Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Herida de besos

Se sabe colibrí,

de larga cola amarilla

y plumas verdes,

atrayendo cuanto brilla

para aparentar ser feliz.

 

Bracea como  sirena

(pechos de espuma,

caderas de ola)

cuando se entrega

a otras bocas a tanto la hora.

Aloja dos lámparas felinas,

(garras cubiertas de seda 

suave pelaje de niña)

mientras guarda las monedas

y cierra el cajón de la mesilla.

 

Los profundos pliegues del talle,

son un reguero de batallas,

el mapa donde muestra las verdades,

también, lo que ninguno le lame,

solo el refugio del que nunca sale.

 

Aún vacía de palabras, 

pregunta si la amas.

Cómo no adorarte,

si besas sin preguntas,

si el deseo que derrochas 

lo entregas sin inmutarte,

a pesar de estar herida de besos

por los que pretenden ignorarte.