0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Me estoy quedando solo
terriblemente solo,
solitario;
como gritando,
gritando por el callejón del sueño,
gritando solitario,
gritando de nostalgia, como nadie puede oír;
pero tú oyes claro y alto,
con altos ecos;
como si fuera para ti que grito

Hablo a mí mismo cuando escribo,
vocifero y grito a mí mismo,
entonces a mí mismo
grito y vocifero:
gritando una plegaria,
vociferando ruidos,
sin saber la manera de decir
que el mundo apenas vive todavía;
sólo tal vez
para gritar y vociferar.

Hugo Hernán Viteri Pazmiño

Nací en el medio de la cordillera de los Andes, en las faldas del volcán Pichincha un primero de Abril de 1965. Mi niñez la pasé entre música, libros y periódicos; entre primos, hermanos y abuelos. A los 9 años me mudé a Venezuela. Llegué a Caracas un veintetanto de Diciembre de 1974 y aún me encuentro caraqueando, como diría mi abuelo. Graduado en ingeniería pero siempre con la vena artística en mi camino. ¿Quién soy yo? Un simple escribidor que trata de pintar un cuadro de lo que pasa por la vida que me rodea desde todos los rincones.

Últimos post porHugo Hernán Viteri Pazmiño (Ver todos)

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Deja un comentario