Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Me pierde tu cuerpo
como el ancho mar;
ojalá yo nunca
sepa navegar.
Acampo en tus senos
dulces como dunas;
pasen y repasen
sobre mí las lunas.
Me pierdo en tu boca
como un peregrino;
quiera Dios que nadie
me enseñe el camino.
Vagando sin rumbo,
extraviado en ti,
no sepa yo nunca
regresar a mí.