[Total:0    Promedio:0/5]

( I )
Un desasosiego que me araña
galopa sin freno por mis venas,
desaforado en insolente faena
va vulnerando mis entrañas.
En fiebre esperando la mañana
ardo como leña seca y brava,
desconsuelo infértil que socava
los latidos que palpitan en tu cama
y nos dejan un revuelo de alarmas
en el corazón que arde con su lava.
( II )
Mustios como veneno inocente
los sueños languidecen en tu cama,
van mis pasos trastocados y sin calma
evadiendo el coletazo de la muerte.
Se amotinan los deseos de tenerte.
Y yo espeso con lastres en el alma
no concibo los versos sin su flama
ni al amor que despierta sin saberte.
Qué agonía vendrá con esta suerte
si malvivo la vida cuando faltas.
(III)
Se acuna la luna en los cristales
pasa el viento azotando las ventanas
los pasos se aceleran con las ganas
de saberte esperando en mis portales.
Soliloquio en mi pecho, de cardenales
que palpitan por la vida sin mañana,
van dolientes los cardos por las ramas
convocantes de la vida en los umbrales,
conjurando las sombras fantasmales
y despejando el sendero hasta tu cama.
(IV)
Clandestinas con deseos inconfesables,
van mis ansías desplegadas con tus alas,
vamos juntos escribiendo en los retales
y en los pliegues de una historia sin escala.
Nuestras pieles se renuevan en su savia.
Y te requiero siempre viva cual bengala
que alumbra al amor y escribe con el alba
porque sabe que mi pecho te reclama;
donde los sueños inéditos se inflaman
en los versos que arden con tu llama.

Avatar
Heredero anónimo de la herencia anímica de los Migueles (Cervantes, Unamuno, Hernández y Ahumada), aunque éste último era campesino resultó ser un padre sabio y mi "Arcángel" de la guarda. Precoz en el arte de salir adelante, aprendí a capotear temporales y empecé a trabajar a los 8 años, en múltiples tareas locales: Pastor, lustrador de zapatos, pizcador de algodón y un largo etcétera. A los 11 años ya era económicamente avieso, "autosuficiente", o al menos eso creía. Soy inmigrante en mi propio país, residente desde los 15 años en tierras lejanas a las que me vieron nacer y, en vez de “rayo”, tengo una "estrella que no cesa", casada conmigo, 3 hijos que son mi mayor orgullo. Benedittiano químicamente impuro, por Mario; quién más. Ingeniero Civil, con 3 especialidades de postgrado, en distintas disciplinas correlacionadas por diseño propio a mi profesión; amo la arquitectura, soy constructor por necesidad, convicción y por terco. Las letras son mi pasión, desayuno y ceno proyectos, de comida tomo agradecido todo lo que Dios pone en mi mesa, soy de carnes magras y huesos malagradecidos, Insomne antes que "soñador" y arreglo "mi" mundo un día sí y, el otro también. Autor de 5 libros de poesía, y una novela inédita, actualmente diseñador de Modelos de Gestión en Políticas Públicas, Asesor de gobiernos locales, con logros nacionales e internacionales, aporte aprendiz de los Derechos Humanos aún zurdos. Admirador incondicional de todos los que hacen y construyen con su letra, amante de la poesía musicalizada, pienso en verso y la rima me gobierna. Amigo dispuesto y solidario a carta cabal y eterna.
Avatar

Últimos post porRuben Ahumada (Ver todos)

A %d blogueros les gusta esto: