Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Cuando la vi por primera vez, era un domingo cualquiera, justo antes de que empezara a tornarse la negrura en mi cabeza, y empezara a pensar en el lunes gris que se me avecinaba.

Me asomé a la ventana a fumarme un cigarro, ahí la vi.

Me pareció una diosa en medio del tedio, estaba medio desnuda, encima de una toalla, cubierta de una crema brillante, que hizo que entrecerrara los ojos por ver a semejante mujer.

Me escondí, no quería que ella me descubriera, y si lo que yo quería era seguir observándola, debía de ser cauteloso.

Me coloqué en el umbral de la ventana, detrás de la cortina, el cigarro lo apagué, no quería que ella notara ningún indicio de ser contemplada.

Vestía un pantalón corto, e iba en sujetador de un color llamativo, al igual que las uñas de sus manos y de sus pies, que quedaban reflejadas a causa de los rayos de sol de aquella tarde.

De cuerpo redondeado, cintura estrecha, y voluminosas caderas, al igual que sus pechos, que se mantenían erguidos, incluso demasiado, entonces pensé en querer tocarlos, y un bulto creció de entre mis piernas.

Cerré la ventana de golpe, con temor a que el impacto, hubiera llegado a sus oídos, mi mente y mi cuerpo no iban acordes, tuve que colocarme un trozo de cortina con cierto disimulo, para que mi mujer que acababa de llegar, no percibiera el abultamiento sospechoso que había entre mis zancas.

Una gota de sudor perló mi frente, al imaginarme las preguntas de mi esposa, teniendo las respuestas un poco más abajo.

El lunes pasó nefasto por mi existencia, solo cuando miré de soslayo a través de la ventana, y la vi, me olvidé de todo, entonces recé pidiendo días soleados, para que cada día, cuando el sol todavía calienta, ella estuviera ahí, alegrándome la vista.

Estaba de espaldas, si el día anterior me impactó, la retaguardia de su cuerpo me dejó boquiabierto, las curvas perfectas estaban ante mis ojos, y solo me quedaba una opción, mirarla, mirarla hasta que el sol desapareciese, o hasta que mi mujer entrara por la puerta como un caballo desbocado.

Al finalizar la semana me sentía pletórico, no sólo asomaba un sol soberbio, si no que mi mujer ese día llegaría más tarde a la vivienda.

Me acomodé como venía haciendo toda la semana, a través del resquicio de la ventana, y me dispuse a mirarla, cuando entonces ella se incorporó, y se desprendió del sujetador.

Me sentí como un adolescente impregnado de hormonas, cogí la cajetilla de tabaco, saqué un cigarro, y con el click que hizo la rueda al prender la llama, algo estalló, ella levantó la cabeza, y me invitó descaradamente con un tono de voz modulado a que bajara.

Un sudor frío recorrió mi espina dorsal, ni siquiera me cambié de ropa, me enjuagué la boca con colutorio, y me bañé en desodorante axe, imaginándome que yo era el macho del anuncio.

La puerta estaba entreabierta, ella me esperaba al fondo del pasillo, donde las virutas de polvo, sobrevolaban en el aire pegajoso.

Con un cigarro en una mano, y una copa en la otra, hizo un gesto suave con su barbilla afilada, invitándome a entrar, se mostró ante mi de una manera sensual, que hizo que se me nublara la vista, solo cuando su lengua recorrió todos los recovecos de mi boca, arrastrando los restos de enjuague bucal con su lengua, el bulto que creció de entre mis piernas, se vio infinitamente intimidado, por el levantamiento de su sexo, que vi crecer de soslayo con su lengua todavía dentro mi boca.

Avatar

esme

Escribo relatos y me encanta leer. Leer es vida.
Avatar

Últimos post poresme (Ver todos)