Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Los acordes de esta guitarra detienen los pasos que doy hacia adelante. Escucho en silencio. Pienso. Miro atrás para revisar mi vida. Desde este punto de mi camino me impresiona lo que hice hasta llegar aquí.

Mi vida no es una escalera, ni una cuesta que baja o sube. Yo lo llamo “mi rellano” En él se muestra mi existencia. Lo tenía conquistado desde que nací hasta hoy. Este es mi espacio. Caminante incansable. He madurado con el paso del tiempo. Jamás intenté llegar lejos. Desde que era una niña decidí no avanzar. Unas veces despacio. Otras veces, rápido. Un paso adelante, otro a la derecha, el siguiente hacia la izquierda. Nunca hacia atrás. Di algún que otro salto. Volé a diario con mi imaginación.

El proyecto de mi vida comenzó con lo necesario. Mis metas eran sencillas, posibles, alcanzables. Sembré sin esperanzas de recoger. La inundación desoló mi espacio, mi rellano.

Mi pasado fue futuro. Mi presente, es pasado. Mi futuro serás tú. Contigo la vida tiene sentido. Quiero caminar a tu lado. Tú, que me das la fuerza que necesito. Sé que estas ahí. Tendiste tu mano hacia mí.  Me ayudaste cuando te necesitaba.

Espérame a que llegue. Juntos enfrentaremos nuevos retos. Brindaremos por nuestra experiencia. Quiero seguir caminado a tu lado. Creo en ti.

 

Empieza haciendo lo necesario,

Luego, aquello que sea posible

y acabarás haciendo lo imposible.

FRANCISCO DE ASÍS