

Premio Off The Record 2014 otorgado por la revista del mismo nombre a la Mejor Saga Juvenil

Premio Reconocimiento de la Feria del libro de Sevilla del 2015

Premio The Hall of Stars 2018 al Libro del año

 

Blue, defínete si te atreves.

R: Soy una persona normal y corriente que tiene la suerte de dedicarse a lo que le gusta.

 

Me puedes decir… ¿Qué hace un chico como tú, en un mundo como este?

R: Trabajar, trabajar y trabajar.

 

Hasta ahora, has escrito para un público juvenil. Cuanto más te alejas (en edad) de esa etapa, ¿sientes que te apetece escribir para un público distinto?

R: No. A mí me gusta escribir y tengo suerte de poder dedicarme a la literatura juvenil, aunque, en mi opinión, los libros no entienden de edades.

 

Cómo te organizas para comenzar una novela. Qué pasos sigues en el inicio. Tengo entendido que primero piensas en el titulo.

R: Pues depende del libro. En La chica invisible el procedimiento ha sido diferente que con los anteriores. Incluso me he comprado una pizarra para tener una visión más amplia de lo que estaba haciendo. Sí, siempre primero el título.

 

¿Cuantas horas escribes al día?

R: Entre seis y ocho horas de lunes a domingo, cuando no estoy de viaje.

 

¿Has sentido la ira, celos o envidias de otros escritores que llevan más años en este mundo? ¿Has sentido que te trataban con un intruso?

R: No, al contrario. Nunca he tenido problemas con nadie. Me llevo bien y tengo cierta amistad con algunos autores.

 

Si fueras un superhéroe ¿qué poder te gustaría tener?

R: ¿Ser invisible?

 

¿Ha sido dura la critica contigo en alguna ocasión? De ser así, ¿cómo encajas los comentarios negativos hacía tu obra? ¿Y los positivos?

R: He tenido críticas, como todo el que se expone al público. Pero solo son opiniones personales, como los halagos. Todo me lo tomo con mucha tranquilidad y con el máximo respeto. Si alguien se ha gastado su dinero y no le ha gustado el libro tiene todo el derecho a decírmelo. El lector es sagrado, aunque no estés de acuerdo con él.

 

Has cruzado al otro lado del río, ya conoces el éxito. Tu trabajo es publicado por grandes editoriales… y ahora ¿eres feliz? ¿Eres más feliz que antes? ¿Realmente merecía la pena el esfuerzo? ¿Volverías atrás?

R: La felicidad es a lo que todos aspiramos. Como autor, en mi vida literaria, no puedo ser más feliz. He logrado llegar hasta donde jamás habría imaginado. Once libros publicados, este año llegaremos a cuatrocientas firmas, una película de una de mis novelas… es un sueño. Desde que publiqué Canciones para Paula todo ha ido hacia arriba. El esfuerzo ha merecido la pena, pero hay que seguir trabajando mucho. Aprendiendo, mejorando. La vida continúa. Y no, no volvería atrás.

 

¿A qué has tenido que renunciar para ser escritor?

R: A nada. Soy un privilegiado y un gran afortunado por haber encontrado el camino en la vida y que mi pasión se haya convertido en mi trabajo.

 

¿Cuándo te sientes más creativo, en qué estado de ánimo?

R: Ahora estoy en una época bastante fluida, pero es porque le dedico muchas horas. Para mí es fundamental estar bien de mente para poder escribir.

 

Novela Romántica y Novela Negra, títulos que te han dejado más huella.

R: No soy de esas personas a las que le marca un libro, una película o una canción. Mi referente es Agatha Christie, pero quienes dejan huella son las personas que pasan por tu vida.

 

¿A qué atribuyes el secreto de tu éxito?

R: Si lo supiera no le daría tantas vueltas a cada libro.

 

¿Temes quedar encasillado en un género determinado?

R: No, me dan igual los encasillamientos.

 

¿Qué es lo más extraño que te han pedido tus fans?

R: Prefiero llamarlos lectores. Fan me suena raro cuando se habla de libros. Me piden cosas raras en cada firma jaja

 

¿Qué van a encontrar los lectores en LA CHICA INVISBLE que no hayan encontrado en tus anteriores novelas?

R: Un asesinato por resolver como trama principal de la novela.

