Clica para calificar esta entrada!
[Total: 1 Promedio: 4]

“Fue entonces que se me prendió la lamparita… Allí, en la sala de emergencias de un hospital. Acariciando la muerte. Besando las manos de la parca, entendí que nunca fui tuyo, ni tú fuiste para mí. Éramos apenas un capricho de la vida.”

Photo by :: De todos los Colores ::