Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

En principio, todo se perfilaba claro, debidamente elucubrado, más con el tiempo el cadalso se revelaría; la mente había construido un engaño que ahora ella misma desenmascararía. Esa luz, la que iluminaba la senda, no era más que de la hoguera donde se queman los sueños.