 

¿A quién conoces tú que debería conocer yo? Preséntamelo, y dile que lo quiero entrevistar ;)

R: Ese es tu trabajo. Prueba con gente como Xuso Jones, Alex Maruny, Andrea Izquierdo o Paula Dalli, son muy majos.

 

¿Cuál crees qué es la red social más útil para que los escritores promocionen su trabajo?

R: A mí me va bien Twitter, aunque estoy en todas.

 

¿Si pudieras viajar en el tiempo y tener una cita con un personaje histórico, con cual sería?

R: Sé que no voy a viajar en el tiempo, soy muy realista, pero me hubiera gustado conocer a Agatha Christie.

 

Una virtud, un defecto, una debilidad de la CHICA INVISIBLE

R: Eso se lo dejo a los lectores.

 

Tu más grande locura por amor

R: Eso me lo reservo para esa persona y para mí. No soy de prensa rosa.

 

Dónde encuentras la inspiración para comenzar a trabajar.

R: La inspiración no existe. Es trabajo, esfuerzo, ilusión y dedicación. Cuántas más horas le eches, más “inspiración” tendrás.

 

¿Qué consejo te habría gustado recibir en el mundo de la escritura pero, nadie te dio aún?

R: Quizá cuando escribí la novela de misterio que no me publicaron, me hubiera gustado que alguien me hubiese dicho que los editores tienen mucho trabajo y que somos muchos los que escribimos y no se le puede publicar a todo el mundo. Que trabajase y me esforzara más con la próxima historia.

 

¿Cual es el trabajo del que te sientes más orgulloso?

R: Cada novela es una época de mi vida, de todas estoy orgulloso. No es fácil escribir.

 

Con qué escritor/a te gustaría quedarte atrapado en un ascensor.

R: Loureiro, Javier Sierra, Elisabet Benavent…

 

¿Qué novela famosa deberías haber escrito tú y no su autor?

R: ¡Bastante tengo yo con las mías!

 

¿Con quién te gustaría trabajar, escribir algo a medias?

R: La única persona con la que creo que podría escribir algo a medias sería con Ester, mi pareja.

 

¿Cual es hoy por hoy tu proyecto más ambicioso?

R: El mayor proyecto es ser feliz en la vida. En ello estoy.

 

 

 

5.00 Promedio (94% Puntuación) - 1 voto
Entrevista a Lorena Guadalupe Páez Aguirre

Entrevista a Lorena Guadalupe Páez Aguirre

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Quizás tú necesitas hablar mucho con una persona para conocerla bien. Quizás yo también, sería lo normal. Sin embargo, hay veces que no es una cuestión de cantidad.

Lorena se incorporó a Desafíos Literarios antes de que comenzasen los buenos tiempos. En los primeros meses, nos dimos cuenta de que escribía muy bien y de que ganaba casi todos los concursos. La cosa llegó a preocuparme. ¿Había creado yo una web solo para honrar a Lorena? Nunca ha participado del ruidito continuo de mensajes entre desafiantes, que nos saludamos, nos contamos lo que nos queremos varias veces al día, al tiempo que interpretamos una especie de parte meteorológico en el messenger de Facebook. Lorena nos lee en silencio. Está más centrada que algunos locos como yo.

Quizás le parece que los españoles somos excesivamente cariñosos por darnos tanto apoyo. Sería un error. La culpa no es de todos los españoles. Somos nosotros, los de “Desafíos”, que queremos desarrollar un auténtico espíritu de equipo, y cuando vemos gente tan valiosa en México, Argentina, y otros países, queremos que esa mentalidad se expanda al otro lado del Atlántico sin diferenciarnos por coordenadas.

Pero ese no es el tema. Yo hablo de ella, de Lorena. Que escribe muy bien. Es independiente, inteligente, culta, con personalidad, y con la cabeza organizada en lo que a ideas se refiere.Realmente sé que es muy cálida. Acepto su manera de ser y su independencia en cualquier caso, pero gustándome tanto su escritura, todavía más. Su relatos siempre nos muestran un final impactante. Tienen una raigambre local muy clara pero no se conforma con eso, ya que aporta un estilo propio muy vigoroso y un punto de vista moderno, y avanzado. Yo recomiendo sus relatos sin ningun tipo de reserva mental, porque, sencillamente, son muy buenos.

