Clica para calificar esta entrada!
[Total: 1 Promedio: 5]

 

— ¡Papá, papá, tengo miedo! – Por tercer día consecutivo mi hija se despertaba sobresaltada.

— Calma princesa, el monstruo ya no te hará daño.

Y en mi mente resonaban los tres disparos que le di al hombre que le robó su inocencia, tres, y hubieran sido treinta de no haber llegado la policía.

Mi pequeña, cinco años después revive una y otra vez aquella fatídica noche.