Clica para calificar esta entrada!
[Total: 1 Promedio: 5]

Ojo por ojo… desgarro
diente por diente… el fin
absuelvo la historia de cargos.
Y curo sus heridas con ají.

Palmo a palmo rodaron
tiempos con tiempo febril,
herido entre los escombros
marzo presiente su abril.

Cuerpo a cuerpo soñaron
canciones que hablan de ti,
La Letra de los absurdos,
con su esperanza baladí.

Perdido entre sueños varios,
aquel poema que no escribí,
limpio de viejos resabios
hoy canta siempre por ti.

Uno más uno, son dos
al derecho y al revés.
Es un corazón desnudo
que arde al amanecer.

Hambre con hambre se amaron,
beso con beso febril…
Lejos de los agravios
los versos arden en Berlín.

Y yo que siempre sumo
mis ganas de merecer,
hay besos que venden humo.
¡Ay! Si te roban la piel.

Uno más uno son dos
en un espejo desnudos.
Y un corazón a besos zurcido,
rompe una canción contra el olvido.

¡Ay! si me quieres te sigo
por donde quiera tu pie,
el mío vive entre olvidos
Y no le gusta la hiel.

Mi sed crece contigo.
Y si me das de beber,
me visto con el abrigo
que significa tu piel.

Caminaré siempre contigo
hasta mirar el atardecer.
El verso que hoy concibo
es tuyo y, te lo escribo en la piel.

Además, te quiero más
siempre un poquito más,
del qué dirán, y lo que digo.
Anda, ven con todo y piel,
que mis brazos son tu postigo.