[Total:0    Promedio:0/5]

—¡Venga, papá! ¡Vamos a jugar!

—Ahora no puedo Anita, tengo que terminar este trabajo.

—Nunca quieres jugar conmigo— me increpó, agarrándome de la camisa con sus diminutas manos.

Suspiré y, después de quitarme las gafas, me masajeé el tabique nasal. Quizá fuera mejor parar un momento y descansar. Tanto tiempo delante de la pantalla del ordenador no podía ser bueno; todo el mundo lo decía.

—Está bien. Jugamos al escondite. Tú te escondes y yo te busco. Pero solo una vez, ¿Vale?

Sin decir una palabra salió corriendo de la habitación.

—No me encontrarás nunca —gritó desde el pasillo.

Difícil no encontrar a una niña de seis años en una casa de ochenta metros cuadrados. Tres habitaciones, una sala, una cocina y un pequeño baño; pocos sitios donde esconderse… pocos sitios donde buscar.

—¡Voy!

Salí de la habitación y comencé a buscarla.

De aquello hace ya dos años.

«Imposible que saliera de la casa; la puerta principal la cierro con llave. Siempre me ha dado miedo que Anita abra la puerta a algún desconocido», le conté a la policía.

Además, yo sé que está aquí, escondida en algún lugar.

Todavía huelo su colonia cada vez que salgo al pasillo, escucho su risa burlona como un eco interminable, proveniente desde algún recóndito lugar de la casa, oigo sus pasos, cambiando de escondite cada vez que me acerco a ella.

Sé que está aquí porque de vez en cuando me estira de la camisa por detrás… pero cuando me vuelvo, solo logro percibir una sombra que se desliza hasta otra habitación. Y entro en ella, siempre pensando que esta vez la voy a encontrar, pero se me vuelve a escapar… y se ríe de nuevo.

Hace ya dos años desde que me dijo «No me encontrarás nunca».

Avatar
Me llamo Juan Rafael Frau Castro. Nací en Palma de Mallorca (España), capital de una maravillosa isla del mediterráneo, un 25 de Octubre de 1.968. De pequeño mis abuelos, padres y hermanos, me contaban y leían relatos que yo escuchaba con total fascinación. Cuando tuve la capacidad de poder leer, y comprender lo que leía, fueron los libros los que siguieron contándome esas historias que pasaron a formar parte (ya para siempre) de mis recuerdos. Creo que no ha pasado un solo día en mi vida en que no haya leído algo. Mis autores favoritos son, Stephen King (gracias maestro, contigo empezó todo), Robin Cook, Glenn Cooper, John Verdon y Carlos Ruiz Zafón entre otros. Mi mente ha dado cabida a todas sus historias y, quizás por ello, en alguna parte de mis pensamientos, se mantuvo escondida la necesidad de contar las mías. ¿Y si por una vez fuera yo el que estuviera al otro lado del espectro, contando mis historias a los demás? Me puse manos a la obra y escribí mi primera novela "Puerto Rojo: La conjura del Mal" en 2.016. La experiencia fue maravillosa; para mi fue como una liberación. Como bien dicen, no hay mejor escuela que la experiencia, y no hay mejor experiencia que leer, leer y leer. Y eso es lo que he hecho yo toda mi vida. Ahora con ilusión y pasión me dedicaré también a escribir, escribir y escribir, esperando que mis relatos formen también parte de una pequeña porción de vuestras vidas. Con eso me conformo.
Avatar

Últimos post porJ R Frau Castro Autor (Ver todos)

A %d blogueros les gusta esto: