0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Si mi corazón fuera un cielo cuajado de estrellas
Y no un vasto campo de espigas estrujadas,
picoteadas por cientos de pájaros insomnes
que velan sus nidos asediados por reptiles en plaga
Y comen en la noche porque el hombre acecha.
Justo cuando soñé que iba a terminar el odio
episodios indecibles se afincaron en la niebla.
Y se sigue postergando la malentendida vida
que entraña un desenlace de epílogo vulnerado.
La luz que prodigara entonces, tal vez fuera huella tibia
en un sendero donde se bifurcan las opciones del alma,
salva para los perdidos en páginas incesantes
que oyen arpegios donde danza la nostalgia.
Sueños sin ingenuidades y con la capacidad de la esperanza
para que ésta vuelva a ser insumo insustituible en el porvenir.
O tal vez la alerta que resuena bajo el trueno
incontenible de saber que hay espantos y alarma;
despertaría la conciencia prójima de quien habita solitario,
con el paso vulnerado por huellas dolientes en el fango
entre páginas marchitas y vidas calladas, orgullosas
de anunciar ciclos nuevos para los sueños en ausencia.
Olvidé el espanto del rayo y el escozor de los abrojos
porque creí en la caricia limpia y regeneradora,
en el paso de los labios sobre una piel con infaustas heridas.
Me alcé contra gestos infames que llenan de incertidumbre y cenizas
al horizonte que promete luz cada vez que amanece el día;
Y acedan aviesos el fruto anhelado del viñedo en sosiego.
Brindamos con la ilusión de no tener vacías las manos;
Y yo, por posar las labios en la huella que dejas en mi copa.
El sístole y el diástole permutan su vértigo
por vuelos hacia donde la luz marca nuevos derroteros
Y buscan la paz lejos de los gestos tiranos y rastreros.
¿Qué sería de la poesía sin los latidos del subsuelo?
Sin el ariete de la palabra que madruga abofeteándonos,
con la eterna espera de la luna en desvelo midiendo nuestra ingenuidad,
acicate del duermevela que sueña un madrigal de conjeturas potenciales
Y posibilidades de lluvia generosa que lave la podredumbre.
Un tránsito de pasos impostergables delira en paraísos impropios
poblados de sueños que relevan la benevolencia de las lagrimas honestas,
las que arrastran la tristeza sin razón, y la depositan con los guijarros,
donde la corriente acaricia al corazón y redondea sus cantos.
Para que éste se sepa sin asperezas ni agujeros, bálsamo de perdón,
espiga y semillero para el hambre de los pájaros,
cuenco sereno y sabio donde la vida no se plaga de infamias ni espantos.

Heredero anónimo de la herencia anímica de los Migueles (Cervantes, Unamuno, Hernández y Ahumada), aunque éste último era campesino resultó ser un padre sabio y mi "Arcángel" de la guarda. Precoz en el arte de salir adelante, aprendí a capotear temporales y empecé a trabajar a los 8 años, en múltiples tareas locales: Pastor, lustrador de zapatos, pizcador de algodón y un largo etcétera. A los 11 años ya era económicamente avieso, "autosuficiente", o al menos eso creía. Soy inmigrante en mi propio país, residente desde los 15 años en tierras lejanas a las que me vieron nacer y, en vez de “rayo”, tengo una "estrella que no cesa", casada conmigo, 3 hijos que son mi mayor orgullo. Benedittiano químicamente impuro, por Mario; quién más. Ingeniero Civil, con 3 especialidades de postgrado, en distintas disciplinas correlacionadas por diseño propio a mi profesión; amo la arquitectura, soy constructor por necesidad, convicción y por terco. Las letras son mi pasión, desayuno y ceno proyectos, de comida tomo agradecido todo lo que Dios pone en mi mesa, soy de carnes magras y huesos malagradecidos, Insomne antes que "soñador" y arreglo "mi" mundo un día sí y, el otro también. Autor de 5 libros de poesía, y una novela inédita, actualmente diseñador de Modelos de Gestión en Políticas Públicas, Asesor de gobiernos locales, con logros nacionales e internacionales, aporte aprendiz de los Derechos Humanos aún zurdos. Admirador incondicional de todos los que hacen y construyen con su letra, amante de la poesía musicalizada, pienso en verso y la rima me gobierna. Amigo dispuesto y solidario a carta cabal y eterna.

Últimos post porRuben Ahumada (Ver todos)

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Deja un comentario