Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

El cuerpo se contrae en un espasmo al destruir el diván en el que está atado cuando es atravesado por la descarga eléctrica.
— Basta, quita la corriente. ¿Qué paso?
— Las funciones vitales se están normalizando. El corazón nunca dejó de latir. ¡Es increíble!
— Bueno, intenta aumentar la tensión.
— Cinco mil voltios?
— Cinco mil …. —La descarga es tan fuerte que las llamas se elevan desde los electrodos en contacto con la piel. En pocos segundos, la habitación se llena de un olor acre a carne quemada.
— Es a todo o nada …
— Hecho.
— Y los signos vitales? ¿están normales?
— Shefa, si estos datos pueden considerarse normales para ti, entonces diremos que sí …
Hago una sonrisa tensa. Intentamos matar a nuestro paciente ocho veces en los últimos dos días: destripado, quemado, envenenado. Hemos caído en cuenta que no es fácil derribar a un zombi.
— Guarda los resultados en un USB, a las ocho tengo una cita con los jefes para discutir el progreso.
— ¿Tenemos alguno? —Intento sonreír para variar. Es el decimocuarto zombi que trajeron a nuestros laboratorios porque le dimos algunas respuestas sobre lo que está sucediendo, pero por ahora gran avance no tenemos.
— ¿Sugerencias para la sesión de mañana? —Le pregunto a mi asistente.
— Podemos tratar de joderlo con gas. Al menos recopilaremos algunos datos sobre sus capacidades respiratorias.
— De acuerdo, digo, veamos cómo reacciona a los gases asfixiantes. Tengo que irme.
— Shefa …
— Sí …
— Sé lo que va a pasar aquí …
— ¿Sabes?
— Sí. Son los últimos días, Shefa. Son los signos de los que la Torah nos ha advertido por milenios. Los demás vendrán mañana … lo sabes.
Los últimos días. Nunca he sido muy religioso, pero si Yadid tiene razón, todos los muertos vendrán a Palestina para el juicio final. Intento deshacerme de la imagen en mi cabeza y trato de encontrar algo tranquilizador que decirle, pero no puedo.
— Hasta Mañana, Yadid …
— Nos vemos mañana, Shefa …