Bajó del avión a media tarde, estaba previsto que llegase en un vuelo anterior pero no pudo ser, su jefe, siempre tan exigente, no la dejaba marchar dándole las últimas instrucciones.

El hotel estaba abarrotado, no había pensado la época del año que era, carnaval, y en Venecia, lo que faltaba, “bueno”, pensó, al toro por los cuernos.

—¿Me pedirá un taxi?

Signorina, esto es Venecia, il Vaporetto hoy no está en servicio y un Traghetto será complicado encontrarlo.

—¿Cómo se supone que debo llegar a mi destino?

—Disfrute, signorina, hoy no es día de trabajo, es carnaval —contestó sonriente el recepcionista entregándole un antifaz rosa rodeado de plumas.

Salió del hotel esbozando una sonrisa, le habían dicho que los italianos se parecen mucho a los españoles, desde luego, a ninguno le molestaba una fiesta de más, pues a ella sí, sería su sangre medio alemana. Cogió el maletín, no sabía qué hacer con el antifaz lo colgó del asa y empezó a caminar por el trocito de mini acera que bordeaba el canal, una góndola se paró a su lado, el gondolero le dijo que si quería la llevaba, que al pasajero no le importaba, se quedó pensativa un momento, pero al final accedió, tenía que llegar a su destino, no es que la esperasen con urgencia, pero no le gustaba perder tiempo, tenía que reorganizar una empresa, cuanto antes mejor.

Le dio un poco de reparo, el caballero en cuestión iba disfrazado y no dejaba entrever su aspecto, ella era desconfiada, pero en ese momento no se lo podía permitir. Subió, el personaje se levantó, la ayudó y besó su mano con afectado gesto.

Las plumas del sombrero la hicieron estornudar, pero el personaje no abrió la boca, por un momento pensó que era mudo, ella con su pobre italiano le dio una tarjeta con la dirección a la que se dirigía, Arlequín, fue el nombre que le puso mentalmente, ya que iba vestido de blanco y negro, se la dio al gondolero asintiendo.

Después de un rato surcando las cenagosas aguas del canal, la góndola se detuvo ante lo que parecía un palacio, se hacía oscuro, pero aquello no se parecía en nada al lugar donde debía ir.

Hanno arrivato a suo destino—dijo el gondolero.

—Perdone, este no es mi destino —exclamó Emma.

Nadie pareció hacerle caso, Arlequín bajó y le tendió la mano ayudándola a ella.

El corazón le palpitaba acelerado, se resistía a entrar pero al parecer no le quedaba más remedio.

Abanti, signorina.

Entró en un salón iluminado por enormes lámparas, una orquesta esperaba la orden para ejecutar sus piezas y un camarero apareció bandeja en mano con sendas copas de champán.

Se quedó sorprendida y alarmada, allí no había nadie más aparte de la orquesta que en aquel momento a un gesto de Arlequín empezó a tocar, ¿Dónde se había metido? Pensaba, mientras una angustia hacía presa de su garganta, intentó tomar un sorbo de champán pero con la copa en los labios lo pensó mejor, ¿y si le habían puesto algo para dominar su voluntad? Ella sabía cosas de su empresa que no podían ser desveladas, estaban preparando algo grande y el espionaje industrial todos sabemos que es capaz de cualquier cosa con tal de hacerse con la información de la que era depositaria, de ahí el viaje, tenía que estar todo listo para que cuando llegase el jefe, en un par de días, pudiera dar la noticia a la prensa.

—Gracias, no me apetece —volvió a soltar la copa en la bandeja que el camarero sostenía.

—Perdone, no sé de qué va todo esto, pero tengo que marcharme, si fuera tan amable y buscarme un medio de transporte que me lleve a mi destino se lo agradeceré, desde luego le pagaré lo que me pida —intentaba que su voz sonase de lo más normal, pero sabía que no era así, las palabras le salían entrecortadas y el tono más agudo de lo habitual. Estaba aterrorizada, aquello parecía un secuestro, pero en qué secuestro te ponen música de orquesta, te reciben con champán y te invitan a bailar, se decía, mientras el desasosiego era cada vez más fuerte, pensó que si seguía allí le daría un ataque de ansiedad, si es que ¿por qué no le había hecho caso al recepcionista del hotel? Debería haberse puesto el antifaz y haberse mezclado entre la gente, disfrutando de la celebración y olvidarse por una vez de ser tan jodidamente responsable.

Signorina, acepte la copa, per favore, le va ha hacer falta —decía el musculoso camarero.

¿Qué le iba a hacer falta? Dios, aquello se estaba pasando de rosca, ¿dónde se había metido?, se le aceleró el pulso, intentó parecer tranquila aunque sabía que con los nervios que tenía aquello era imposible, se giró mirando en derredor a ver si había una posible vía de escape por algún lado, nada, imposible, las puertaventanas que daban al jardín estaban todas cerradas, y en la puerta estaba, como un poste el mayordomo, un armario ropero del tamaño del primo de Zumosol.

Emma estaba al borde de las lágrimas, no era lo normal en ella, siempre le decían que sabía controlar sus emociones, que su carácter era muy teutón en ese sentido, pero aquello no se parecía en nada a lidiar con trabajadores malhumorados o con un jefe adicto al trabajo, aquello, aquello… se desmoronó, llegó como pudo a una silla, se sentó evitando que las piernas le fallaran. La orquesta seguía tocando baladas románticas ajena a su desconcierto.

Arlequín se acercó a ella, le tendió una mano en el típico gesto de sacarla a bailar, ella negó con la cabeza y con los ojos vidriosos suplicó que la dejara marchar.

—Relájate, trabajas demasiado, esto es una muestra de lo que vales para la empresa —dijo Arlequín con una voz familiar—, no es nada, comparado con lo que vales sobre todo para mí.

Se quitó la máscara dejando al descubierto su identidad, Emma quiso matarlo allí mismo, con sus propias manos, pero en lugar de eso, se desmayó.

Quisiera presentarme, mi nombre es María Teresa Mateo, nací en Sabadell provincia de Barcelona allá por octubre de 1960, por lo tanto soy de signo Libra, dicen que el símbolo del equilibrio, dejémoslo ahí. Soy catalana hija de andaluces, de Córdoba concretamente. Nunca destaqué en ningún deporte, ni fui brillante en mis estudios, aunque en mi defensa debo decir, que creo ser la única criatura en el mundo, que hace pellas en clase para irse a leer a la biblioteca. Acabé mis estudios sin pena ni gloria, empecé a trabajar en el negocio familiar y nunca dejé de leer, ni un solo día, la lectura fue (y sigue siendo) mi pasión, hasta que empecé a escribir; Y empecé por casualidad, todo el mundo me incitaba a la locura, yo creí estar más cuerda que ellos, hasta que ganaron la batalla. Aparte de escribir y leer, hago otras cosas: Tengo un negocio de perfumería y estética, estoy casada, y tengo dos hijos.
0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Deja un comentario