0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Cuerdas rotas en el corazón
desafinan y desafían la metáfora.
Un temple sin sosiego empecina el alma
se yergue la sangre sin dolor.
Amor, están naciendo alas en tu espalda.
Una musa sin falda y sin lágrimas,
cataplasma para esta herida
temprana, inmerecida, sin pausa.
Un antibiótico para la palabra
Una anestesia para el dolor del corazón
Un paliativo sin temor, estrellas a la mano
Convocatoria del poema importuno y sin llanto
Un prodigio del cielo
Una novia del diablo
Un cristal mitológico en pedestal contemporáneo
Una leyenda extraviada de impensables vocablos
por los recovecos de un libro en total desamparo.
Una partitura en parto
un rayo de nostalgia en el canto
cábala sabia, conjura del espanto.
Manual inédito de la madrugada
marea de versos en noche que no acaba
coyuntura providencial contra el celo
un espasmo y un latido al unísono
almas colmadas de caricias a granel y sin duelo.
Mujer: Encanto, desvelo, sosiego, verso,
sueño avieso, impuro; repleto de orfandades,
un milagro preciso que suplanta al vértigo
para que la memoria perviva sin tempestades,
orgullo de los dioses, gesto que parió el cielo,
salvoconducto divino que alivia las soledades.

Heredero anónimo de la herencia anímica de los Migueles (Cervantes, Unamuno, Hernández y Ahumada), aunque éste último era campesino resultó ser un padre sabio y mi "Arcángel" de la guarda. Precoz en el arte de salir adelante, aprendí a capotear temporales y empecé a trabajar a los 8 años, en múltiples tareas locales: Pastor, lustrador de zapatos, pizcador de algodón y un largo etcétera. A los 11 años ya era económicamente avieso, "autosuficiente", o al menos eso creía. Soy inmigrante en mi propio país, residente desde los 15 años en tierras lejanas a las que me vieron nacer y, en vez de “rayo”, tengo una "estrella que no cesa", casada conmigo, 3 hijos que son mi mayor orgullo. Benedittiano químicamente impuro, por Mario; quién más. Ingeniero Civil, con 3 especialidades de postgrado, en distintas disciplinas correlacionadas por diseño propio a mi profesión; amo la arquitectura, soy constructor por necesidad, convicción y por terco. Las letras son mi pasión, desayuno y ceno proyectos, de comida tomo agradecido todo lo que Dios pone en mi mesa, soy de carnes magras y huesos malagradecidos, Insomne antes que "soñador" y arreglo "mi" mundo un día sí y, el otro también. Autor de 5 libros de poesía, y una novela inédita, actualmente diseñador de Modelos de Gestión en Políticas Públicas, Asesor de gobiernos locales, con logros nacionales e internacionales, aporte aprendiz de los Derechos Humanos aún zurdos. Admirador incondicional de todos los que hacen y construyen con su letra, amante de la poesía musicalizada, pienso en verso y la rima me gobierna. Amigo dispuesto y solidario a carta cabal y eterna.

Últimos post porRuben Ahumada (Ver todos)

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Deja un comentario