En fin, ¿qué le vamos a preguntar a Lorena? Léelo aquí y conócela un poco más.

Defínete si te atreves.

mmm…Soy una mujer como cualquier otra, con altas y bajas, logros y frustraciones, defectos y virtudes. Me afecta en gran medida el dolor y la injusticia. Con esta última tiendo a llegar incluso a la ira. Tengo muy pocos amigos y una gran familia que me da motivos para vivir.

Cuando vives una situación que plasmas en tus letras ¿Te dejas llevar por ella fuera de la mesa de trabajo, afectando tu vida personal?

Me parece que es lo contrario. Es la vida la que me lleva a escribir. Todo lo que escribo tiene que ver con algún momento, alguna experiencia, algo que he visto o escuchado. Es lo que he vivido y que de alguna manera me ha afectado, lo que plasmo en mis textos.

¿Te documentas en la lectura, en viajes, escuchando historias de la vida real o simplemente recoges los datos que te dicta tu fértil imaginación?

Estoy convencida de que cada lectura, cada viaje, cada experiencia de la vida real pueden despertar  en mi mente inquietudes viables para plasmar en un texto. No es que sea una autobiogría todo lo que escribo, sino que toda experiencia es susceptible de generar una historia. Desde luego esto no quiere decir que toda experiencia merezca ser contada, ahí es donde interviene la imaginación.

¿Te preocupa lo que pensarán tus seres queridos de las historias rocambolescas que puedes parir en tus momentos de locura creativa?

No. Por lo contrario, me gusta cuando alguien me externa su sorpresa o emoción. Mi nieta mayor, es una lectora crítica de mis textos: “Qué locura es ésta”, me dijo alguna vez.

¿Crees que crear literatura es el resultado de algún problema afectivo o de un desbarajuste genético?

Ni lo uno ni lo otro. Me parece que es una necesidad de comunicación que surge entre personas normales que hemos leído y vivido con intensidad. Es una semilla que crece y fructifica con las experiencias lectoras y de la vida diaria, abonada por aquellas situaciones que conmueven el ánimo de cualquiera.

¿Qué es exactamente lo que te hizo querer comunicarte escribiendo?

Las historias que se callan. Las emociones y sentimientos que se ocultan de una u otra manera entre  gente común.

¿Eres metódico o te dejas llevar a la hora de escribir?

Soy fatalmente asistemática. Puedo dejar de escribir durante días y de pronto sentarme por horas, sin sentir el paso del tiempo. Admiro a esos grandes escritores que hicieron de la escritura una forma de vida; una actividad perfectamente planeada. Yo no he sido capaz de lograrlo.

¿Tienes algún tabú o algo sobre lo que jamás escribirías?

Sí. Jamás escribiría historias reales que me han sido confiadas en momentos críticos y que serían dignas de ser contadas. No escribo sin autorización.

¿Cómo conociste desafíosliterarios.com y qué es lo que te hizo querer formar parte?

Mi hermana me habló del grupo. Las dos escribimos desde hace tiempo. Ella estaba involucrada en desafiosliterarios.com y me invito a sumarme. Me agradó la apertura y sensibilidad de la gente. El tino y desinterés con que se ha dirigido y el foro que representa para dar a conocer lo que escribo.

¿Qué es lo qué menos te gusta del mundo del escritor?

Intentar que te publiquen. Sé que existen muchos medios pero me parece tedioso y complicado.

 

¿Cuál es la razón que te llevó a mostrar tus escritos? Dime un libro, un personaje y un autor que formen parte importante de tu vida.

El interés por dar a conocer historias que me han conmovido de una u otra manera y de las que poco se habla.

Son muchas las obras que han influido en mi vida y en mi forma de escribir. Pero hay una en especial que me dejó honda huella: El cuarteto de Alejandría de Durell me abrió los ojos respecto a la diversidad de percepciones sobre una misma realidad. Clea en la misma obra me impactó por su pasión y entrega. Esta tetralogía me ayudó  a ser más tolerante.

De pequeño soñabas con ser…

Un ave. Sí. Soñaba con volar y poder ver el mundo desde lo alto. Luego mis sueños fueron más terrenales. Soñé con ser agricultora y poder obtener de la tierra la belleza de las flores; después soñé con ser maestra. Esto último lo viví casi toda mi vida profesional.

