Clasificacion general
Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Lo que había sucedido era quizás desconocido incluso para Dios.
El hombre estaba sudoroso, sus ropas desgastadas se aferraban a su piel: una mezcla de sangre y sudor. En la mano izquierda, un rifle.
Estaba subiendo las escaleras del faro.
Se esforzaba.
La ciudad se había ido al más allá. La gente, al menos aquellos que sobrevivieron en condiciones decentes, se habían convertido inevitablemente en monstruos.
Ahora, lo que mucha gente llamaba zombis, pero a la que yo prefería llamar muertos vivientes, estaban haciendo pedazos a todos… los destrozaban.
Si quería mantenerse con vida, tenía que controlar la luz del faro y activarlo, con la esperanza de que la nave militar anclada unos días de descanso, al verla, pudiera salvarlo.
Fue entonces cuando una mano le agarró el tobillo. Su corazón saltó en su pecho.
Debajo de él, un hombre muerto sin expresión lo miró con ojos apagados pero sedientos de sangre.
Ningún sonido salió de la boca. Se dio cuenta de que su garganta estaba completamente abierta, probablemente por la mordida de otro como él.
Su otra mano lo tomo con fuerza de la pantorrilla.
El hombre recuperó su coraje y apuntó su arma directamente a su cara.
Disparó
El monstruo fue literalmente barrido, su cabeza destrozada. El sonido, en el silencio del faro, hizo eco de pared a pared.

Llegó al cuadro eléctrico. Con manos temblorosas, activó la palanca que permitía que la luz se encendiera. Un zumbido vibró en el aire y la luz se encendió. Quizás el final estaba cerca.
Cinco horas después, la nave militar se dirigió hacia el faro. El hombre sonrió, convencido de que esta locura finalmente podría tener un final.
No podía saber que todo había empezado desde esa nave. De un experimento que terminó mal.
Y no podía saber que el barco estaba lleno de muertos hambrientos.
Al parecer esto también era desconocido incluso para Dios.

Avatar
Hugo Luque (Lima, Perú, 1975), me forme como Arquitecto en la Universidad Nacional de Ingeniería. Vivo de mi habilidad para crear espacios, pero aun así, necesito de escapes para no morir en el intento. Me considero un crafter, tengo una marca de accesorios macabros llamada Morbid Factory. Lo de escribir se dio desde hace muchos años, me imagino que es una extrapolación de todo lo que hago, y todo lo que no puedo demostrar con mis manos. Me gusta mucho la literatura de horror. Sin caer en un cliché, me gusta la temática Z. Dentro de otras corrientes literarias, me gusta el realismo fantástico, pero con una dosis muy alta de underground.
Avatar

Últimos post porHugo Luque (Ver todos)

A %d blogueros les gusta esto: