( I )

Relámpago huésped

Garabato del cielo

Rayo que no cesa

luz breve y urgente

ilumina la página con la libertad

ausente en parcelas de oscuridad y absolutos

acerca el tributo de la palabra sensata

para que arda y despeje lo turbio

el vértigo de la estupidez que nos aplasta

aclara el umbral de los despojos

que cohabitan con la soledad

quita la arena estacionada frente a los ojos

suelta el lastre que contiene a la creatividad

y al vuelo de los sueños rotos.

(Inspiración:

“El Rayo que no cesa

          Miguel Hernández.)

( II )

 

Hay urdimbres que tejen luces y utopías

Vértigos que el alma propaga con claridades

La esperanza agazapada busca resquicio en la desolación

Se empeñan los sueños a renacer entre despojos

Los agravios se inflaman como fuego al viento.

Seres torpes y ególatras se afincaron en la senda de la razón

intrusos profanaron la claridad de los principios

y salvajemente invadieron la llanura de la luz

donde mis pies-arados besan raíces seguras

mis dedos sangrantes plantan semillas y consuelos

y las palabras taciturnas se lamen las heridas

hordas de ángeles pueblan de árboles los llanos yermos

señalan sendas con rumbo claro

y exhalan suspiros que limpian el aire

de nubes turbias, lluvias ácidas y asideros amargos

para que regrese la verdad del cielo con un dejo de poesía

y el ineludible destello que irradia tu ser

con el que pueblas la vida de luz.

(Inspiración :

“Dixeron que antiguamente se fue la verdad al cielo”

LOPE DE VEGA.)

                                                 Rubén Ahumada Alvarado

 

Heredero anónimo de la herencia anímica de los Migueles (Cervantes, Unamuno, Hernández y Ahumada), aunque éste último era campesino resultó ser un padre sabio y mi "Arcángel" de la guarda. Precoz en el arte de salir adelante, aprendí a capotear temporales y empecé a trabajar a los 8 años, en múltiples tareas locales: Pastor, lustrador de zapatos, pizcador de algodón y un largo etcétera. A los 11 años ya era económicamente avieso, "autosuficiente", o al menos eso creía. Soy inmigrante en mi propio país, residente desde los 15 años en tierras lejanas a las que me vieron nacer y, en vez de “rayo”, tengo una "estrella que no cesa", casada conmigo, 3 hijos que son mi mayor orgullo. Benedittiano químicamente impuro, por Mario; quién más. Ingeniero Civil, con 3 especialidades de postgrado, en distintas disciplinas correlacionadas por diseño propio a mi profesión; amo la arquitectura, soy constructor por necesidad, convicción y por terco. Las letras son mi pasión, desayuno y ceno proyectos, de comida tomo agradecido todo lo que Dios pone en mi mesa, soy de carnes magras y huesos malagradecidos, Insomne antes que "soñador" y arreglo "mi" mundo un día sí y, el otro también. Autor de 5 libros de poesía, y una novela inédita, actualmente diseñador de Modelos de Gestión en Políticas Públicas, Asesor de gobiernos locales, con logros nacionales e internacionales, aporte aprendiz de los Derechos Humanos aún zurdos. Admirador incondicional de todos los que hacen y construyen con su letra, amante de la poesía musicalizada, pienso en verso y la rima me gobierna. Amigo dispuesto y solidario a carta cabal y eterna.

Últimos post porRuben Ahumada (Ver todos)

5.00 Promedio (96% Puntuación) - 1 voto

Deja un comentario