Llénate de lejanías, y cuando estés verdaderamente lejos, evoca un recuerdo que te encienda el fuego.
Sabiendo que habitas una tierra que no es la tuya, pero que tiene en el subsuelo los mismos ayees de épocas pasadas y diferentes sueños y dueños de las huellas de sus caminos, consciente de saber que donde plantas la tuya, el rastrojo sólo requiere una incipiente chispa para erigirse en fuego.
No hay exilio, sólo ausencias voluntarias y sin dolo.
No hay olvido ni abandono.
Evidencias de la nostalgia por lo remoto.
Descubre que la mirada busca nuevos horizontes, a pesar de las anclas que le impone la memoria y que el corazón tiene un descompasado ritmo de asombro, si alguna ráfaga de primavera reclama juventudes que te devuelvan el vigor emocional y la celebración de los sentidos, no reniegues de tu cuerpo, celebra que sigues vivo.
Que las razones para poner distancia no son deseos de olvidar el pasado, sino camino para recibir el futuro, aunque haya siempre una baldosa que quizá reniegue de tu huella, habrá alguien que tal vez reclame el tacto de tus manos.
Porque en lo aprendido y en la distancia todo se ve más claro, y los otoños apacibles y sin rencores, dan paso a inviernos sin la crudeza del olvido.

Heredero anónimo de la herencia anímica de los Migueles (Cervantes, Unamuno, Hernández y Ahumada), aunque éste último era campesino resultó ser un padre sabio y mi "Arcángel" de la guarda. Precoz en el arte de salir adelante, aprendí a capotear temporales y empecé a trabajar a los 8 años, en múltiples tareas locales: Pastor, lustrador de zapatos, pizcador de algodón y un largo etcétera. A los 11 años ya era económicamente avieso, "autosuficiente", o al menos eso creía. Soy inmigrante en mi propio país, residente desde los 15 años en tierras lejanas a las que me vieron nacer y, en vez de “rayo”, tengo una "estrella que no cesa", casada conmigo, 3 hijos que son mi mayor orgullo. Benedittiano químicamente impuro, por Mario; quién más. Ingeniero Civil, con 3 especialidades de postgrado, en distintas disciplinas correlacionadas por diseño propio a mi profesión; amo la arquitectura, soy constructor por necesidad, convicción y por terco. Las letras son mi pasión, desayuno y ceno proyectos, de comida tomo agradecido todo lo que Dios pone en mi mesa, soy de carnes magras y huesos malagradecidos, Insomne antes que "soñador" y arreglo "mi" mundo un día sí y, el otro también. Autor de 5 libros de poesía, y una novela inédita, actualmente diseñador de Modelos de Gestión en Políticas Públicas, Asesor de gobiernos locales, con logros nacionales e internacionales, aporte aprendiz de los Derechos Humanos aún zurdos. Admirador incondicional de todos los que hacen y construyen con su letra, amante de la poesía musicalizada, pienso en verso y la rima me gobierna. Amigo dispuesto y solidario a carta cabal y eterna.

Últimos post porRuben Ahumada (Ver todos)

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Deja un comentario