[Total:0    Promedio:0/5]

Unos versos sin prosapia
reclaman con donaire
vienen del subsuelo que amarga
a donde nadie…
Su fuego artificial y sus espadas
en duelo; me cobran el desaire.
Mi saliva de paz enamorada
tras la musa desnuda de la tarde.
Te ama mi inconsciencia de poeta,
te persigue mi pluma sin alarde,
con aletargada huella de asceta
entre árboles que esperan amables
vamos ciegos arrastrando las caretas
bajo el cielo inequívoco que arde.
Alma al vuelo, cual símil de cometa
que estruja metáforas infames.
Sin descanso te busco entre la niebla
a golpes de diestra; y,
siniestras páginas oscuras e inmutables
lloran llenas de pátinas impuestas
por el tintero que te sabe irrenunciable.
Voy cargando a mi espalda las respuestas
con versos que transitan lo impensable
en ánforas mágicas, puras y repletas
para llenar de savia los estanques.
Marca el texto extraviado del profeta
esta página de versos enervantes,
huella lánguida en tierra de poetas
donde arde el rayo que ilumina a los notables.

Avatar
Heredero anónimo de la herencia anímica de los Migueles (Cervantes, Unamuno, Hernández y Ahumada), aunque éste último era campesino resultó ser un padre sabio y mi "Arcángel" de la guarda. Precoz en el arte de salir adelante, aprendí a capotear temporales y empecé a trabajar a los 8 años, en múltiples tareas locales: Pastor, lustrador de zapatos, pizcador de algodón y un largo etcétera. A los 11 años ya era económicamente avieso, "autosuficiente", o al menos eso creía. Soy inmigrante en mi propio país, residente desde los 15 años en tierras lejanas a las que me vieron nacer y, en vez de “rayo”, tengo una "estrella que no cesa", casada conmigo, 3 hijos que son mi mayor orgullo. Benedittiano químicamente impuro, por Mario; quién más. Ingeniero Civil, con 3 especialidades de postgrado, en distintas disciplinas correlacionadas por diseño propio a mi profesión; amo la arquitectura, soy constructor por necesidad, convicción y por terco. Las letras son mi pasión, desayuno y ceno proyectos, de comida tomo agradecido todo lo que Dios pone en mi mesa, soy de carnes magras y huesos malagradecidos, Insomne antes que "soñador" y arreglo "mi" mundo un día sí y, el otro también. Autor de 5 libros de poesía, y una novela inédita, actualmente diseñador de Modelos de Gestión en Políticas Públicas, Asesor de gobiernos locales, con logros nacionales e internacionales, aporte aprendiz de los Derechos Humanos aún zurdos. Admirador incondicional de todos los que hacen y construyen con su letra, amante de la poesía musicalizada, pienso en verso y la rima me gobierna. Amigo dispuesto y solidario a carta cabal y eterna.
Avatar

Últimos post porRuben Ahumada (Ver todos)

A %d blogueros les gusta esto: