Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

El tacto de la seda

hace cosquillear mis dedos

una centella me recorre

hasta el aullido.

Quiero y no quiero

quitar ese envoltorio

delicioso.

 

La promesa de una tela

más ardiente

resuelve mis dudas.