Clica para calificar esta entrada!
[Total: 2 Promedio: 5]

El silencio sabe a acre olvido.

La palabra callada y el recuerdo,

desvaído, es el botín fatal del tiempo.

 

La triste ausencia del ser querido,

ignorada y callada por los años,

es dominada por el atroz olvido.

 

¡Ah! Vanidad de vanidades…

¡Falaz mentira! Todo afán baldío

y toda autoestima pasajera.

 

El tiempo pone las cosas en su sitio:

tu existencia acaba en el olvido,

cual accidente en el vagar del mundo.

 

El silencio sabe a acre olvido,

pues el sonido de tu fugaz presencia,

es el eco sutil de un espejismo.