Dime un lugar del mundo donde te gustaría escaparte y encerrarte a escribir.

Un bosque con un gran lago en cualquier lugar del mundo o una playa solitaria de suave arena.

¿Tienes algún truco para burlar el mal de la página en blanco?

Suelo platicar con la gente. Le pido que me cuenten historias de sus vidas para derivar en un cuento.

 

¿Qué novela famosa te hubiese gustado escribir tú y no su autor?

Las Palmeras salvajes de Wiliam Faukner. Casi nada, ¿verdad?

? ¿Crees que todo escritor es un enfermo de vanidad, o de soledad?

No lo creo. Me parece que la vanidad es un producto del mal manejo que llegan a hacer los medios. La soledad es una necesidad para el escritor en sus momentos de inspiración, de ninguna manera es una enfermedad.

¿Qué prefieres? ¿Ser un escritor que tenga un importante éxito póstumo o ganar hoy el dinero con libros bestseller tipo Kleen-ex?

Sin dudarlo, preferiría tener un éxito importante póstumo. Sería un reconocimiento a la obra.

¿Te pertenecen todas las frases que has escrito o sientes que has copiado un poco alguna vez?

Las lecturas siempre dejan huella en el lector. Cuando escribo no puedo hacer un lado todo aquello que se ha almacenado en mi mente. Conscientemente no creo haber copiado pero, sin duda, al escribir el bagaje que se lleva influye en el cómo y qué escribo.

¿Te gusta el momento literario actual? ¿Por qué?

Sí. Las tecnologías nos acercan a nuevos escritores. El desarrollo de la ciencia, la distintas ideologías, las diferentes cosmovisiones ofrecen una pluralidad de temas y enfoques que enriquecen la vida humana. Lo difícil es aprender a discriminar qué  conviene leer.

¿Cómo lleva la gente de tu entorno, la que te conoce bien, tu faceta de escritor?

Con naturalidad. Sigo siendo la misma. Con el mismo buen o mal carácter, con el mismo amor por la gente cercana y el mismo entusiasmo por lo que hago.

¿Cómo te ha enriquecido o cambiado esta faceta de escritor?

Escribir es una parte complementaria del proceso de lectura que me ha permitido dar concreción a pensamientos, ideas, emociones y sentimientos contenidos. Me ha dado una perspectiva diferente del mundo y de la vida al tiempo de compartirla con otros.

22.¿Cuáles son tus proyectos como escritora?

Tengo en mente dar concreción a dos libros de cuentos y terminar una novela que lleva años en proceso.

 

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos
Entrevista a ARTURO ORTEGA IBAÑEZ

Entrevista a ARTURO ORTEGA IBAÑEZ

5.00 Promedio (96% Puntuación) - 2 Votos

Arturo Ortega apareció un buen día en mi camino digital. ¿Qué es lo que me pasó con él? Algo muy raro: me pareció un escritor. Así, sin más.  Entonces empecé a leerlo. Con ese espíritu que hay en mí de científico loco, empecé a aplicarle  la duda metódica de Descartes para llegar al conocimiento. Ya, ya lo sé. La literatura no es lo mismo que la física o la biología. Pero quise poner en duda mis propias intuiciones y empecé a leerlo todo lo que vi de él, pero predispuesto en contra, tomando postura de abogado del diablo. Al cabo de un rato, eché mi espalda sobre el respaldo del sillón y tuve que reconocerlo. Mis primeras intuiciones se estaban confirmando. Era sólido, solvente, riguroso… ¡Había encontrado un escritor! Entonces me puse en contacto con él mediante el messenger y estuve por preguntarle: <<El  doctor Livingston, supongo.>>

Sabía que sería serio, y que podría ser para él difícil de aceptar el trato que nos caracteriza a la gente de Desafíos Literarios, que es algo así como un chute de amistad y confianza inmediatas. Pero  yo estaba dispuesto a comprender eso, que por otro lado es lo normal, lo atípico es lo nuestro. Resultó ganador de uno de nuestros desafíos y mantuve con él una interesante conversación en la que  me habló de sí mismo y de su novela, BOTAS DE HULE. No dudó en venir en a la presentación de nuestro libro de relatos, EL AÑO EN QUE ESCRIBIMOS PELIGROSAMENTE. Arturo pareció salir de allí transformado. Absolutamente convertido en  uno de nosotros. Para mí es un honor y un orgullo enorme contar con este caballero al que estoy seguro que le espera un gran éxito con una novela realmente muy completa e interesante.

 

1. Defínete si te atreves.

Soy una persona que se esfuerza en implementar el potencial que Dios me ha dado para ser feliz, en favorecer que los demás lo sean y en contribuir con mis capacidades a mejorar sus vidas mediante un legado que transcienda mi muerte. Cuando se falla en alguno de estos propósitos no se puede hablar de éxito en la vida. No obstante, siempre hay lugar para el arrepentimiento y el perdón, y vuelta a empezar. Yo he necesitado pedirlo muchas veces y reinventarme otras tantas para seguir adelante. Lo vivido me ayuda a escribir.

Efectivamente, soy cristiano y no me avergüenzo de aquello que creo.

2. Estás en un momento muy especial como escritor. ¿Me equivoco?

Siempre he escrito. Cuando me jubilé y tomé la decisión de escribir Botas de Hule, mi primera novela, fui consciente de que era imprescindible afilar otra vez mi lápiz. Lo hice. Creo que ahora estoy maduro para eclosionar como creador de historias. Detrás de cada una de ellas hay preparación, método, esfuerzo, tenacidad, sacrificio y anhelo de ser mejor escritor. Soy muy apasionado en todo lo que hago y esto se deja ver en cada uno de mis proyectos literarios.

3. He leído en desafiosliterarios.com varios fragmentos de tu novela y la definiría como ambiciosa e interesante. ¿De dónde ha salido la idea de esa trama que parece tener un buen ritmo, pero también cierta complejidad?

Debo empezar aclarando que lo publicado hasta el momento de Botas de Hule corresponde a un borrador anterior al texto definitivo. La propia novela explica en sus comienzos que es una historia inspirada en acontecimientos que fueron o pudieron ser reales. ¿Qué es real? La presencia de una enfermera española que respondió en 1979 al llamado del Frente Sandinista para que profesionales sanitarios y maestros acudiesen a Nicaragua para revertir la caótica situación que dejó tras de sí Somoza, y años después formó parte del movimiento guerrillero M19 de Colombia. Botas de Hule no es la biografía de Isabela, personaje inspirado en ella, aunque estoy seguro de que se reconocerá a lo largo de la misma, pero al crear este personaje me he esforzado en preservar su intimidad y anonimato. De todo aquello que ella me compartió en su día surgió la semilla de esta novela. Detrás del relato hay tres años de documentación e investigación. Todo lo que se cuenta si no fue pudo ser real.

4. ¿Hay cierta dosis de violencia en tu novela?

El trasfondo de la novela es una España donde los atentados de ETA están presentes, una Nicaragua donde ha triunfado una revolución enfrentada por la Contrarrevolución financiada por los EEUU, y una Colombia donde los movimientos guerrilleros intentan provocar cambios sociales y políticos mientras son combatidos por el ejército. Sería impensable que las dos protagonistas no se vieran inmersas en situaciones violentas, a veces muy violentas. Pero también hay lugar para el amor, la bondad, la amistad, la fe, la redención y la esperanza en Dios. Desprende un perfume positivo a medida que se acerca a su final, que es lo que permanece en nuestro mundo interior cuando finalizamos la lectura.

5. ¿Tu novela es para pasar el rato distraído, para dar placer o la sensibilidad estética, para transmitir valores, para reflexionar…?

Por encima de todo, Botas de Hule huye del panfleto. Sin embargo, no me avergüenza admitir que enfrenta el “realismo divino”. A lo largo de la historia Él está presente: la mayoría le ignora, o tienen ideas equivocadas sobre quién es Él; unos pocos le reconocen en los acontecimientos y actúan en consecuencia. Me limito a presentar los hechos tal y como son, sin añadir juicios de valor. Es una novela que se lee de un tirón, entretiene y permite reflexionar en situaciones que pueden tener coincidencia con nuestras propias vivencias, aunque no sean tan dramáticas. Es por tanto una novela de valores cristianos que puede interesar e interesa a todos los lectores, aún a los no cristianos.

6. La maldición es un tema dominante en tu novela ¿Por qué?

Irune, la otra protagonista de la historia, plantea un sofisma en el inicio de la novela: asume que Dios es malo e injusto, y desde esa falsa premisa juzgará todo lo que le sucede como una maldición divina. De esta manera induce al lector a considerar que sobre ella recae un castigo que no merece. Además, lo presenta a Dios como un ser cruel porque la ha impulsado a creer que Él estaba interviniendo en los acontecimientos para que terminaran de mejor manera, para finalmente descubrir que esa convicción era una falsa percepción subjetiva. Creía hablar con Dios, pero Él no intervenía en la conversación. No era un diálogo.

El planteamiento de Irune es erróneo y falso. Todo lo que ella padecerá a partir del estallido de la bomba no será una maldición, un castigo injusto de Dios, sino el resultado de una decisión que jamás debería haber tomado: colocar la bomba y esperar que la magia de Dios la librara de las consecuencias. Su incapacidad para ver esto y asumirlo, la hundirá en la desesperanza del sufrimiento injusto.

7. En tu novela siempre llueve. ¿Es un fenómeno atmosférico propio de los escenarios tropicales o tiene algún otro propósito literario?

Efectivamente, las tormentas tropicales son habituales en estos países y casi siempre llueve, pero en Botas de Hule son además un guiño a los lectores cristianos, habituales de la Biblia. En 1ª Reyes 19 se narra un episodio del profeta Elías, escondido en una cueva, al que se le invita a salir porque va a tener un encuentro con Dios. El texto narra una serie de fenómenos atmosféricos terroríficos que anuncian la presencia divina, pero ninguno de ellos es Dios. Finalmente, un silbo apacible predispone al asustado Elías para que pueda escuchar la voz divina.

La novela empieza con una tormenta que hace caer al suelo a Irune, y desde ese momento la acompañara siempre: continuamente llueve sobre ella o tiene nubes oscuras sobre la cabeza, y tiene la percepción de que los fenómenos atmosféricos son manifestaciones de la cólera divina y de la maldición a la que la ha castigado. Al final de la novela reaparecerá el mismo silbo apacible que escuchó Elías en la cueva.

8. ¿Te documentas en la lectura, en viajes, escuchando historias de la vida real o simplemente recoges los datos que te dicta tu fértil imaginación?

La narración discurre por países que no conozco y con acontecimientos que en su día yo seguí desde lejos. La enfermera real me concedió varias entrevistas. Los datos que ella narraba los contrastaba con abundante documentación. Mi “fértil” imaginación, como tú dices, hizo el resto. Ha sido un trabajo arduo, pero que me ha llenado de momentos muy felices. Cada capítulo con sus escenas podía ocuparme todo un mes, sin embargo el final de la novela lo escribí de un tirón, prácticamente en un solo día, conmovido por lo que tecleaba sin descanso y al releer lo escrito no pude contener las lágrimas. Reflejaba exactamente lo que deseaba contar cuando soñé con esta historia, y aun lo superaba con creces, y le di gracias a Dios.

9. ¿Te obsesionan tus propias historias?

Mientras escribo cualquier escena, mi consciente y mi inconsciente trabajan al unísono. Por eso mi mujer me recrimina que estoy siempre en las nubes y mis sueños están repletos de imágenes que terminaran por convertirse en palabras. Durante días puedo estar luchando por encontrar la palabra exacta que mejore radicalmente el texto escrito. No existe trabajo más esforzado ni valiente que la edición de cualquier texto, pero nada produce tanto placer ni satisfacción que cuando se alcanza la excelencia que se persigue.

10. ¿Qué es exactamente lo que te hizo querer comunicarte escribiendo?

Desde muy niño he sido un “cuentahistorias”. En segundo de bachillerato descubrí que podía escribirlas y que gustaban no sólo a mis compañeros sino también a la profesora de lengua, que en cada clase me hacía ponerme de pie y leer lo último que había escrito. Descubrí la fascinación que en otros provocaba el uso adecuado de las palabras. Desde entonces no he dejado de escribir.

11. ¿Eres metódico o te dejas llevar a la hora de escribir?

Soy muy metódico. Escribo la sinopsis completa con el principio y el final. Defino cada escena con su correspondiente sinopsis. Creo una ficha de los personajes principales. Establezco la línea temporal que se convertirá en documentación de consulta: cada año, cada mes y a veces cada hora están definidos para la trama y los personajes. De un vistazo compruebo la edad y situación de cada personaje y los acontecimientos locales, nacionales y mundiales que tienen lugar en ese momento. Nada es al azar, pero al finalizar el primer borrador se reajustan “las miguitas de pan” para sorprender al lector y todo encaje.

12. ¿Tienes algún tabú o algo sobre lo que jamás escribirías?

Todo lo humano me es cercano y me interesa. En el relato de Botas de Hule no me cohíbo cuando describo relaciones sexuales, aunque procuro afrontar estas situaciones con elegancia.

13. ¿Cómo conociste desafíosliterarios.com y qué es lo que te hizo querer formar parte?

Yo no descubrí desafiosliterarios.com, Enrique Brossa me descubrió y contactó conmigo por Messenger. Me preguntó si era escritor y me ofreció potenciar mi carrera literaria a través de desafíosliterarios.com. Inmediatamente me deje seducir por él, como tantos de nosotros ¿no?, y al poco tiempo publicaba en mi propia columna. Siempre le estaré agradecido por haberme captado para un colectivo tan mágico como he tenido ocasión de comprobar en la presentación del segundo volumen: “El año que escribimos peligrosamente”. Admiro a todos mis compañeros y me siento apreciado, como también todos ellos lo son para mí.

14. De pequeño soñabas con ser…

Primero, periodista. En Valencia no había escuela de periodismo. Me resultó más fácil estudiar Filosofía y Letras. De adolescente soñaba con ser un gran novelista.

15. ¿Tienes algún objeto fetiche o talismán en tu mesa de escribir?

Me gustaría decir que sí y mostrarme “original”, pero solo tengo el PC (siempre escribo en el ordenador), el portátil para documentación y una estantería con diccionarios sobre el uso del español, ideológico, etimológico de la lengua castellana, sinónimos y antónimos, corrección de estilo, y numerosos libros y apuntes de consulta y documentación.

16. ¿Sigues algún ritual antes de ponerte a escribir?

El más sofisticado de todos: que mi mujer y mis nietos me permitan quedarme a solas, aunque sea un momento, y que las interrupciones sean las menos posibles. Cuesta trabajo finalizar la frase cuando la dejaste a medio terminar y retomar el hilo, minutos u horas después, de lo que deseabas contar. Exagero un poco pero hay mucho de verdad en lo que digo. No es tan complicado: sujeto, verbo y predicado, Nacieron para ir juntos y no deben sorprenderse cuando se reencuentran después de haber estado perdidos, por tiempo indefinido, unos de otros…

17. ¿Te pertenecen todas las frases que has escrito o sientes que has copiado un poco alguna vez?

El término plagio es muy fuerte. Cuando has leído, estudiado y admirado a un autor, y son muchos, y relees aquello que has escrito, te descubres utilizando palabras y frases que te retrotraen a la obra literaria que te impactó. Mi reacción es sentir que les rindo homenaje. Al citar de memoria, creo que no les robas nada que es únicamente suyo. Me gusta la frase de que “avanzamos sobre hombros de gigantes”.

18. ¿Te gusta el momento literario actual? ¿Por qué?

Es un momento apasionante, no sólo para los autores consagrados sino también para aquellos que sienten deseos de aprender a escribir, y aun muchos otros que además se animan a escribir una novela. Hay verdadera pasión por la escritura creativa. Abundan por doquier los cursos. Es imprescindible tener el lápiz bien afilado y yo recomiendo vivamente los cursos que imparte Enrique Brossa.

19. Para finalizar, ¿cuál es tu próximo proyecto?

Estoy documentando las luces y las sombras de una pequeña comunidad evangélica española, desde el comienzo de la guerra civil hasta la muerte de Franco. Fueron tiempos difíciles de persecución y amenazas, en los que eran imprescindibles la fe y la confianza en Dios. La novela también contempla la aparición de las iglesias “Filadelfia” dentro del pueblo gitano y el gran despertar espiritual que para ellos supuso este acercamiento a Dios. Está inspirada en acontecimientos que fueron o pudieron ser reales.

5.00 Promedio (96% Puntuación) - 2 Votos
A %d blogueros les gusta esto: